Guerrissi, con la acuarela como pasión artística

El artista viedmense presenta una obra fundamentalmente paisajista y urbana, en la que predomina su interés por las atmósferas y las transparencias.



El médico viedmense Rodolfo Guerrissi alterna dos pasiones: la urología y la de artista plástico con especialidad en acuarela.

Es un acuarelista cuya sensibilidad y solvencia técnica lo han llevado a ocupar un lugar cada vez más que relevante entre los especialistas  argentinos. Es su pasión artística y se destaca por ser un creador y un provocador de emociones y sensaciones a través de la fuerza expresiva de sus temas y la utilización del color. 

Guerrissi  presenta una obra fundamentalmente paisajista y urbana, en la que predomina su interés por las atmósferas y las transparencias, y los juegos de luces y sombras. De sus cuadros de grandes formatos, emergen arbolados paisajes ribereños, o quizás sólo horizontes y cielos luminosos; hasta lugares cotidianos y calles que dan identidad a Viedma y Patagones, tiempos detenidos y poderosos elementos naturales como el agua, donde el río y el mar como escenarios naturales,  quedan plasmados con tal sensibilidad que da vida a su creación.

El artista apuesta por revalorizar a la acuarela, técnica que ofrece un infinito abanico de tonalidades y que ha sabido permanecer en el tiempo.

Sus obras han trascendido ampliamente las fronteras locales y se exponen en distintos espacios del país y del exterior y acumula numerosas exposiciones y muestras de pintura, individuales y colectivas en ámbitos públicos y privados.

La Legislatura de Río Negro ha declarado, -en 2004 y 2019-, de interés cultural, social y educativo tanto la obra, como la trayectoria de más de 20 años del artista plástico viedmense, por su importante aporte al arte y la identidad comarcana. 

Además de su trabajo más introspectivo y de investigación en su atelier, el destacado artista plástico integrante de la Asociación de Acuarelistas Argentinos, comparte sus conocimientos en diferentes talleres en ambas ciudades.

Su interés por el arte “surge de pequeño, tuve como fuente de inspiración a mi padre, quien estudió dibujo en su juventud; y todos esos trabajos que él realizó fueron en gran parte el inicio”, destaca recordando a Domingo, un excelente cantor de tangos.

Señala que “la  acuarela me atrajo en un principio por su transparencia, espontaneidad e imprevisibilidad” pues “se trata de una técnica fluida y luminosa, en donde puede lograrse al mismo tiempo importantes contrastes en contraposición de la luz, es el juego permanente del pigmento, el papel y el agua, esta última muchas veces difícil de domar, pero con el tiempo se logra”. 

Explica que “la elección de la obra tiene que ver fundamentalmente con la emoción, todo aquello que me genera empatía. Muchas veces no le doy tanta importancia al color, quizás lo que más me importa es el tono” aunque aclara que “no soy un pintor hiperrealista, de aquello que veo, capto la esencia: agrego y quito elementos, en definitiva, la creación está en la cabeza de uno y no simplemente lo que se ve en el exterior, voy de lo planificado de antemano a lo espontáneo e improvisado”.

En cuanto a su primera profesión, Guerrissi sostiene que “el hecho de ser médico no invalida hacer arte.” Y “cualquier arte es ejercido por un ser humano y va más allá de la profesión que uno ejerza” pues “no son actividades disímiles, el médico en sus inicios comenzó ejerciendo el arte de curar, posteriormente una ciencia e investigación”.

Concluye en que “los momentos para pintar aparecen, quizás en vez de mirar un programa de televisión, pinto con música de fondo, lo cual me produce mucho placer”.


Comentarios


Guerrissi, con la acuarela como pasión artística