En tiempo de cuarentena "hay que concentrarse en lo que sí podemos hacer"

El aislamiento social sin precedentes genera situaciones para las que las personas no están preparadas. Qué hay que hacer y qué no, cómo se puede sobrellevar mejor la cuarentena, hasta dónde podemos autoexigirnos.



El espacio privado se puede traducir en actividades no compartidas. (Foto: Florencia Salto)

El espacio privado se puede traducir en actividades no compartidas. (Foto: Florencia Salto)

“No hay recetas”. La frase retumba fuerte en un mar de consejos y tips creativo para pasar la cuarentena. De fórmulas que se deben cumplir sí o sí para estar en línea con la nueva época y que frustran si no se logran. Quien la dice es la psicóloga Ana Mercado, de la Escuela de Psicología Social “Enrique Pichon Riviere” de Neuquén. La usó para pensar sobre la nueva cotidianeidad a la que estamos sumergidos con el aislamiento social. De golpe tuvimos que encontrarnos en nuestras casas, con nuestras familias, parejas o esa imagen que se refleja en el espejo –nosotros mismos-. Esos vínculos que están tamizados por las actividades diarias ahora se visten distinto.

La primera salvedad que hizo Mercado fue que no hay registros de una pandemia como la que transitamos ahora por el coronavirus, ni siquiera con la Gripe A. Sin embargo, se puede comparar con situaciones parecidas, como emergencias por inundaciones o terremotos. La similitud es la profunda ruptura de lo cotidiano, que desestructura las rutinas.

Ante este panorama, la propuesta de la psicóloga es no pensar en lo que no podemos hacer: salir a caminar, juntarnos con nuestras amistades, ir a estudiar. Al contrario, hay que centrarse en lo que sí podemos, entendiendo que el distanciamiento social no es distanciamiento emocional (y vaya si lo demuestran las videollamadas).

Este es un punto que cada quien debe descubrir. Nadie dice que sea fácil, de hecho, un grupo de psicólogas y psicólogos de Neuquén y Río Negro se organizaron para brindar asistencia gratuita a través de Whatsapp.

Las molestias que han estado siempre se agudizan, pero hay que entender que no es porque el otro no levantó la ropa sucia del baño, sino porque nos frustra la situación general”.

Psicóloga Ana Mercado

Hay un contexto que no colabora, con información constante que nos mantiene en estado permanente de alerta, el miedo a la enfermedad y las ganas de anticiparse a lo que va a pasar cuando no es posible hacerlo, lo que genera ansiedad, irritabilidad y poca tolerancia, describió Mercado. Pero es posible desactivar este combo malvado.

Uno de los puntos a tener en cuenta para emprender esta tarea es el espacio privado, para poder tener un ordenamiento interno, dado que no todo se puede compartir. Aunque claro, no todo el mundo cuenta con lugar suficiente en su casa, por lo que esto también se puede traducir en momentos sin actividades compartidas.

Hay muchos autos- se dice con un nivel de alarma que parece que hay una transgresión a la ley, y en realidad hay gente que se tiene que movilizar. Ahí aparece la anomía, el yo soy la autoridad, y no es así. No hay que intervenir, sino llamar”.

Psicóloga Ana Mercado

También hay que bajarle la intensidad a la exigencia. Sí, hay que mantener una actividad medianamente organizada, pero no una rutina rígida. La clave es preservarse para poder procesar la frustración: ser más amables con nosotros mismos, cuidar a qué le abrimos las puertas de nuestro ser y, así, poder vincularnos con el otro desde lo positivo.

El impacto en la vida sexual

El estado de alerta permanente en el que podemos caer durante la pandemia también afecta al sexo. En líneas generales, solemos tener tres reacciones: atacar, huir o paralizarnos, detalló la psicóloga Ana Mercado.

Hay quienes caen en la hipersexualización y, con la excusa de no poder vivir sin tener relaciones sexuales, rompen el aislamiento. “Esto es un acting, no se trata de que no pueden estar sin sexo, sino que es una huida, sostenida con los argumentos más irracionales”, afirmó Mercado.

Del otro del espectro está la inhibición del deseo sexual, que es emocional y afectiva. “Es el 'no te acerques, no me toques', es algo que sale de adentro” y esto ocurre porque la carga está puesta en el cuidado y el miedo.

Recomiendo tener horarios para informarse. Lo bueno de los noticieros es que reúnen la información oficial”.

Psicóloga Ana Mercado

Ambas son situaciones que se pueden equilibrar, al igual que en otros aspectos de los vínculos, pensando en los recursos con los que contamos.

Quien brinda consejos fáciles de acceder y de entender sobre este tema es la psicóloga y sexóloga Cecilia Ce, reconocida en las redes sociales y autora del libro “Sexo ATR”.

Consentimiento, masturbación, sexo virtual, son algunos de los temas que aborda. Y hace una pregunta que puede ayudar en este tiempo de cuarentena: “¿Qué es lo que buscamos detrás de un encuentro sexual?”.

Toda respuesta es válida y hay que tener/se paciencia para responderla y ponerla en práctica.


Temas

Coronavirus

Comentarios


En tiempo de cuarentena "hay que concentrarse en lo que sí podemos hacer"