“A contramano de la justicia”



#

El médico habría dicho que lo quisieron asaltar y que tuvo que defenderse, resultando muerto el ladrón.

Según informan los medios, habría algunas dudas sobre la necesidad de defensa y el hombre está detenido imputado por homicidio simple. Hasta que se aclare el panorama.

Hemos dicho que la inseguridad es preocupación primordial entre la ciudadanía. A diario se difunden noticias de asaltos, muchos a mano armada, inclusive con víctimas fatales. Seguramente ese hombre debió alterarse emocionalmente ante el evento… además del asaltante, sería lógico que también lo hayan asaltado el miedo, la incertidumbre, la desesperación.

Siendo todo ello así, y si las modernas doctrinas pregonan el estado de inocencia hasta que se demuestre lo contrario, fustigando los encarcelamientos preventivos innecesarios, me pregunto por qué no presumir, al menos mientras la investigación aclara lo ocurrido, que el hombre actuó en defensa propia o cuando menos en estado de emoción violenta. Por qué encuadrar su conducta desde el vamos como homicidio simple, si nada tiene en apariencia de simple homicidio.

Por qué, si tuvo que soportar una suerte tan adversa y un Estado que no brinda seguridad, también tiene que soportar un encarcelamiento preventivo mientras se aclara lo sucedido, si es un profesional afincado y conocido en su barrio, que evidentemente sufrió un hecho más de la inseguridad que nos flagela. Habrá tiempo de sancionarlo si no se defendió legítimamente o si no actuó al amparo de alguna otra excusa atendible. Por qué no presumir la emoción violenta hasta que la prueba y el análisis la descarten. Pobre hombre si no es un iracundo irresponsable.

César B. López Meyer

César B. López Meyer

Roca


El médico cirujano Lino Villar Cataldo, que el viernes de la semana pasada mató a un ladrón que intentó asaltarlo al salir de su consultorio en la localidad bonaerense de Loma Hermosa, aseguró que siente “mucha vergüenza” por lo ocurrido y que tiene “mucho miedo” de que lo maten, pero “mucho más de que maten” a sus hijos como venganza.

El médico (61), que recuperó su libertad el miércoles pasado tras permanecer detenido por el homicidio del delincuente, explicó en el programa de televisión Animales Sueltos que no está “preparado para esto” porque se formó “toda la vida para otras cosas”.

Dijo “entender y comprender el dolor de madre” (en referencia a la mamá del joven fallecido Ricardo “Nunu” Krabler), y que, por todo lo sucedido, tiene ganas de irse del país.

“Tengo mucho miedo, pero mucho más miedo de que maten a mis hijos. Hoy les rogaba que no salgan a la calle, que se queden todo el día adentro de casa. No sé cómo va a continuar esto, no sé cómo va a seguir la seguridad de mis hijos”, dijo Villar Cataldo, aún con un hematoma en uno de sus ojos, producto del golpe que recibió en la cabeza al momento del asalto.

“No sé qué va a ser de mi vida de acá en adelante. Donde yo tengo el consultorio vivía mi hijo. Tuvimos que abandonar esa casa y mi hijo se quedó sin casa por las amenazas. Mis hijos me decían ‘papá, en el mismo momento en que vos estabas ahí y que estaba la policía, se escuchaban los tiros que tiraba esa gente al aire (como amenaza)’”, contó.

Además, Villar Cataldo explicó que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, le prometió a sus hijos que “va a poner todo lo necesario” para brindarles protección.

“A mí, desde muy chiquito, siempre me enseñaron el sacrificio, el trabajo, la honestidad. Pero (los familiares del joven muerto) de eso no hablan, hablan permanentemente de agresiones, hablan de venganza, de matar, de quemar, lágrima por lágrima lo va a pagar. Quién me va a proteger de todo eso, cuánto va a ser así”, se preguntó.

“Tengo ganas de irme del país o irme a vivir al interior con toda mi familia”, señaló Villa Cataldo, quien agregó que “nunca más” quiere tocar un arma de fuego y le sugirió “a la gente, que no compre nunca un arma”.

“No sé si es mejor o peor tener un arma porque en este momento nos matan aún cuando uno les entrega todo. Yo le diría a la gente que no compre nunca un arma. Yo después de esto, aunque la justicia me diga o no ‘venga a retirar su arma’, no la quiero, no quiero nunca más un arma. Pero también es cierto que nos atacan permanentemente. Uno tiene que vivir en la provincia de Buenos Aires, en los lugares donde yo atiendo, por ejemplo en Loma Hermosa. Yo he tenido más de cinco o seis episodios (de robo)”, explicó.

Los vecinos del médico cirujano del barrio Libertador, junto a un cura párroco, están convocando a una marcha por reclamo de seguridad en distintas zonas de San Martín.

La convocatoria es para el sábado próximo a las 18.30 en la zona céntrica del partido de San Martín, con la consigna “basta de violencia y más seguridad”.

El hecho sucedió el viernes de la semana pasada a las 21, en el cruce de El Ombú y El Pensamiento, en Loma Hermosa, cuando Villar Cataldo salía de su consultorio a bordo de su Toyota Corolla y fue abordado por un joven armado con un pistolón, el cual, se determinó luego, no estaba cargado.

En su descargo, el médico dijo que el asaltante lo golpeó en la cabeza, lo sacó del auto tomándolo de la ropa, luego lo embistió cuando dio marcha atrás con el vehículo y que, estando él tirado en la vereda, y le apuntó y le dijo: “¡Te voy a matar hijo de puta!”.

Ante esta situación, aseguró que tomó del cantero de su consultorio una pistola Bersa Thunder Pro 9 milímetros, de la que es legítimo usuario, y disparó contra el delincuente, quien murió dentro del auto.

Tras mantenerlo detenido hasta el miércoles, el juez de Garantías 2 de San Martín, Lucas Oyhanarte, decidió excarcelarlo bajo una fianza millonaria, mientras continúa el proceso tendiente a determinar si actuó o no en legítima defensa.

Para la justicia, el médico “sigue procesado por homicidio simple y ha quedado libre en virtud de tener residencia fija, arraigo, un buen concepto dentro de su barrio y bienes para responder en caso de fuga, ya que su mujer y su hermano son fiadores y se le hizo una inhibición por un millón de pesos”.

Qd8-Bw7L3ew


Temas

Buenos Aires

Comentarios


“A contramano de la justicia”