Estarbien

Es de Roca y le donó médula ósea a un paciente en Francia: «Fue muy movilizante»

Andrés Garrido se inscribió hace ocho años como donante en el registro internacional. Meses atrás recibió un llamado que indicaba que un paciente en Francia era compatible y se activó el operativo.

Tiene 44 años y es profesor de educación física. Hace un tiempo está concentrado en la práctica de pilates y tiene junto a su mujer un centro especializado en esa temática.

Hace casi ocho años, mientras donaba sangre en un sanatorio privado de Roca, Andrés vio un cartel que informaba sobre la posibilidad de inscribirse como donante de médula ósea. Sin tener más información, consultó a un profesional y decidió quedarse unos minutos más y donar. «Gracias a esa señalización me enteré y decidí inscribirme, sin tener muchos datos, pero sabiendo que es un acto solidario», indicó en diálogo con RÍO NEGRO RADIO.

Andrés fue contactado gracias al registro del INCUCAI que está conectado con organismos de todo el mundo. Foto gentileza.

El tiempo pasó. Casi una década después recibió un llamado desde Buenos Aires gracias a los datos cruzados que tiene la Red Internacional World Marrow Donor Association. «Tenemos un paciente que necesita un transplante y parece ser compatible con vos», le dijeron.

Todas las personas tienen más de un hermano genético en el mundo a las que no le conocen ni la cara ni la voz. Lo más impactante es que entre ellos se pueden salvar la vida, en el caso de contraer enfermedades graves como leucemia -siempre y cuando- sean donantes de médula ósea.

330.000
son los donantes de médula ósea inscriptos en la Argentina, según datos del INCUCAI.

Los profesionales lo enviaron a realizarse nuevos chequeos y, tras un proceso de evaluaciones y estudios médicos, se confirmó su compatibilidad con un paciente francés. Ahí se activó el protocolo de donación y Andrés viajó a Buenos Aires para completar su parte.

La donación de médula se rige por la solidaridad internacional. La búsqueda mundial garantiza a todos los pacientes las mismas posibilidades de encontrar un donante de médula o una unidad de cordón umbilical, vivan donde vivan.

El procedimiento de donación, según Andrés, fue sencillo y no invasivo. El proceso completo duró alrededor de cuatro horas, sin causar grandes molestias.

El INCUCAI cubre todos los costos que implica el proceso de donación. Foto gentileza.

El 1° de abril de 2003 el Ministerio de Salud de la Nación inauguró el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH), como institución parte del INCUCAI. Desde su creación, se han realizado más de 1500 trasplantes de médula ósea, a pacientes que no contaban con familiares compatibles.

Concientizar sobre esto es necesario. Falta mucha información. Yo particularmente no tuve ningún problema ni riesgo en ningún momento. Es una cuestión de solidaridad y voluntad».

Andrés Garrido.

Actualmente, Argentina posee más de 330.000 donantes inscriptos. En 2023 la cifra mundial ascendió a más de 41 millones de personas registradas, cifra que se espera aumentar anualmente.

Andrés enfatizó en la importancia de la solidaridad y la simplicidad del proceso, animando a otros a inscribirse como donantes. «Concientizar sobre esto es necesario. Falta mucha información. Yo particularmente no tuve ningún problema ni riesgo en ningún momento. Es una cuestión de solidaridad y voluntad», afirmó. «Me siento bien al saber que estoy ayudando a alguien y solo me ocupó unas horas de dedicación de mi vida», agregó.

La médula ósea extraída de Andrés fue transportada rápidamente a Francia para ser trasplantada a un paciente con leucemia aguda. «Al otro día de la extracción, la médula viajó y el paciente estaba esperando internado para recibirla instantáneamente», relató.

Cómo inscribirse en el registro nacional:


Inscribirse en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH es un acto solidario, voluntario y altruista que les da una oportunidad a los pacientes que no tienen donante compatible en su familia.

Cada año cientos de personas necesitan un donante de médula ósea para recuperar su salud y no cuentan con un donante compatible en su familia por lo que deben recurrir a un donante no emparentado. Por eso existen en el mundo los Registros de Donantes.

En Argentina, para ser donante de médula ósea hay que donar sangre e inscribirse en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH.

Se pueden inscribir como donantes todas las personas de 18 a 40 años que gocen de buena salud, pesen más de 50 kilos y no tengan antecedentes de enfermedades cardíacas, hepáticas o infectocontagiosas.

Para inscribirse como donante es necesario donar sangre en alguno de los centros de donación habilitados en los Servicios de Hemoterapia de los Hospitales y Bancos de Sangre de todo el país. También se puede realizar en colectas externas que cada mes se organizan para facilitar la donación de sangre y e inscripción de donantes de CPH.

La donación de médula ósea es un proceso sencillo y seguro que puede salvar vidas, y la historia de Andrés es una invitación a que más personas se sumen a la causa.

Encontrá más noticias sobre BIENESTAR haciendo clic acá.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios