Fútbol, corrupción y política internacional: el ‘FIFA gate’ no se detiene

La Justicia paraguaya investiga operaciones de lavado de dinero proveniente de la malversación de fondos en la disciplina más popular. Estados Unidos tiene la lupa puesta en las asociaciones de este deporte en la región.





El escándalo de corrupción en el fútbol mundial conocido como “FIFA gate” sigue teniendo derivaciones en América del Sur por investigaciones judiciales que buscan determinar las diversas rutas de operaciones de lavado de dinero y otras formas de corrupción.

Esta vez, la Justicia de Paraguay ordenó el allanamiento a la sede central del Banco Central de Paraguay, en Asunción. Fue por una de las denuncias presentadas por el actual presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

La Justicia del país vecino está investigando posibles maniobras de lavado de dinero. Sigue los rastros de movimientos realizados por el Banco Atlas, del Grupo Zucolillo, que fue señalado como el agente que facilitó las maniobras.

Esas operaciones de lavado habrían sido cometidas por el ahora fallecido Nicolás Leoz, quien ejerció en la presidencia de la Confederación Sudamericana de Fútbol durante seis períodos consecutivos, entre el 1 de mayo de 1986 y el 30 de abril de 2013, cuando renunció justamente al verse involucrado en un caso de corrupción.

Leoz fue acusado de desviar, a través de dos fideicomisos, parte de unos 200 millones de dólares que “desaparecieron” de la entidad que él presidía entre 2000 y 2015. De ese monto, la Conmebol ya pudo recuperar 53 millones de dólares.

El escándalo y el avance de las investigaciones judiciales generó que las hijas herederas de Leoz devolvieran por iniciativa propia 2 millones de dólares, suma que integra el total recuperado y contabilizado por la Justicia paraguaya.
Como el reintegro fue realizado en moneda estadounidense, ahora Estados Unidos adquiere jurisdicción legal para avanzar en las investigaciones, por lo que ya hubo requerimientos de información para poder ampliar la investigación del FIFA Gate que se desarrolla en ese país.

Según precisaron a este medio fuentes con conocimiento de la investigación, la Unidad Especializada de Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo del Ministerio Público de Paraguay fue la que impulsó y realizó el allanamiento a las oficinas de la Superintendencia en la sede del Banco Central.

Ahora, ante esta situación, Paraguay enfrenta la posibilidad de ser declarado por el Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica como un país no cooperante en materia de prevención de lavado de activos, una especie de exilio financiero mundial para una nación, con el perjuicio que eso causaría en su economía y en la vida de sus habitantes.

El Grupo de Acción Financiera de Latinoamérica (GAFILAT), creado para prevenir y combatir el lavado de activos y financiamiento del terrorismo, comenzará la semana próxima en Paraguay una inspección “in situ” para determinar cuál fue el rol que tuvo el Banco Central del país sudamericano en las maniobras sospechadas de fraudulentas.

El denominado FIFA Gate estalló entre 2015 y 2016 luego de que las autoridades suizas irrumpieran sorpresivamente en Zúrich con detenciones como resultado de años de numerosas investigaciones de casos de corrupción en los que el máximo ente del fútbol mundial se ha visto involucrado. Los cargos contra numerosos dirigentes del fútbol en Europa y América Latina incluyen soborno, fraude y lavado de dinero.

Hay una investigación penal que lleva a cabo la fiscalía de Nueva York, la cual versa sobre la atribución de derechos mediáticos y de derechos de mercadotecnia y de patrocinio para Estados Unidos y América del Sur de competiciones organizadas por la FIFA, incluyéndose la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf) y la Conmebol.

La Argentina supo ser el país que más involucrados en este escándalo, con siete implicados. Ahora, tras lo ocurrido en Paraguay, no se descarta que pudiera haber requerimientos judiciales también en la Argentina.

*por Javier Álvarez, Buenos Aires

Quién fue nicolás Leoz

Un infarto terminó con la vida del dirigente deportivo paraguayo en 2019, cuando tenía 90 años. Seis antes había dejado todos sus cargos en Conmebol, donde fue presidente por 27 años, y en FIFA.

Incluso se bajó del Comité Organizador del Mundial de Brasil 2014 aduciendo problemas de salud.

En esos mismos tiempos se destapó el ‘FIFA Gate’ que desnudó la corrupción en la cual se vio involucrado el máximo ente del fútbol a nivel planeta y gran parte de la plana alta de sus directivos. Junto con Juan Ángel Napuot, Leoz estaba acusado por organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero, entre otros, en los Estados Unidos.

El ex dirigente de Libertad de Paraguay estaba bajo arresto domiciliario desde mayo de 2015 por la causa. La defensa logró frenar los insistentes intentos de la justicia estadounidense que solicitaban la extradición de Leoz para que sea juzgado en aquel país.
Su influencia en el fútbol sudamericano es tan grande que hasta se jugó una Copa con su nombre en 1993 (que ganó Boca) y el estadio de Libertad de Paraguay lleva su nombre.


Comentarios


Seguí Leyendo

Fútbol, corrupción y política internacional: el ‘FIFA gate’ no se detiene