“Hack&Pop”, una serie para repensarse en y con internet

La creación de Martina Perosa y Bruno Ciancaglini, que emite  el colectivo cultural cooperativo La Vaca, aborda temas complejos de manera que estén al alcance del espectador común.



Hackers que no se esconden, hablan de la actualidad en "Hack & Pop".

Hackers que no se esconden, hablan de la actualidad en "Hack & Pop".

La serie web documental “Hack&Pop”, que aborda el universo hacker para derribar el sentido común y busca desenredar la complejidad que se hace evidente en tiempos de coronavirus con el incremento del consumo virtual, estrenó su tercer capítulo y se puede ver en el canal oficial de YouTube del colectivo cultural cooperativo La Vaca.

La dupla creativa conformada por Martina Perosa y Bruno Ciancaglini decidió que el contexto de cuarentena era ideal para estrenar la miniserie  (que se puede ver en https://youtu.be/_4DA6K84tZM)  ya que “el aumento del consumo del mundo virtual hizo que ciertas discusiones en torno de los intereses ocultos detrás de las tecnologías se pusieran en evidencia”, explica Perosa en entrevista con Télam.

“Hack&Pop” se desarrolla en locaciones que rompen con el imaginario que describe al hacker “como -sostiene Ciancaglini- persona encapuchada y fóbica” y a través de un lenguaje coloquial que se fusiona con aspectos técnicos: un combo para abordar temas complejos sin que ningún espectador se sienta expulsado de la trama.

“Cuando comenzamos con el proyecto -recuerda la directora- los entrevistados nos hablaban de un universo distópico, de la posibilidad de que la virtualidad desplace la territorialidad y de un congreso virtual. Nos parecía poético, casi un cuento de ciencia ficción, pero es lo que pasa ahora. Lo que comenzó como la intuición de que en esa comunidad hay un faro que nos permite desenredar la complejidad de esta época, hoy se confirma”.

Perosa retoma a Cypher, creador de Taringa! y uno de los protagonistas: “La tecnología no debe pensarse solo como un aparato represivo porque es lo que le permitirá a generaciones venideras tomar el control” y convoca: “Puede que sea el momento de pensar qué Internet queremos, responsabilizarnos por dar datos sin cuestionar y saber que también es un espacio que se puede tomar, desarmar y rearmar con una lógica diferente”.

P- ¿Qué encuentran de apasionante en este mundo?

Bruno Ciancaglini- Lo más atractivo del universo hacker son las personas. Detrás de ese saber “sofisticado” de la programación hay gente que mantiene un espíritu lúdico, de la cultura gamer o geek, y que se percibe a cada instante. Varios se conocen hace años y comparten mucho tiempo juntos, pero no saben de qué trabajan o cuáles son sus apellidos, ni si quiera dónde viven. La vinculación se da por otro lado, que no tiene que ver con el trabajo, el nombre propio u otros “valores” sociales sobre los que se suele construir la identidad, y eso es una potencia muy interesante que se ve en la práctica cotidiana, más allá de los discursos.

Martina Perosa- También hay algo gracioso y es que siempre que se habla del futuro luego queda viejo. Va todo tan rápido que es imposible anclarnos en el hoy.

P- ¿Cuáles son sus opiniones respecto de la sociedad y las tecnologías?

MP- Por eso llamamos a la reflexión sobre el uso de las redes sociales, de la protección de datos, de la “algo-cracia”, del reconocimiento facial y del anonimato como un derecho, y abrimos el debate: ¿Queremos que esa tecnología esté? ¿Con qué características? ¿qué problemas soluciona y cuáles otros nos trae? ¿Cómo diseñar un nuevo porvenir?

BC- Hay un gran desconocimiento respecto de las tecnologías que usamos. Las aplicaciones y plataformas están tan incorporadas a nuestra vida cotidiana que a veces incluso nos olvidamos que detrás de ellas hay empresas privadas. En algunos casos, al tomar conocimiento del uso que hacen las aplicaciones con la información privada, se impone el sentido común: “No tengo nada que ocultar, no cometo ningún delito ¿qué importa lo que hagan con mis datos?”. No tiene que ver con hacer algo bueno o malo, con ocultar o exhibir, sino con preguntarse si realmente es deseable este modelo que se da entre proveedores/usuarios y si es posible imaginar dinámicas distintas.

P- ¿Cómo hacer que las plataformas sean herramientas de liberación y no de vigilancia?

BC- Eso deberían responderlo los hackers. Pero por lo que aprendimos, las herramientas que provee el software libre, con códigos abiertos y transparentes, son clave para generar otras dinámicas donde el usuario no quede sometido a que sus datos sean vendidos como mercancía. Como dice uno de los entrevistados: “La tecnología es una invención nuestra, así que depende de nosotros volver a tomar el control”.

Florencia Fazio
Télam

Episodios para ver en YouTube

La producción se compone de cinco capítulos, de cinco minutos de duración cada uno, construidos sobre entrevistas y documentación de archivo.

Se puede ver en https://youtu.be/_4DA6K84tZM).


Comentarios


“Hack&Pop”, una serie para repensarse en y con internet