El turismo israelí volvió a Bariloche, pese a la pandemia

Se lo ve en matrimonios, familias o grupos chicos de amigos. Es el tercer país del que provienen más turistas externos, por detrás de Brasil y Chile.





A casi dos años del inicio de la pandemia por Covid-19, el turismo israelí desembarca nuevamente en Bariloche desde finales de diciembre. Los grupos se ven por el centro de la ciudad, en los refugios de montaña y en las colas de los restaurantes.

«Ellos no le tienen miedo a nada. Vienen desde Buenos Aires. Y a diferencia de otros años, como no pueden cruzar al sur de Chile por las restricciones, hacen una ruta más acotada. De Bariloche se van al parque nacional Los Alerces», resaltó Ezequiel Barberis, a cargo de una agencia de turismo abocada al segmento de adultos que prefiere los hoteles cuatro y cinco estrellas y contratan todo tipo de excursiones.

El segmento más joven que viaja al término del servicio militar obligatorio en Israel, en cambio, se hospeda en hostels y se vuelca a los refugios de montaña, al cerro Campanario, Otto y las cabalgatas.

El secretario de Turismo de Bariloche, Gastón Burlón, confirmó la reactivación de este segmento turístico desde fines de año. A los españoles y brasileños que se pueden detectar en las calles de Bariloche, desde la reapertura de las fronteras, ahora se suman los israelíes.

Grupos de amigos hebreos disfrutan en la ciudad cordillerana. El segmento más joven suele viajar al término del servicio militar.

«Teníamos previsto viajar a Israel en enero en el marco de la Fitur para brindar capacitaciones. Queremos reforzar ese mercado porque está creciendo mucho. Pero en este momento, no se puede entrar al país», dijo Burlón. A fines de noviembre, Israel cerró sus fronteras al turismo por la expansión de la variante Omicron de Covid-19. Además, dispuso una «lista roja» de países donde los israelíes tienen vetado viajar que incluye a Estados Unidos, Italia, Alemania, Portugal, Marruecos, Turquía, Hungría, Bélgica, Suiza y Canadá.

Dato

12%
del turismo extranjero que llega a Bariloche es de origen israelí.

Este año, a diferencia de otros, no se ven grandes grupos de israelíes en Bariloche sino matrimonios o familias de seis u ocho integrantes o grupos reducidos de amigos. Sus visitas al país suelen extenderse hasta marzo.

«Bariloche es un destino muy importante para ellos en todos los segmentos: mochileros, gente grande, matrimonios. Sucede que lo sienten como un destino amigable donde se los cuida y se recomiendan entre ellos. Acá se sienten cómodos«, señaló Barberis que, además, preside la Cámara de Turismo de Bariloche.

La estadía promedio para el turista extranjero en Bariloche es de 3 noches; los israelíes, en cambio, suelen quedarse entre 5 a 6 noches. «Son un segmento muy activo que hace mucha actividad. Les encanta las caminatas en Circuito Chico, Tronador y el glaciar Ventisquero Negro. Salen muy temprano y regresan tarde. Y no quieren otro tipo de comida que no sea parrilla», describió.

Barberis advirtió que, en los últimos días, han recibido gran cantidad de consultas por la escasa disponibilidad de vuelos de cabotaje a Bariloche desde Buenos Aires lo que ha motivado la cancelación de las reservas de alojamientos. «Las tarifas aéreas no ayudan y no hay mucha disponibilidad porque los aviones van llenos, con el programa Previaje. Consultan porque no consiguen vuelos. Y muchos terminan cancelando la estadía», admitió.

Parrilla, el segmento gastronómico preferido del turismo israelí. Foto: Chino Leiva

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El turismo israelí volvió a Bariloche, pese a la pandemia