Invertirán 1.400 millones de dólares en Noruega para desarrollar un nuevo bloque offshore

Estiman que tiene 20.000 millones de metros cúbicos estándar de reservas recuperables. Estiman que la producción se sumará a partir del cuarto trimestre de 2026.





Noruega sumará un nuevo bloque de gas natural en el mar a partir de 2026 con la intención de adicionar suministros a Europa, a medida que el continente busca reemplazar el gas ruso. Estiman que el bloque tiene 20.000 millones de metros cúbicos estándar de reservas recuperables. Equinor ASA será quien lidere el descubrimiento de gas.

El nuevo proyecto llamado Irpa se ubicará en el extremo norte del Mar de Noruega para desbloquear un estimado de 20.000 millones de metros cúbicos, según informó el ministerio de Petróleo y Energía del país en un comunicado el martes. Las inversiones pisarán los 1.400 millones de dólares, con una producción prevista para el cuarto trimestre de 2026.

El estimado de producción es el equivalente al consumo de siete años de casi 2,4 millones de hogares británicos según Equinor. En la actualidad, y tras el conflicto ruso, Noruega se posiciona como el principal proveedor de gas natural de Europa.

El ministro de Petróleo y Energía, Terje Aasland, recibió el plan de desarrollo mientras Europa enfrenta periodos de incertidumbre sobre el suministro de gas tras cortarse los flujos de Rusia por la invasión de Ucrania. En este contexto, Noruega ha buscado impulsar la producción con el objetivo de compensar parte de esa disminución.

“La necesidad de seguridad energética de Europa es enorme y es muy importante en estos días que podamos continuar desarrollando la plataforma continental noruega y seguir siendo un proveedor de gas estable y a largo plazo para el mercado europeo”, subrayó Aasland en una entrevista. Equinor lo opera con una participación del 51%, mientras que Petoro AS posee el 20%, Wintershall Dea el 19% y Shell Plc el 10%.

El dato

2026
será el año en el que entre en producción

Irpa, antes conocido como Asterix, obtendrá su producción a través de una instalación en el lecho marino que se conectará a la plataforma Aasta Hansteen para su procesamiento y posterior transporte a través del gasoducto Polarled de 80 kilómetros a los mercados de Europa. Se espera que opere hasta 2039, extendiendo la vida de Hansteen por siete años más.

“Esto alarga la vida útil de Aasta Hansteen, asegura las entregas de gas a Europa y crea empleos y efectos dominó”, explicó el martes el vicepresidente ejecutivo de Proyectos, Perforación y Adquisiciones de Equinor, Geir Tungesvik. Será el campo más profundo de la plataforma continental noruega de 1.350 metros. Por lo que indicó que acceder al gas implicará el uso de tecnología para aislar las tuberías del frío extremo.

«Durante el periodo del proyecto, también habrá suministros locales y regionales, aunque el proyecto Irpa depende en gran medida de proveedores internacionales especializados que pueden operar en profundidades de agua de 1.350 metros», afirmó el director del proyecto Irpa, Hogne Pedersen.

«El desarrollo de Irpa ha sido todo un reto. Las aguas profundas y las bajas temperaturas del fondo marino han hecho necesaria la cualificación de una nueva tecnología innovadora para los gasoductos, pero el buen apoyo en la asociación y el aumento de la demanda de gas han hecho posible la decisión de invertir«, subrayó.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Invertirán 1.400 millones de dólares en Noruega para desarrollar un nuevo bloque offshore