En Las Grutas, entre amigos y libros



Valcheta

Después de estar enero y parte de febrero en el balneario Las Grutas, llegó el momento de la despedida y retornar a Valcheta. “Dicen que son tristes las despedidas… decile al que te lo dijo, que se despida”.

Fueron días felices compartidos en familia y amigos, despertando los afectos alrededor de la mesa donde poemas y canciones amenizaron las veladas.

Traigo como un tesoro varios libros dedicados por sus autores que se agregan a mi colección que ya supera los mil ejemplares.

El primero fue la novela “Adib” de mi amiga Ester Faride Matar, que pinta con ágil prosa a un tuareg romántico, inteligente, culto, a veces tímido y otras atrevido.

Por su parte el ingeniero agrónomo Federico Witkovski me dedicó sus dos nuevos libros, necesarios, imperdibles: “Historia de las bodegas y viñedos de la Patagonia Norte” y “El inmigrante del silencio”, una verdadera historia de vida de su padre.

El querido amigo Eduardo Reyes me dejó en las manos “El barco de los sueños”, de emotivos relatos vivenciales.

El siempre prolífico Poul Pedersen me obsequió sus novelas: “Erik, el inmigrante”, “La tehuelche colorada”, “Errar es humano”, “La casa escondida” y su libro de relatos “Una suave brisa llamada Vera”. Me llenó las manos de afectos y palabras.

Por último el Tony Brochado me dedicó su atrapante libro “Vida de buzo”, imperdible. Es para leerlo de un tirón.

El Choique Llama también me envió su último compacto con el tema “La Vicenta” incluido, cuya letra me corresponde.

Nos deleitó el amigo Néstor Martínez con sus canciones, el escritor Roberto Baudi, mis familiares Manolo y Flor, mis hijos Jorgito y María Elena, Adrián Marzo, Coco y Nene, mi hermana Elvira en la cocina, Santiago y su esposa, el amigo Peinado y su esposa y en especial las señoras de mis amigos que tanta paciencia nos tienen.

Ser parte de la delegación de Valcheta en la Fiesta del Mar y del Acampante en el Cóndor, la llegada otra vez de uno de mis poemas al Festival Nacional de Cosquín y participar en presentaciones de libros y en recitales me emocionaron mucho.

Gracias a las radios por hacerme notas.

Y siempre el mar con su eterno devenir. El mar, siempre el mar en mí.

Jorge Castañeda

DNI 8.569.045


Comentarios


En Las Grutas, entre amigos y libros