Favores cruzados



PANORAMA DE RÍO NEGRO

El cambio de favores fue mayúsculo. El macrismo ya lo hizo senador y el gobernador ofrendó su apoyo en la elección.

La audacia la puso Pichetto. Weretilneck tiene un empalme inmejorable con Nación, cosechado por dos subalternos: el legislador Facundo López y el secretario de Interior, Sebastián García De Luca. Ellos siempre creyeron en caminos compartidos, pero exigía osadía superior. Eso lo sumó el senador para la estrategia rionegrina.

Diseñó y liberó de propuestas macristas al Senado en favor de Weretilneck, también exponiéndolo y obligándolo a su devolución. El afectado fue la UCR, vanguardia del tramo por el reparto en la provincia. ¿El diputado Sergio Wisky sabía lo que se venía y, por eso, abandonó su pretensión senatorial y mutó por la reelección? Posiblemente. Pero el presente plan no está libre de riesgos secundarios. Ocurre que la inserción conjunta y completa de la boleta corta de JSRN y la del macrismo sólo afectará (nulidad por voto simultáneo) a los ramales a Diputados, liderados por Wisky y Luis Di Giacomo (JSRN). Valdrán sí los trechos de presidente-vice y el de Weretilneck porque no tienen contraparte en ese sufragio sin corte.

El Frente Renovador misionero y el oficialismo cordobés pidieron a la Justicia Electoral que los partidos coloquen boletas sueltas de las fórmulas, además de los tramos completos autorizados. Todo para simplificar apoyos cruzados y colaborar con sus papeletas provinciales. Un fallo fue favorable y el otro contrario. Resolverá la Cámara y se pronostica su rechazo. Juntos analizó ese camino, pero lo desechó. En todo caso, si el tribunal acepta su aplicación será nacional.

Nada queda igual librado al azar. Se trabaja en un operativo nacional y Juntos tendrá cientos de miles de boletas presidenciales macristas, simplificando su militancia por el corte.

Nadie sabe cómo resultará, pero Weretilneck prometió esa retribución a Pichetto. Esa disposición se evidenció con la asistencia al acto macrista en Viedma de Pedro Pesatti, un tenaz crítico a la gestión nacional. El vice respondió a un pedido de su gobernador.

¿Qué hará la gobernadora electa? Arabela Carreras rehuirá a toda postura concluyente. Ella es el resguardo de gobernabilidad si Alberto Fernández gobierna a partir de diciembre. Logró -hasta ahora- moverse ajena a las exigencias estatales, pero ya golpean su puerta. Lo advirtió el martes cuando la interceptó personal del Sanatorio del Sol de Bariloche por un subsidio estatal para sus sueldos privados. Otra motivación para un arribo que asoma, forzado o no, es la asunción mañana en Turismo de Martha Vélez, que ella eligió.

Reina igualmente el estado electoral. Entusiasmados, Pichetto, Frigerio y sus intendentes tildaron escenarios locales para compartir con Weretilneck. Él sólo vislumbra casos puntuales. Así, Juntos no tendrá lista en Valcheta y colaborará con el radical Yamile Direne, quien piensa en postular a su hija, la secretaria de Gobierno, Yamila Direne. Otea sí un campo propicio de coalición en Regina. Niega cierta conjunción en San Antonio, pues tiene candidato: Adrián Casadei.

El domingo votará Catriel. La última municipal antes de las PASO. Allí, Juntos seguramente tendrá otra victoria y sostendrá la marea triunfadora, a pesar de que las primarias prevén contradecirla. El oficialismo poco hará por ese turno nacional, que toma como un ensayo de terreno y de revisión de tácticas. Eso explica que el Estado provincial no está aún en campaña plena.

Por otras razones, tampoco lo está el Frente de Todos. Solamente figuran recorridas de Martín Doñate, cabeza senatorial y del proceso. Martín Soria sigue retirado a su posesión roquense, a pesar de su doble condición de mandamás del PJ y partícipe central por la lista de diputados. El resto, con parecida desmovilización, pendiente del espontáneo y fuerte remolque de Cristina Fernández.

Diferente al activo influjo macrista, liderado por Pichetto, que acomodó de su lado y el de Macri a Weretilneck. ¿Su desenlace? ¿El producto? Todavía se ignoran.


Comentarios


Favores cruzados