Gabriel Arias, de Neuquén a la gloria

El arquero de 31 años fue una de las figuras del Racing campeón de la Superliga. Tras temporadas de sacrificio, en 2018 le llegó la chance de atajar en un grande y no la desaprovechó. Al igual que Marcos Acuña se ganó un lugar en la historia del club.

Gabriel Arias llegó a Racing haciendo gala de su bajo perfil. Tras la venta de Juan Musso a Italia, el hincha de la Academia no tenía claro que el neuquino podía adueñarse del arco como lo hizo.

No sólo dio la talla y se ganó el puesto, sino que fue una de las figuras del campeonato y en menos de un año se puso en el bolsillo a todos y para siempre.

Arias nació el 13 de septiembre de 1987 en Neuquén capital. Curiosamente su primer roce en un club grande fue en el otro equipo de Avellaneda. A los 14 años dejó Neuquén para sumarse a las inferiores de Independiente. Sin embargo, no pudo consolidarse  y debió buscar otro rumbo.

Su destino fue Olimpo de Bahía Blanca. En 2007 debutó en el fútbol profesional y estuvo hasta 2012 en la institución del sur de Buenos Aires, en la que tuvo muy poca continuidad.

Su siguiente paso fue Defensa y Justicia. Tuvo que esperar hasta 2014 para debutar en Primera división y lo hizo a partir de la lesión del arquero titular Fernando Pellegrino. A fuerza de buenas actuaciones, el neuquino se ganó un lugar y fue clave en las buenas campañas del Halcón.

A comienzos del año pasado emigró a Chile, a Unión La Calera. Se destacó de tal manera que rápidamente tuvo su chance en la Selección chilena. A partir de sus abuelos, nacidos en el país trasandino, se nacionalizó y cuenta con grandes chances de ser titular en la Copa América de este año en Brasil.

Racing compró el 80% de su pase en julio de 2018 y Eduardo Coudet no dudó en elegirlo como primera opción. Después del 2 a 2 del debut con Atlético Tucumán, no recibió goles en los siete partidos siguientes. Fueron 625 minutos en total, la segunda mejor marca de la historia del fútbol argentino. Cuando se fracturó la mano en octubre, Javier García lo reemplazó durante siete partidos pero este año la titularidad volvió a ser de él.

Su sólido rendimiento lo ubica como una de las figuras del campeón. También lo posiciona como uno de los mejores del país y de la historia de la región.


La solidez en el arco, una clave del campeón

11
Goles recibió Arias en los 17 partidos que atajó por la Superliga. Tuvo valla invicta en nueve oportunidades.

El Huevo y los otros regionales campeones

El zapalino Acuña tuvo un gran paso por La Academia.

El zapalino Marcos Acuña dejó su marca en Racing y, al igual que Arias, le sacó provecho a su primer experiencia en un equipo grande. El Huevo fue una de las figuras en el equipo campeón del Torneo Final 2014.

No es el único jugador zonal en celebrar un título en Primera.El coterráneo del Huevo, Rubens Sambueza festejó dos veces con River. También lo hizo en Brasil y México. El neuquino Leandro Marín obtuvo cuatro campeonatos en Boca. El cutralquense Facundo Monteseirín levantó dos copas nacionales en Lanús.

Los roquenses Pablo Batalla, Leonardo Ulloa y Gustavo Canales fueron campeones en Vélez, San Lorenzo y Arsenal, respectivamente.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Gabriel Arias, de Neuquén a la gloria