Entrevista a Gennuso: “Me preocupan el desempleo y la falta de grandes obras”

El intendente de Bariloche habló de todo. Enumeró una larga lista de obra pública en la que se avanzó y sobre otros varios temas pendientes para la ciudad. Su reelección sigue siendo un misterio.



"Con la provincia, trabajamos mucho en conjunto. La Mitre es un ejemplo", dijo Gennuso. Foto: Chino Leiva

"Con la provincia, trabajamos mucho en conjunto. La Mitre es un ejemplo", dijo Gennuso. Foto: Chino Leiva

El intendente Gustavo Gennuso enfrenta los meses últimos de su gestión con un esfuerzo concentrado en la pequeña obra pública, aunque también quiere dejar objetivos cumplidos en materia de planificación y en las respuestas a la acuciante crisis de desempleo. Mantuvo cerrado silencio sobre una eventual reelección y pasó algunas facturas al gobierno nacional.

P: Este gobierno entra en la recta final. ¿Cuáles son las prioridades antes de diciembre?

R: Viene el invierno y no es mucho lo que se puede hacer. En obra pública acabamos de licitar calles que son importantes para Bariloche, nuevas y repavimentaciones. Armamos un Plan Invierno que esperamos que sirva de muestra para lo que sigue, multiplicando el número de maquinarias y todo un sistema de alerta temprana en las emergencias climáticas. Quisiera mejorar también la entrada por el sur. Vamos a hacer ahora el trabajo de bicisenda y a partir de septiembre vamos a parquizar. En el tema estético también vamos a trabajar en la playa Centro y alargar el sistema de riego desde la terminal hasta la rotonda de Ñireco para poner verde. Otra cosa que yo esperaría es sacar las primeras carpetas de ley Pierri (regularización de terrenos). Tenemos como 1.000 expedientes y tal vez estén para salir las primeras 20. También me gustaría que quede la red de gas de Malvinas y Nahuel Hue. Y empezar a trabajar con las cloacas para esos barrios. Otra meta para estos meses es terminar la red cloacal de San Francisco, que está bastante avanzada. El puente del Ñireco va a estar terminado entre septiembre y octubre.

P: Se había logrado cierto ordenamiento en la economía municipal ¿está en riesgo?

R: Está en riesgo todo el país con la actual crisis. La recesión hace que baje la coparticipación, baja la Tish (tasa comercial). Recién lo vamos a percibir ahora, pero está previsto. Tenemos muy ordenadas las cuentas. Estamos trabajando en cerrar las deudas con la CEB y con el Soyem.

P: Son unos cuantos millones, ¿saldar todo ya o plan de pago?

R: No. Plan de pago. Otra cosa es imposible. No vamos a decir números hasta que lo cerremos, después eso va al Concejo.

P: Un gobierno también suele proponerse cambios con metas menos visibles. ¿Hay cosas para resaltar en ese terreno?

R: Una de las cosas que dejamos bien armadas son las que tienen que ver con la generación de empleo. Las obras de ecotasa (tasa al turista) se convirtieron en un círculo virtuoso que dan trabajo a mucha gente. Si me toca a mí no lo voy a cortar. Otra cosa era la venta en calle, que cuando llegamos era un descontrol, ese ordenamiento produjo puestos de trabajo más ordenados. Lo que se ve son las globas de Ecosureños y de Urquiza, que forma parte de un sistema de comercialización municipal, que se vincula también con el mercado comunitario. Es todo un circuito que da de comer a más de 200 familias. Se agregan las cooperativas del estacionamiento medido, que mejoraron mucho su ingreso. También hay un buen laburo en el apoyo a emprendedores. Y en la dirección de Trabajo hemos logrado que el sistema apunte a la formación para el primer empleo y al vínculo con empresas, que ha podido lograr mucha inserción de jóvenes. La situación de desempleo es un tema complejísimo, sobre todo para los grupos de baja calificación. Estoy preocupado a futuro con la obra pública, porque no hay grandes licitaciones nacionales.

P: ¿Y por fuera del tema empleo?

R: Otra cosa que dejamos y va a perdurar más allá de las gestiones es el código único de habilitación, donde se avanzó muchísimo. Lo mismo que el escalafón de personal, tenemos la expectativa de sacarlo después de años. También estamos reequipando el área de informática. Otra cosa que hicimos es la planificación participativa en el oeste, y ahora la iniciamos también para el centro/este.

P: Un tema complejo es el tránsito ¿qué soluciones hay?

R: Se necesitan grandes inversiones. Solos no podemos. Lo hemos demandado insistentemente al ministro de Transporte de la Nación (Guillermo Dietrich) para reconvertir la Bustillo, pero la negativa fue total. Hacen falta arriba de 2.000 millones de pesos, está fuera del alcance del municipio y de la provincia. Hay otro programa que tiene poco éxito por la recesión económica que es la pavimentación por contribución de mejoras que nos va a permitir hacer calles nuevas, por ejemplo en el Este. En el centro el problema es que los negocios quieren que sus clientes estacionen cerca porque dicen que si no, no venden. Eso es insostenible. Se van a tener que empezar a mover a otras zonas, como pasa en todas las ciudades del mundo. Eso se puede incentivar con las tasas y ya lo empezamos a hacer. Es un plan progresivo.

P: Otro tema sensible es la proliferación de perros.

R: Sobre eso yo tenía una visión cuando entré y otra ahora. Hay tantos perros sueltos en la ciudad que sería imposible meterlos en algún lado. Necesitaríamos 10.000 caniles y todo el presupuesto municipal para comida para perros. Nosotros nos llevamos los peligrosos. Pero depende mucho, muchísimo de la responsabilidad del vecino. Hay una cuestión de actitud ciudadana, que en algunos barrios han entendido, con apoyo de las juntas. La castración es la solución de largo plazo, más la tenencia responsable. Castramos 6.500 perros, mucho más que otros municipios de nuestro tamaño. No ha bajado la cantidad todavía, pero estamos en la curva de empezar a bajar. Trabajamos muy bien con las asociaciones protectoras, pero la cuestión de los perros supera lo que puede hacer el Estado.

P: ¿Qué va a pasar con el contrato para extender la concesión de Catedral?

R: Estamos a la espera de que defina la Justicia. Si se levanta la cautelar, veremos. La empresa Capsa sigue firme con el proyecto de inversión, ya tiene comprado casi todo, o señado. Nunca dije que no iba a firmar, las cosas hay que pensarlas en su momento.

P: ¿Y el transporte?

R: Estamos haciendo maravillas para poder sostenerlo. Tengo el compromiso de mantener un subsidio. Fueron reconvirtiendo líneas, devolvieron colectivos. También con el aumento de combustible y paritarias vamos a tener que dar un poco de tarifa. Buscamos que cierre con el subsidio provincial más lo de Nación. Tenemos que llegar a que el municipio no ponga nada. El contrato se va a rehacer cuando definamos todo ésto.

Nos costó mucho contarle a la sociedad algunos temas, creo que eso tuvo mucho que ver con mi manera de conducir

Gustavo Gennuso, intendente de San Carlos de Bariloche.

P: ¿Cómo está la relación con la provincia?

R: Está bien. No somos de pedirle mucho a la provincia porque sabemos las limitaciones. Trabajamos mucho en conjunto. La Mitre es un ejemplo. Estamos preocupados por la terminal. Nos hubiera gustado tenerla ya. La tienen que hacer.

P: ¿El proyecto de reelección sigue en pie?

R: Vení dentro de un tiempo y te digo. No voy a decir nada.

P: ¿Puede ir el FpV por un lado, Juntos por el otro y Gennuso en una tercera opción?

R: ¿Cómo sería?

P: Con el partido Pueblo solo, o en alianza con el Pro.

R: ¿Por qué el Pro? No tengo nada en común. Con el concejal Daniel González sí, pero con el Pro no tengo nada.

P: ¿Pero podría haber un mapa así?

R: No…. no lo veo.

P: Entonce iría con Juntos o nada.

R: Ni siquiera dije que voy. No me pongas cosas que no dije.

De la obstinación personal a una relación “más aceitada” con la oposición

A la hora de admitir errores Gennuso se refirió a fallas de comunicación y a la relación con la oposición.

P: Luego de tres años y medio de gestión, ¿cuál es su autocrítica?

R: No haber hecho una reconversión más grande del vertedero. Lo estamos haciendo ahora, hemos triplicado la maquinaria. Me gustaría cambiarlo de lugar pero por ahora no se puede. También me critico la escasez de grandes obras que logramos del gobierno nacional, pero la crisis nos dio poco margen. Otra es que yo no vengo de la política y con la oposición debí tener quizá una relación más aceitada. Recién en los últimos meses logramos un mejor diálogo, son cosas que se aprenden. Otra cosa es que yo siempre pienso a 10 ó 15 años y cuando estoy seguro de algo soy un poco obstinado y no convenzo bien a la población. No soy bueno contando las cosas.

P: ¿Lo que pasó con Catedral?

R: Posiblemente eso sea un ejemplo. Estoy convencido de que algo hay que hacer con el cerro. Tenemos que mejorarlo, está muy atrasado.

P: Eso nadie lo debe cuestionar, el 100% está de acuerdo. El problema fue el mecanismo elegido.

R: No hay otro mecanismo. El que lo tenga que lo diga, nadie lo dijo. El mecanismo es éste, lo otro es no hacer. Con el saldo a favor (si se firma el contrato) de que el municipio sería parte del desarrollo de Catedral. Necesitamos además que el turismo de invierno venga y en más cantidad, el imán es el cerro.


Comentarios


Entrevista a Gennuso: “Me preocupan el desempleo y la falta de grandes obras”