En el MPN la interna fue para Figueroa que derrotó a la lista de Gutiérrez

El exvicegobernador se imponía en el recuento provisorio frente a la lista apoyada por el gobernador. La disputa de este partido monopolizó la atención de las PASO en Neuquén. El candidato de Cambia Neuquén fue el más votado y el Frente de Todos quedó tercero.




Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Neuquén no distaron tanto del escenario exhibido ayer a nivel nacional: el golpe que sufrió Alberto Fernández con resultados adversos en los principales distritos del país tuvo su correlato en la provincia con un Omar Gutiérrez que fue derrotado por su rival en la interna, Rolando Figueroa.

El precandidato de la lista F se imponía desde anoche por un exiguo margen, pero logró torcer al aparato del sector Azul como solo lo había podido hacer, en el 2013, el líder petrolero Guillermo Pereyra. Como fue en ese entonces, la interna del Movimiento Popular Neuquino monopolizó la atención sobre las demás fuerzas políticas y deja múltiples lecturas para la elección que viene.

“Un virtual empate técnico”, lo definió el mandatario provincial, quien evitó incluir en el análisis la posibilidad de un voto castigo hacia su gestión. “La familia de Neuquén ha depositado su voto de confianza para la defensa de la libertad, de la autonomía y de la administración de nuestros recursos en el Movimiento Popular Neuquino”, aseguró.

El partido se quedó con más del 35% de los votos totales , aunque nada garantiza que ese mismo caudal se mantenga en las generales del 14 de noviembre. El resto de los partidos que logró superar la instancia de las PASO trabajará para sumar a sus listas y, en particular, el Frente de Todos que pretende ubicarse como segunda fuerza. Con poco más de 25.000 votos nulos para “revertir”, varios espacios deberán ir a recuperar a quienes intervinieron en esta interna más por la tentación de enviar un mensaje al gobierno que por elegir al partido provincial como opción para el Congreso Nacional.

En el gutierrismo -Jorge Sapag eligió ayer no viajar a la capital- las evaluaciones dejaron de lado esa lectura. Fue también el premio consuelo que encontró el oficialismo Azul para digerir un fracaso en manos de quien busca hacerse del gobierno en el 2023.

Los ánimos ayer en la sede partidaria de Olascoaga al 1002 fueron un popurrí: caras largas en la espera, expectativa por una conferencia de Gutiérrez que no se concretaba, festejos cuando llegó junto a la precandidata María Eugenia Ferraresso, beligerantes cuando irrumpió en escena Figueroa con su grupo de simpatizantes.

En el pequeño salón de la Junta de Gobierno no hubo protocolo sanitario posible. La “guerra” de bandos llegó incluso a denuncias por manoseos y peleas a las manos. Gutiérrez, quien se rodeó ayer de sus ministros, el intendente Mariano Gaido y el vicegobernador Marcos Koopmann, le bajó el tono con una comparación futbolera: “forma parte del folclore del MPN. Siempre que jugás un partido, alguna patadita se te escapa”.

Al gobernador se lo notó incómodo junto a Figueroa, quien no dudó en imponer la foto juntos que Gutiérrez evitó durante las primeras horas. “Mage es una amiga y un cuadro político del partido que tiene mucho para crecer”, elogió a su rival en la interna y hasta celebró al gobernador y presidente del partido por haber promovido la interna.

RÍO NEGRO preguntó si la lista ganadora será la que pase a la elección general de noviembre o si se evalúa la posibilidad de compartir la boleta, dada la paridad del resultado. “No nos adelantemos”, pidió Gutiérrez, quien anoche evitaba dar por ganadora a la lista de Figueroa sin el 100% de las mesas escrutadas.

La elección en Neuquén alcanzó una participación cercana al 76%, el segundo mejor porcentaje del país detrás de Tucumán, donde llegó al 78%. La jornada tuvo todos los condimentos para desincentivar la asistencia a las urnas: protocolos mal organizados que ralentizaron las filas en las escuelas y un clima adverso que castigó con viento, lluvias y nevadas a gran parte del territorio. Nada perjudicó el interés que despertaron las PASO en la provincia, en buena parte motivado por la interna emepenista.

Cuánto del resultado de anoche decantará en globo de ensayo para la disputa por el cargo de gobernador en el 2023, se verá en poco tiempo más. Para Gutiérrez comienza también una difícil tarea de recoger los pedazos, reconquistar a los propios y contenerlos en un espacio que todavía tiene poco menos de dos años de gestión por delante.

Para otras fuerzas la tarea es más fácil. Al antikirchnerismo le fue tan bien como en otros distritos del país, aún con la división que resultó de Cambia Neuquén y la Coalición Cívica ARI. Ambos precandidatos, Pablo Cervi y Carlos Eguía, podrían fantasear con dejar al peronismo sin banca en noviembre, aunque es probable que en el Frente de Todos ajusten tuercas para revertir lo que ayer se vio como un desempeño deslucido. También el MPN se entusiasma con repetir el resultado del domingo y obtener, en lugar de uno, dos diputados cuando llegue la instancia.

El FIT Unidad pudo resolver su interna sin heridos y pasó sin problemas a la instancia general como quinta fuerza a nivel provincial. Libres del Sur quedó poco más atrás, al igual que el Partido Socialista, que con lo justo se ganó el pase a noviembre. Solo el Movimiento al Socialismo, una vez más, no superó el filtro del 1,5% de votos válidos emitidos para disputar la próxima elección.

Con esos resultados, Neuquén deberá definir las tres bancas de diputados nacionales que se renuevan este año entre siete listas, seis menos de las que hubo ayer en los cuartos oscuros.


Comentarios


En el MPN la interna fue para Figueroa que derrotó a la lista de Gutiérrez