Escenario: dilema por la escasez de un recurso vital




La escasez de agua en los ríos Limay, Neuquén y Negro está amenazando las variadas formas de riego que coexisten en los valles Medio y Superior del río Negro.

De acuerdo con la información suministrada por los organismos competentes, la provisión de agua para abastecimiento de las poblaciones estaría asegurada, así como el riego suministrado a través del Canal Grande, pero en este caso con un margen muy estrecho teniendo en cuenta la probable prolongación de la sequía y los crecientes requerimientos de generación eléctrica del litoral argentino.

Pero existe aún mayor preocupación entre los regantes que toman el agua con bombas y que se ven enfrentados a un doble problema. Por un lado, las dificultades de abastecimiento por la disminución del caudal y, por el otro, los riesgos por la alta contaminación del agua. Casi todas las ciudades de la región vierten los desechos cloacales al curso de un río que tiene un tercio de su caudal normal.

El más contaminante es el que proviene de la derivación de las cloacas de Allen. Ellas desembocan en un desagüe, el cual luego de atravesar zonas de población dispersa, confluye en el brazo norte del río Negro que rodea las islas 19 y 20, ahora unificadas, y convergen en Roca a la altura de la chacra que perteneció a Paissanidis.

Habitualmente el curso principal del río alimenta el brazo, de manera que las aguas servidas en parte se diluyen. En la actualidad el contacto con el río principal se cortó totalmente, de manera que en una extensión de 6 o 7 kilómetros el abastecimiento es exclusivo de los desechos cloacales,

Su eventual uso provocaría serios problemas de salud y un ambiente insoportable en el interior de los miles de hectáreas que se riegan en sus márgenes. El departamento de Aguas está abocado a profundizar el curso superior para permitir el acceso mínimo indispensable, pero ello está limitado a la eventualidad de que cuando el río se normalice, el exceso de agua provoque erosiones que destruyan plantaciones e instalaciones costeras.

Reclaman sanear urgente del Canal Principal antes de reactivar el riego

Contaminación canal grande entre Stefenelli y Puente Cero. Foto: Emiliana Cantera

Las autoridades del Consorcio de Riego y Drenaje de Roca reclamaron ayer ante el DPA que se solucione cuanto antes la contaminación registrada en los canales de la zona oeste, para poder reactivar el sistema de riego.

Las aguas servidas se encuentran a la altura de la calle El Ceibo e intersección con Los Copihues, en el barrio Alta Barda. Además, se elevó un acta de inspección, notificando a Aguas Rionegrinas (ARSA) y al Municipio de Roca.


Comentarios


Escenario: dilema por la escasez de un recurso vital