El tramo en obra de la Ruta 22 que hartó a vecinos por los choques y las muertes

Danisa Urrutia convocó a un bloqueo luego que su esposo muriera atropellado. El trayecto que une Plottier con Arroyito tiene sectores de alto peligro. La ampliación de calzada lleva 1o años, se desconoce su fecha de finalización y la inversión que se realizó.



Danisa Urrutia, viuda de Ángel Cabrera, quien murió el jueves pasado en un tramo no habilitado de la Ruta 22, convocó a una protesta. (Foto: Juan Thomes.-)

Danisa Urrutia, viuda de Ángel Cabrera, quien murió el jueves pasado en un tramo no habilitado de la Ruta 22, convocó a una protesta. (Foto: Juan Thomes.-)

La ampliación de la multitrocha de la Ruta 22 entre Plottier y Arroyito es una novela que está próxima a cumplir 10 años. Desde que se anunció su licitación las obras cosecharon centenares de muertes y este año, en apenas un mes y dos semanas, se cobró tres vidas. Pero también está plagada de incertidumbre, idas y vueltas.

En todo ese tiempo han cambiado autoridades provinciales y nacionales, han cambiado los signos políticos, pero lo que no ha cambiado es la falta de explicaciones. En 10 años ningún funcionario pudo dar una respuesta concreta que de alivio a la demanda de la sociedad.

Esta situación derivó en un fuerte reclamo de la comunidad, esta vez lo encabeza Danisa Urrutia, porque su marido Ángel Cabrera murió el jueves pasado en “lo que fue una tragedia evitable”, manifestó. La mujer convocó a una movilización y a un corte de ruta que se realizará mañana a las 18.

Su reclamo expresa el malestar de la comunidad. Los 32 kilómetros que abarca la duplicación de la calzada están plagados de peligros: restos de materiales apilados, falta de señalización, banquinas descalzadas , no tiene iluminación, carece de accesos y dársenas que permitan a los conductores maniobrar sin realizar infracciones.

En esa condiciones transitan miles de personas, en especial durante los períodos de vacaciones, cuando aumenta el caudal de vehículos hacia la cordillera. La Ruta 22 es un camino obligado y neurálgico.

Río Negro consultó a Vialidad Nacional sobre el estado de las obras, pero como ya se anticipó, no hubo respuesta. El organismo tiene su distrito 12 en Neuquén capital y está a cargo de Nelson Damiani. Nada se sabe de los plazos de finalización y mucho menos de los montos de inversión, que a valores actuales ya deben haber multiplicado con creces su costo inicial.

La licitación pública se lanzó en septiembre de 2010, por 220.480.000 de pesos y 24 meses de ejecución. Pero la construcción inició en 2013, fue adjudicada a la UTE CN Sapag y Electroingeniería SA. En el año 2017, la segunda firma se bajó del proyecto.

Actualmente está paralizada. Gran parte de la doble vía fue construida pero nunca se habilitó totalmente. El año pasado Vialidad Nacional abrió un tramo de 8 kilómetros desde el rulo que conecta con la Autovía Norte hasta Senillosa. La intendenta de Plottier Gloria Ruiz anunció ayer que hay un compromiso de habilitación para el trayecto comprendido entre la Cooperativa Obrera hasta la salida a Capex, antes de que comience el ciclo escolar 2020.

“Lo que ocurrió destruyó mi familia, pero constituye un número más de las tantas víctimas que ese tramo se cobra mes a mes”.

Danisa Urrutia esposa de Ángel Cabrera.

Cinco puntos de riesgo en apenas 30 kilómetros

- Iluminación: A pesar del gran caudal vehicular la obra no cuenta con luminarias.

- Señalización: Hay cartelería confusa. En las bifurcaciones del rulo de circunvalación hacia la Autovía Norte y en la rotonda que conecta con la Ruta 237.

- Banquinas: En los tramos que la doble mano no se habilitó, el carril que va de Plottier a Arroyito no tiene banquina, porque hay un cordón cuneta.

- Dársenas: Los nuevo barrios a los lados de la ruta no tienen accesos y los conductores realizan maniobras indebidas para ingresar o salir.

- En obra: En distintos sectores hay desechos de obras sobre la banquina.

Sin luz, con señalización confusa, sin banquinas y sin dársenas. Así luce la duplicación de calzada de la Ruta 22 hoy. (Foto: Juan Thomes.-)

Opinión

Basta de muertes en las rutas

Por Federico Aringoli
federico@rionegro.com.ar

¿Cuánta desgracia ajena se necesita acumular para llamar la atención de las autoridades políticas? La pregunta, que parece formulada como una broma, refleja el abandono que padece la sociedad ante tragedias evitables. El sinsentido que representan las muertes por accidentes de tránsito, en una obra pensada para mejorar la circulación y la seguridad vial, es la respuesta (irónica).

La expertiz demostrada por funcionarios y empresarios para dejar claro los límites de su accionar solo redunda en insensibilidad. La empresa no termina la obra porque no cobra, la Provincia no puede hacer nada porque no es su jurisdicción, Nación se reacomoda después de un cambio de gestión y la Justicia no interviene hasta que se comete un delito.

El penoso círculo vicioso donde nadie es responsable expone lo contrario. Por lo menos, así lo demanda la sociedad. La obra lleva 10 años, ¿cuánto tiempo más se necesita para que llegue la solución definitiva?


Comentarios


El tramo en obra de la Ruta 22 que hartó a vecinos por los choques y las muertes