Habilitaron la autopista 22 entre Cipolletti y Allen: un alivio, pero no para todos

Desde el fin de semana se puede circular por la nueva traza en dirección oeste-este, aunque Vialidad advierte que es un escenario "provisorio". Cómo juegan las elecciones en la obra más esperada por los usuarios del Alto Valle.

Recorrer el trayecto Cipolletti-Allen en 15 minutos. Esa experiencia que para muchos valletanos estaba cerca de las utopías, volvió a ser real. Desde el fin de semana pasado, la Ruta 22 ofrece nuevamente la sensación de un tránsito casi normal, con la habilitación de la autopista en buena parte de la Sección 5, que se extiende a lo largo de 10 km entre Cipolletti y Fernández Oro.

Claro que un proyecto signado por la irregularidad en el ritmo de obra no podía llegar a esta instancia despojado de limitaciones. Ocurre que la fluidez de la circulación es sólo para quienes viajan desde el oeste hacia el este del Alto Valle. Los que avanzan en dirección contraria todavía no pueden subir sus ruedas a la traza de doble carril, manteniéndose la obligación de paso por la colectora de la margen norte.

Según explicaron fuentes de Vialidad Nacional, esta dualidad en las condiciones de transitabilidad se mantendrá por varios días e incluso existe la posibilidad de que se produzca un escenario inverso: los que circulen desde Allen hacia Cipolletti por autopista y los que regresen, otra vez por colectora.

¿Por qué tantas alteraciones? Las actuales autoridades del organismo nacional en la región ubican la respuesta bien atrás en el calendario, antes de su llegada a la gestión, advirtiendo que los trabajos en la Sección 5 tienen una falla de origen relacionada con la planificación, porque se avanzó primero con la ampliación de la ruta, en vez de acondicionar primero las colectoras.

De esta manera, los usuarios del camino padecieron durante años la obligación de transitar por caminos alternativos en pésimo estado, un escenario que se agravó por las demoras en la obra principal relacionadas con la falta de financiamiento.

“Estamos haciendo habilitaciones provisorias para que puedan trabajar en las colectoras”, respondieron desde el Distrito Río Negro de Vialidad Nacional ante una consulta de este diario sobre las nuevas condiciones del camino.

Desde el fin de semana pasado, quienes ingresan a la Ruta 22 para avanzar hacia el este recorren los primeros kilómetros desde el cruce de la Isla Jordán por la ruta de dos carriles, pasando luego a la colectora, que tiene una parte asfaltada, hasta después del Puente 83, donde se avanza en paralelo para la construcción del nuevo paso a nivel.

Por ese camino alternativo se atraviesa todavía la zona del primer puente elevado de la autopista, pero poco después ya se puede ingresar a la autopista, para avanzar por la nueva vía el resto del recorrido hasta el final de la Sección 5, cerca del límite entre Fernández Oro y Allen. Esa travesía incluye el paso por autopista sobre los otros dos puentes del tramo.

Ahora bien, existe otro factor que podría modificar el esquema de circulación, al menos por algunas horas: la inauguración oficial de las obras.

¿Es posible que se corten cintas cuando las obras no están finalizadas al 100%?

Es posible. Y mucho más en tiempos electorales como los que empezaron a vivirse desde el fin de semana pasado, cuando se largó la campaña para los comicios legislativos nacionales.

Las autoridades de Vialidad Nacional en la provincia aguardan por estas horas señales desde Buenos Aires, porque las mejoras en la Ruta 22 aparecen en la agenda de actos previstos por la Casa Rosada para apuntalar el camino del oficialismo rumbo a las urnas.

Esa ceremonia no tenía hasta hoy fecha confirmada, aunque sí se conoce el plazo límite para realizarla. Se trata del 18 de agosto, cuando entre en vigor la prohibición de realizar actos públicos susceptibles de promover la captación del sufragio.


Comentarios


Habilitaron la autopista 22 entre Cipolletti y Allen: un alivio, pero no para todos