Los números dispares que trabaron las paritarias salariales en Río Negro

El Gobierno concurrió a la nueva negociación salarial sin ninguna oferta formal. Los gremios piden un 10% adicional para compensar la inflación acumulada.





La inflación acumulada en el período enero-septiembre fue del 66% y los acuerdos suman pautas salariales del 54 %, que se coinciden llegan al 56% con las mejoras adicionales.

Los datos no ofrecerían dudas de la diferencia, pero la interpretación del impacto de los aumentos es el nuevo contrapunto del gobierno provincial y los gremios, que se advirtió ayer en la reapertura de las paritarias.

La discusión de números seguirá el próximo martes 25 en la paritaria docente y en el Consejo de la Función Pública.

Ambos encuentros se concentraron en la corrección del tercer trimestre para recién después pasar al análisis de las subas estatales para la última parte del año. No hubo avance en el cierre, entonces ni se abrió la otra discusión.

Los paritarios sindicales entienden que el desfasaje del impacto inflacionario no “puede ser menor al 10%” al considerar el índice del Indec de los primeros nueve meses, que se informó en un 66,1%, y la evolución de los haberes rionegrinos en ese tiempo, que ubican en un 56% al computar un 2% adicional a las pautas pactadas del 54% por los incrementos extraordinarios.

En principio, los funcionarios concurrieron sin ninguna oferta formal porque inicialmente -dicen- se quería escuchar a los gremios.

Cotejaron, después, los cálculos sindicales, con evaluaciones distintas.

La disparidad radica en apartar del análisis el dato del Indec del un 66% de inflación acumulada, pues la corrección prevista -argumentaron- se corresponde con el tercer trimestre, aludiendo que el primer semestre se cerró en el 36%, con el 4% pactado posteriormente al 32% de las paritarias iniciales.

Llevamos un aumento del 56% y la inflación acumulada a septiembre es del 66%, lo que implica una pérdida del poder adquisitivo»

Posición de Unter reflejada en el acta paritaria de la víspera.

Ese enfoque determina una variante importante porque el índice inflacionario del trimestre julio-septiembre totaliza un 20,6% cuando los acuerdos establecieron alzas del 18% para esos tres meses, incluyendo el 3% que todavía deberán abonarse con las remuneraciones de octubre.

Así, la brecha se reduce al 3% que casi desaparece cuando esos funcionarios incorporan además un 2% de subas adicionales y argumentan una mejora del trimestre del 20%.

Una “corrección” menor al 1% estimada por la administración de Arabela Carreras frente a un requerimiento sindical de un 10%.

Semejante desigual explica la imposibilidad de coincidencias inmediatas y el impasse para revisar posiciones, con un reencuentro el martes próximo.

La paritaria docente, reunida en Trabajo, volvió a juntar al ministro de Educación, Pablo Núñez -con funcionarios- con la conducción de Unter, liderada aún por Sandra Schieroni y la participación de Silvina Inostrosa, hoy adjunta y futura sucesora.

En la cartera económica, la representación gubernamental se integró con el ministro anfitrión, Luis Vaisberg y su par de Gobierno, Rodrigo Vicente, y la secretaria de la Función Pública, Liliana Arriaga mientras por ATE asistió su titular, Rodrigo Vicente y por UPCN fue su secretario gremial, Luis Rosas.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los números dispares que trabaron las paritarias salariales en Río Negro