Macri en Neuquén: así fue el acto “Sí, se puede”

El presidente arengó a los asistentes con consignas y solo habló indirectamente de Vaca Muerta. Invitó a los presentes a fiscalizar el 27 de octubre. Antes, el intendente Horacio Quiroga se mostró confiado en que el mandatario llegará al a segunda vuelta.



El presidente habló durante poco más de 17 minutos. La mayoría de los simpatizantes se concentraron sobre la plazoleta en el monumento a San Martín.  Foto: Yamil Regules

El presidente habló durante poco más de 17 minutos. La mayoría de los simpatizantes se concentraron sobre la plazoleta en el monumento a San Martín. Foto: Yamil Regules

Un impresionante despliegue de seguridad en el centro de Neuquén capital organizó hoy el escenario para que el presidente Mauricio Macri desembarcara en la ciudad con su marcha del “Sí, se puede” y arengara a sus simpatizantes a “dar vuelta” los resultados para ganar en octubre. En rigor, no fue una marcha, sino una concentración de gente en la explanada del monumento a San Martín que aguardó unas tres horas para escuchar el discurso de 17 minutos y 40 segundos que brindó el candidato.

El mandatario nacional llegó al monumento a San Martín junto a su pareja, Juliana Awada, alrededor de las 18:30, una hora más tarde de lo convocado. En el palco se rodeó de los candidatos locales y de Río Negro como Horacio Quiroga, Francisco Sánchez, Valeria Todero y Sergio Wisky, aunque faltó Lucila Crexell, la extrapartidaria emepenista que Juntos por el Cambio incluyó en su lista para estos comicios.

“Si seguimos trabajando juntos como en estos últimos años, la provincia nos va transformar en una potencia mundial en energía derramando puestos de trabajo en todo el país”, dijo Macri en la apertura de discurso y fue la única alusión indirecta que hizo sobre Vaca Muerta y sobre Neuquén, específicamente.

Macri junto a su esposa Juliana Awada llegaron a Neuquén en el avión presidencial. Foto: gentileza 24/7

El resto del discurso repitió las frases que el jefe de Estado viene utilizando en las marchas del “Sí, se puede” por todo el país y que apelan a “cambiar la historia para siempre” y pedir al electorado “más tiempo” para “revertir décadas de malas decisiones”. “Salvando las diferencias, me pasó en Boca y en la Ciudad también. Tres años y medio no alcanzan”, planteó.

Prometió que, de ser reelecto, vendrá la etapa “del alivio”, pues reconoció que “le ha costado mucho, especialmente a la clase media”. También volvió a reforzar su posición contraria a la legalización del aborto: “Las dos vidas, por supuesto. Todo con Dios que nos da fuerza todos los días”, dijo.

Para que el acto de Macri fuera posible, hizo falta un operativo de seguridad que prácticamente cercó todo el centro de Neuquén y que incluyó a fuerzas de seguridad provinciales y nacionales. Los estatales de ATE pudieron realizar su marcha luego de derribar algunas vallas, pero sin que se generaran cruces con la policía o el resto de los manifestantes.

En números

108.561
votos obtuvo en Neuquén Mauricio Macri en las PASO del 11 de agosto. Fueron 67.948 menos que Alberto Fernández.
85,61%
fue el porcentaje de votantes que hubo en 1983 y que el presidente pide igualar en las elecciones de octubre.

Macri llegó a la capital en el avión presidencial y se trasladó hasta el monumento en una camioneta secundada por otras de servicios de seguridad y prefectura. En el CEF 1 se había preparado como “plan B” un helicóptero oficial.

El Municipio de Neuquén colaboró en la organización no solo prestando la terraza de su sede para la seguridad presidencial, sino liberando playas de estacionamiento para que las utilicen gratuitamente los simpatizantes de la marcha. “Vamos a aportar la cuotaparte que corresponda para garantizar ir a segunda vuelta y que pase lo que pasó en 2015”, aseguró el intendente.

En las redes sociales del mandatario se difundieron luego imágenes de una recorrida por el Metrobús del oeste, aunque se trató de una actividad que se manejó con hermetismo.

Campaña y Estado

La llegada de Mauricio Macri a Neuquén nos invita a profundizar la mirada sobre el problema del uso de recursos públicos para hacer campaña electoral.

El candidato a presidente de Juntos por el Cambio se trasladó desde Buenos Aires hasta la región para un acto proselitista -de cara a las elecciones del 27 de octubre- con medios pertenecientes al Estado nacional.

A pesar de que los protagonistas de cada campaña varían, existe un elemento constante que siempre se encuentra presente a través de los años en Argentina: el uso -¿ilegal?- de recursos del Estado para beneficiar al partido político en el poder.

Cantos, un fuerte operativo, banderas y carteles con el “gato” *

Miles de personas llegaron al monumento a San Martín para presenciar el acto del presidente Mauricio Macri. La movilización estuvo teñida de color celeste por la cantidad de banderas de Argentina con el lema “Sí, se puede” y algunos pañuelos amarillos representativos del Pro.

Los asistentes recibieron al presidente con la canción de la campaña: “Lo da vuelta, Mauricio lo da vuelta”.

Celia Muñoz, una de las asistentes, expresó “la gente no quiere volver para atrás. Dio planes y planes, la gente no quiere trabajar, quiere vivir del plan. Hay que enseñarles a pescar, que se meta al agua y lo agarre, no darle el pescado. No se puede vivir de los planes toda la vida, la gente se acostumbró a no trabajar”.

Los manifestantes pidieron “justicia” y un pequeño grupo exigió “mano dura”.

Algunos carteles anunciaban consignas como “Mauricio Gato, te quiero más que ayer: 2019-2023” y “la fuerza somos nosotros, los que no robamos. Somos muchos más, usá bien tu voto!”.

Rosi Carmen, otras de las manifestantes, aseguró que “en el estado que estaba el país no se puede arreglar en tres años. Tendría que haber sido más enérgico. El ajuste tuvo que estar porque nos íbamos a quedar sin luz, sin gas. Nos íbamos a convertir en Venezuela, que no tiene nada”.

Una vez que estuvo en el palco, el presidente correspondió los pedidos y animó a los presentes para que fiscalicen las votaciones este 27 de octubre. En cercanías al monumento había un puesto para anotarse como fiscal de mesa.

Por otro lado la llegada del presidente tuvo un operativo en los alrededores al acto y se restringió el tránsito en un amplio perímetro de la zona céntrica. Esto molestó a algunos conductores que criticaron el uso estatal para el acto proselitista.

*Katherina Lang

Los estatales llegaron y se fueron antes del discurso

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Neuquén se movilizó para repudiar el acto de campaña del presidente Mauricio Macri. Una nutrida columna de afiliados al gremio estatal se movilizó hasta el sector vallado donde minutos más tarde se iba a realizar la actividad convocada por el candidato de Cambiemos y mandatario nacional.

La protesta tuvo momentos de tensión cuando los manifestantes superaron las primeras vallas que se utilizaron para interrumpir el tránsito en la zona del centro capitalino. Se desplazaron con cánticos y bombas de estruendo pero unos 30 metros y frente a un doble cordón policial se detuvieron y permanecieron por unos minutos.

Todo se desarrolló a un par de horas de la llegada del presidente Macri y sin cruces directos entre los simpatizantes del mandatario y los afiliados del gremio estatal que se desconcentraron tras un acto sobre la calle Ministro González, a metros de la avenida Argentina. Durante unos algunos minutos y separados por los efectivos policiales los dos grupos se dedicaron cánticos y algunos insultos.

El titular de ATE, Carlos Quintriqueo, aseguró que se movilizaron “contra la presencia de quien fue responsable del vaciamiento de nuestro país. Más de 30.000 compañeros fueron despedidos del Estado, la generación de pobreza y el hambre que se crecieron en todas las provincias”.

“Los estatales de Neuquén repudiamos su presencia como lo hicimos siempre que el presidente visitó la provincia”, continuó el gremialista Quintriqueo. La marcha partió desde la sede de ATE, en pleno centro, y durante sus recorrido ensayó varios cantos entre ellos: “Hay que saltar, hay que saltar. Mauricio Macri, no vuelvas más”.

Durante media hora la columna cantó a metros del vallado. Foto: Juan Thomes

Nueva promesa para la ruta 22

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, visitó obras en la capital neuquina y también volvió a hablar de los plazos para la ruta 22 en Río Negro. El funcionario insistió en la situación conflictiva con el Municipio de Roca pero aseguró que “independientemente de ese sector, el año que viene se va a terminar esa obra que nos trajo dolor de cabeza”.

Eduardo Plasencia, coordinador de Gestión, anunció que se habilitará “este fin de semana o la otra [semana] el tránsito sobre el puente ubicado a la altura de Allen”.

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Foto: Juan Thomes

Comentarios


Macri en Neuquén: así fue el acto “Sí, se puede”