Exjefes de la Regional de Bariloche declaran en el juicio por Lucas Muñoz

Hay expectativa por los testimonios de los excomisarios de Bariloche en el juicio por un allanamiento ilegal en la búsqueda.



Exjefes de la Regional declaran en el juicio por Lucas Muñoz

El juicio contra los policías Luis Irusta y Maximiliano Morales, que están imputados por el delito de allanamiento ilegal en el domicilio del empleado policial Lucas Muñoz, continuará hoy desde las 10. La atención estará focalizada en las declaraciones de los exjefes de la Unidad Regional Tercera de Bariloche, los comisarios Juan Ramón Fernández y Manuel Poblete.

También está previsto que comparezca el excomisario David Paz, que era el jefe directo de los imputados. Aunque se desconoce si Paz fue notificado para que se presente a la audiencia, explicaron ayer fuentes que conocen el expediente.

Es el primer juicio contra dos policías involucrados en una causa que se originó tras la desaparición de Muñoz, que ocurrió el 14 de julio del año pasado en esta ciudad. Muñoz estuvo 27 días desaparecido y encontraron el 10 de agosto de 2016 su cuerpo. Fue ejecutado con un tiro en la nuca.

Irusta y Morales están acusados de haber entrado al domicilio de Muñoz, ubicado en Moreno y Frey, horas después de que desapareciera sin orden judicial de allanamiento. Las sospechas de los investigadores apuntaron en ese momento a un supuesto entorpecimiento de la búsqueda de Muñoz.

Morales declaró el viernes durante la primera jornada del juicio. Aseguró que Muñoz era su mejor amigo. El imputado explicó ante el juez Marcelo Barrutia, los ficales Guillermo Lista y Martín Govetto, que fue al domicilio de su amigo porque se preocupó por desmentir desde el primer momento que Muñoz se había suicidado como se pensó en un primer momento. Dijo que nadie los mandó. En cambio, Irusta prefirió el silencio por recomendación de su defensor particular Gustavo Godoy, mientras que el abogado Sebastián Arrondo defiende a Morales.

Desde la primera fila, los padres del policía asesinado siguieron el desarrollo de la audiencia. También, Javier Muñoz, el hermano del policía asesinado. En la primera jornada quedaron en el aire muchas dudas y pocas certezas.

Cuando desapareció Muñoz, los comisarios Fernández y Poblete eran jefe y subjefe respectivamente de la Unidad Regional Tercera.

El gobierno provincial y la cúpula de la Policía puso bajo la lupa a un grupo de policías, entre los que estaban los comisarios Jorge Elizondo, Poblete, Paz y el subcomisario José Jaramillo. Por eso, fueron suspendidos y pasaron a disponibilidad. Las sospechas no rozaron llamativamente a Fernández, que era el jefe de la Regional.

Poblete, Elizondo, Paz y Jaramillo fueron acusados por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, pero a principios de este año el entonces juez de Instrucción Bernardo Campana dictó el sobreseimiento total de los jefes policíales, con el consentimiento de la fiscalía.

Más información: Weretilneck apuntó a la pista policial en el caso Muñoz

El gobierno provincial y la cúpula de la fuerza pusieron bajo la lupa a un grupo de policías, entre los que estaban los comisarios Elizondo, Poblete y Paz, pero no Fernández.

Datos

El gobierno provincial y la cúpula de la fuerza pusieron bajo la lupa a un grupo de policías, entre los que estaban los comisarios Elizondo, Poblete y Paz, pero no Fernández.

Comentarios


Exjefes de la Regional de Bariloche declaran en el juicio por Lucas Muñoz