En Neuquén el personal de Salud también sufre agresiones y sobrexigencia

Las quejas y la tensión se volvieron una constante con la Tercera Ola de coronavirus, que llegan a trabajadores afectados por los dos años de pandemia.





El nivel de tensión aumentó a la par de la cantidad de gente que se fue a vacunar o testear, y de la temperatura. En Neuquén este registro lo tienen tanto los profesionales de Siprosapune como enfermería del SEN. Si bien no les han informado situaciones graves de agresión, temen que un evento desagradable «esté al caer».

Los momentos de reclamos y agresiones que está viviendo el personal de Salud en el contexto de la tercera ola quedó evidenciado con un video de dos pacientes que increparon a una médica que necesitaba ir al baño. «Si no podés hacer testeos parada 24 horas, no vengas», le reclamó uno de los hombres y la frase causó indignación en todo el país.

En Neuquén, los reclamos sobre supuestas prioridades entre quienes esperan o por las horas de demora se repiten. El secretario general del Sindicato de Profesional de la Salud Pública de Neuquén (Siprosapune), Juan Ferrari, y el del Sindicato de Enfermería (SEN), Darío Mas, contaron las situaciones que están viviendo los trabajadores.

Mas explicó que la tensión se genera por las horas de espera mientras se registran altas temperaturas y porque se terminan las vacunas o testeos antes que se complete la demanda. «Sabemos que hay gente que insulta», contó y agregó que otras se molestan porque no les entregan un certificado de test negativo en los dispositivos públicos, un requisito que precisan para viajar y que deberían completar a través de la atención privada.

Otro de los puntos de malestar son los reclamos asegurando que una persona que esperaba desde hacía menos tiempo fue atendida antes que otra que estaba desde antes.

«Tenemos registro de reclamos y quejas permanentes» indicó Ferrari y aclaró: «no estamos dando abasto». Según el dirigente, las situaciones de tensión superan los centros de testeo y de vacunación porque llegan a las internaciones y las guardias.

Se terminan los test o las vacunas y se enojan con el personal»,

lamentó el secretario general del SEN, Darío Mas.

Este panorama empeora porque «el equipo está sobrecargado», resaltó el médico. Tanto Ferrari como Mas afirmaron que a la falta de personal que ya se denunciaba desde antes de la pandemia se le suman las vacaciones y los aislamientos.

El diputado Andrés Blanco (FIT) remarcó la sobrexigencia que sufren los trabajadores cuando explicó en «Vos A Diario» (RN RADIO 89.3) su proyecto y pedido a la ministra de Salud, Andrea Peve, para que se amplíen los testeos a los barrios y lugares de trabajo.

El subsecretario de Salud, Alejandro Ramella, indicó en el mismo programa radial que por el aumento de la demanda desde principios de diciembre se tuvo que «adquirir mayor cantidad de personal». Afirmó Aseguró que se respeta la franja horaria de los trabajadores, pero se sumaron más equipos: «lo que podíamos hacer con seis personas no alcanzaba y tuvimos que poner 25».

En la misma línea, Mas comentó que sabía que en el hospital Bouquet Roldán se destinó personal de internación a los hisopados. Además, resaltó que la exigencia actual por el aumento de la demanda, la «tercera ola», llega sobre un personal de Salud aún afectado por las dos anteriores, por la atención de los efectos del posCovid y por las patologías que se habían dejado de atender durante el aislamiento: «la sobrexigencia nunca decayó».


Escuchá en RN RADIO la entrevista al diputado Andrés Blanco:


Un capítulo aparte son los antivacunas que han protagonizado situaciones de gran tensión en el Ministerio de Salud, con protestas que se han extendido por horas. La médica Luciana Ortiz Luna, compañera de fórmula del diputado Rolando Figueroa, publicó en sus redes sociales capturas de las agresiones y afirmó que no es la única profesional que las sufre:


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
En Neuquén el personal de Salud también sufre agresiones y sobrexigencia