El uso de celulares e internet ayuda contra el HIV

Investigadores peruanos demostraron que estos nuevos medios pueden ofrecer a las personas infectadas herramientas para mejorar la adherencia sin cambiar sus costumbres. La privacidad que otorgan, además, los volvería más efectivos en la prevención que los medios masivos.




No hay dudas de que vivimos en un mundo dominado por las tecnologías, y la medicina occidental no escapa a ese imperio. En los últimos años se desarrollaron y perfeccionaron métodos para la investigación y el diagnóstico en el campo de la salud, como la tomografía axial computada, la resonancia magnética nuclear y la ecografía, por mencionar a los más conocidos.

Pero aún otros elementos tecnológicos que fueron creados esencialmente para la comunicación parecen hoy tener posibilidades para mejorar la salud. Tal es el caso de los teléfonos celulares e internet, que actualmente se consideran piezas útiles para ayudar a que los infectados por el HIV utilicen eficazmente la medicación antirretroviral o para reducir el riesgo de trasmisión del virus que produce el sida. Esta es la conclusión de una investigación llevada a cabo en Perú y publicada recientemente en BMC Medical Informatics and Decision Making.

La investigación la realizaron Walter Curioso, de la Escuela de Medicina de la Universidad Cayetano Heredia, de Lima, Perú, y otros investigadores, que tomaron entrevistas en profundidad a un grupo de hombres y mujeres infectados por el virus de inmunodeficiencia humana que están bajo tratamiento con medicación antirretroviral, para averiguar sus percepciones sobre el uso de estas tecnologías. En Perú, la epidemia de sida se concentra en la población de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres y en las trabajadoras sexuales, con una tasa de prevalencia del virus bastante superior a la población general (entre 10 y 22%, comparada con el 0,1 al 0,4%).

Para el tratamiento de las personas infectadas con HIV se utiliza medicación antirretroviral (los llamados cocteles). Es importante que esa medicación sea tomada regularmente y con constancia, lo que se denomina adherencia al tratamiento, para que evitar que el virus se haga resistente. Sin embargo, se ha comprobado en diversos estudios que la adherencia a los tratamientos, que debería ser mayor al 95% para ser eficaz, en general no pasa del 77%, y en muchos individuos declina a través del tiempo. Por eso, es necesario lograr nuevas formas de apoyar los tratamientos, como asimismo fomentar prácticas sexuales más seguras. Y en esto los celulares e internet están empezando a jugar su partida.

 

Valerse de los medios habituales

 

En Perú, donde la venta de celulares pasó de 2,9 millones en el 2003 a 9,8 millones en el 2007 y hay más de 10 millones de usuarios de internet, muchas personas portadoras del HIV usan estas tecnologías por su propia iniciativa, para conectarse con otras personas portadoras, acceder a apoyo para la tomas de decisiones sobre su tratamiento y encontrar información sobre los servicios sociales de que disponen.

Durante las entrevistas, se indagó con detalle de qué modo los portadores del HIV usan sus computadoras, qué conocimiento tienen y que manejo hacen de internet, y si utilizan y de qué manera teléfonos celulares, sus alarmas y mensajes de texto.

Para algunos de los entrevistados la información de internet les resulta aplastante, pero para la gran mayoría constituye una importante fuente de información. Algunos destacaron incluso que les resultaba de gran utilidad pertenecer a grupos de discusión como modo de conectarse con gente con sus mismos problemas. Y muchos destacaron que internet era un medio habitual para ellos a fin de establecer contactos con fines sexuales, particularmente antes de estar infectados por el virus.

Con respecto a los teléfonos celulares, varios entrevistados destacaron que ellos utilizan las alarmas para recordar tomar su medicación antirretroviral, y la mayoría dijo que resultaría de gran utilidad recibir mensajes de texto o de sonido grabados con el mismo fin, sobre todo a las personas que recién comienzan su tratamiento.

La mayoría expresó también su interés en recibir mensajes de texto para su salud sexual, incluyendo información sobre las enfermedades de transmisión sexual e incluso información sobre el HIV y los avances en tratamientos e investigaciones.

 

RICARDO GÓMEZ VECCHIO


Comentarios


El uso de celulares e internet ayuda contra el HIV