Vivir por y para la pintura, la historia de la artista Patricia Guzmán

La reconocida artista mexicana Patricia Guzmán se encuentra de paso por Roca, para brindar un taller - seminario de acuarela. En su visita a la región, comentó sus procesos creativos y repasó lo que significa la pintura en su vida.





Patricia Guzman es una artista internacional que nació en México y se encuentra de visita por primera vez en Argentina. Y no solo esto: tenemos el privilegio de contar con su presencia en Roca para dar un taller – seminario de acuarela, explorando el proceso que se requiere para hacer una pintura. La pintora mexicana es conocida mundialmente por sus retratos realistas en acuarela, óleo y acrílico.


Patricia tiene 38 años, y vive y trabaja en Santiago de Querétaro, una ciudad del centro de México, donde enseña talleres. Además hace presentaciones y participa en eventos de pintura a nivel global. Por ejemplo, en el 2023 tendrá una exposición individual en Beijing, en el Museo Arthur Sackler. Recientemente cursó la Licenciatura en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En su visita, la artista comentó que viene “de una familia de linaje, donde mi padre se ha enfocado al arte con la sensibilidad de nuestras raíces”. La mujer tambié hizo eco de su crecimiento artístico desde muy pequeña, y aseguró que “crecí en un mundo lleno de pinturas y materiales donde vivíamos porque mi padre siempre trabajó ahí y desde niña era normal verlo pintar al regresar de la escuela”. Por esta razón, Patricia se define como una niña que nunca dejó de pintar.

Su trabajo ha sido galardonado con más de treinta premios en el mundo, incluyendo el primer lugar de la revista Artist’s Magazine, primer lugar en San Petersbursgo Art Bridge, primer lugar en la competencia de realismo e impresionismo de acuarela Beaux-Arts, segundo lugar en Splash 22 Watercolor Competition, 2do lugar en China World Glamour Prize, Premio de Bronce en IMWA Youth, Mención Especial en el Premio Fabriano Watercolor, dos veces primer lugar en el Premio de la Sociedad Mexicana de Acuarelistas, y dos Tlacuilos por parte del Museo Nacional de la Acuarela, entre otros.

Guzmán también ha participado en más de 100 exposiciones internacionales de pintura en China, Estados Unidos, Rusia, Italia, Suecia, España, Alemania, Perú, Grecia, Tailandia, Bulgaria, Indonesia, Bolivia, Albania, Corea, Colombia, Bélgica y México. Su obra ha sido publicada en numerosos libros, catálogos y revistas de pintura y arte como The Artist’s Magazine, Watercolor Artist, Artist’s & Illustrators Magazine, The Art of Watercolour, e International Artist, entre otros.

La artista Janet Opazo la convocó para brindar un taller en Roca, unidas por el arte.


No solo esto (como si fuera poco): el trabajo de Patricia está incluido en colecciones permanentes en América, Asia y Europa, así como en numerosas colecciones privadas en todo el mundo.

Para la artista, “la pintura es el espacio donde encuentro libertad y una perspectiva mucho mas abierta, donde me alejo de un pensamiento lineal. Me encanta, al realizar un retrato siempre encuentro algo de mí”. Y asegura que pintar los rasgos indígenas, las expresiones y las marcas de vida mostrando otro tipo de fisonomías visualiza también una realidad que a la vez genera un gran magnetismo en ella.

“Significa también regresar a nuestras raíces, a nuestros pueblos originarios” aclara la artista, “que además han sido oprimidos, reprimidos, objetos del racismo, clasismo y discriminación; y que son los que conocen la tierra, que tienen esa unidad espiritual con ese conocimiento y riqueza interna, que va más allá de cualquier ser humano”. Guzmán continuó su argumento expresando que “es justo lo que tenemos que retomar, desde una perspectiva horizontal por completo, es decir, somos hermanos al final del día, todos vivimos en el mismo planeta, y ya lo vivimos con la pandemia. Entonces, ¿por qué seguir con las estructuras verticales donde nos han llenado de mentiras del individualismo y la competitividad?”.

Para la mexicana, se han incrementado enfermedades como resultado del estrés a consecuencia del gran vacío espiritual y existencial, al igual que enfermedades mentales y depresión, por lo tanto, para ella, el retomar a lo colectivo, a la comunidad, es el camino donde se encuentra la verdadera riqueza del ser humano. Entre esos valores, también prevalece la necesidad de cambiar estructuras, en donde el individualismo es un completo espejismo que le sigue el capitalismo y genera como resultado ser grandes exclavos competitivos.

“No tuve una escuela o educación formal, no fui a la escuela a estudiar porque no tuve las posibilidades” comentó, y aseguró que con las bases que aprendió de su padre estuvo bien.

Una de sus impresionantes pinturas, con un efecto hiperrealista.


Patricia tambien recordó que en su etapa de crecimiento y desdarrollo, solía quedarse en las librerías cuando llegaban revistas de EE. UU. porque no podía adquirirlas, y visitaba continuamente la biblioteca de la Universidad de México para investigar todo sobre acuarelas.

“El arte es algo increiblemente valioso en la especie humana y lo que cada uno pueda aportar, lo necesitamos, tanto escuchar como ver las creaciones nos reconforta en esta vida tan difícil”, culminó Guzmán.

En Dubai, donde vive su hermana mayor, Patricia también ingresó en el mercado del arte y donde es una de las artistas mejor cotizada del mundo. Allí, los jeques solicitan su trabajo para retratos de niños y diferentes familiares. En una galería de EE. UU. han pagado 12.000 dólares por una de sus obras.

Después de la visita en Argentina, Guzmán viajará con destino a Uruguay, donde cumplirá con el itinerario del taller y luego viajará a Portugal y España cumpliendo compromisos de exposición de su arte.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Vivir por y para la pintura, la historia de la artista Patricia Guzmán