Histórico encuentro entre el Papa y Fidel en La Habana

Benedicto XVI concluyó su visita a Cuba. Hoy se reunió por unos 30 minutos con el líder revolucionario. El sumo pontífice resaltó la necesidad de cambios en el país para una “verdadera transformación social”.

El papa Benedicto XVI se despidió esta tarde de Cuba tras una visita de tres días, durante la que se reunió con el presidente Raúl Castro y con su hermano y líder revolucionario, Fidel; llamó a los cubanos a reconciliarse y a buscar la verdad en libertad, y resaltó la necesidad de cambios en el país para una “verdadera transformación social”.

El acto central del papa, quien llegó el lunes a Santiago de Cuba, donde rindió homenaje a la patrona del país, la Virgen de la Caridad del Cobre, fue la homilía de la misa que ofreció esta mañana en la Plaza de la Revolución de La Habana, en la que llamó a los cubanos a buscar continuamente “la verdad”, acción que “supone un ejercicio de auténtica libertad” sin caer en “la irracionalidad y el fanatismo”.

Ante una multitud y frente a Raúl Castro; su canciller, Bruno Rodríguez; otras autoridades de gobierno; el arzobispo de La Habana, Jaime Ortega, y otros representantes eclesiásticos de la isla, Benedicto exhortó a los cubanos en su homilía a buscar la “verdad” y la “reconciliación”, y mencionó la necesidad de cambios y de una “verdadera transformación social” para “forjar una nación digna y libre”, reseñaron las agencias de noticias Prensa Latina y DPA.

“Cuba y el mundo necesitan cambios, pero éstos se darán sólo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad”, sostuvo el pontífice.

Desde que llegó al país, Benedicto subrayó la necesidad de “reconciliación” entre los cubanos, recomendación que parece referirse a la fuerte enemistad que la cúpula comunista cubana, que gobierna la isla desde hace más de medio siglo, mantiene con el exilio anticastrista asentado en Miami.

Al respecto, la organización humanitaria Aministía Internacional denunció hoy que se registró un “aumento del acoso” contra la disidencia cubana para impedir que protestara durante la visita del papa, quien no contempló en su agenda un encuentro con sus líderes pese a reiterados pedidos de la oposición.

En cambio, y aunque tampoco estaba en la agenda, el papa se reunió por unos 30 minutos con Fidel Castro, en un encuentro que voceros vaticanos destacaron como “de mucha cordialidad”.

La conversación, de la que no trascendieron detalles, ocurrió luego de que Benedicto celebrara una multitudinaria misa, detalló el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, y antes de la partida del pontífice hacia el aeropuerto José Martí.

Anoche, el mismo Castro había adelantado que intentaría conversar con Benedicto. “Decidí solicitarle unos minutos de su muy ocupado tiempo cuando conocí por boca de nuestro canciller Bruno Rodríguez que a él le agradaría ese modesto y sencillo contacto”, reveló Fidel en una de sus reflexiones.

El encuentro fue en la sede de la Nunciatura Apostólica de La Habana, y luego, en declaraciones a periodistas en la sala de prensa del Hotel Nacional, el vocero Lombardi contó que la conversación fue en torno del escenario mundial y de cuestiones de ciencia, cultura y ecología.

Según Lombardi, el Papa habló de su “alegría por estar en Cuba” y agradeció la acogida, mientras Fidel Castro se interesó por las labores propias de un sumo pontífice.

En la homilía de la mañana, Benedicto también pidió mayores libertades para la Iglesia católica, cuyas relaciones con el gobierno de La Habana fueron hostiles durante décadas luego de la Revolución en 1959, lo que incluyó en su momento la excomunión del entonces presidente, Fidel Castro.

Sin embargo, la Iglesia cubana ocupó un rol más protagónico de mediación entre la sociedad y las autoridades con la llegada al poder de Raúl Castro, que alcanzó su máxima expresión en 2010, cuando el cardenal Ortega negoció con el mandatario la libertad para decenas de opositores presos.

“Es de reconocer con alegría que en Cuba se han ido dando pasos para que la Iglesia lleve a cabo su misión insoslayable de expresar pública y abiertamente su fe”, dijo.

“Sin embago -advirtió-, es preciso seguir adelante, y deseo animar a las instancias gubernamentales de la nación a reforzar lo ya alcanzado y a avanzar por este camino de genuino servicio al bien común de toda la sociedad cubana”.

Decenas de miles de cubanos se dieron cita desde la madrugada en la céntrica plaza para asistir a la misa papal y darle la bienvenida al pontífice, quien a bordo del “papamóvil” recorrió la explanada antes de llegar al altar levantado para la ocasión.

Durante el breve trayecto, los fieles saludaron con pañuelos y banderas de Cuba y El Vaticano a Benedicto, quien correspondió -a su paso-, las muestras de afecto.

Poco antes de su llegada, los manifestantes habían traído en procesión desde la Catedral de La Habana la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, uno de los motivos de la visita del papa, al celebrarse este año el 400 aniversario del hallazgo de su imagen.

La visita del papa despertó en las últimas semanas expectativas en diversos sectores sociales y en el propio gobierno.

La disidencia interna y el exilio cubano esperan que la presencia de Benedicto desencadene un proceso de apertura mientras el gobierno aguardaba que el pontífice condenara el embargo económico impuesto por Estados Unidos, atento a que El Vaticano lo calificó de “inútil” en vísperas de la partida de Joseph Ratzinger desde Roma.

En tanto, la Casa Blanca, que tenía expectativas más moderadas, reiteró hoy su esperanza de que la visita del papa sirva para que las autoridades de La Habana liberen al contratista estadounidense encarcelado en la isla Alan Gross.

“Obviamente, esperamos que el papa siga siendo fuerte en todos los temas de derechos humanos en Cuba, de libertad religiosa, y sería algo muy, muy bueno si el gobierno cubano aprovechara esta oportunidad para liberar a Alan Gross”, expresó en Washington la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su rueda de prensa diaria, antes de la reunión entre Benedicto y Fidel Castro.

Gross cumple una condena de 15 años de cárcel en Cuba por delitos contra “la independencia o la integridad del Estado”, si bien el gobierno de Barack Obama ha negado insistentemente que el contratista actuara como espía para Washington.

Ayer, el pontífice estuvo reunido por 45 minutos con Raúl Castro, pero ni los voceros de la comitiva papal o iglesia cubana dieron detalles de la conversación, aunque las declaraciones de Nuland hoy hacen suponer que el tema Gross no estuvo en la charla como pretendía Washington.

Benedicto XVI, el segundo sumo pontífice que visita Cuba, concluyó en el país caribeño 23er viaje desde que fue elegido jefe de la Iglesia católica, gira que incluyó México, donde el papa estuvo tres días, en los que ofició dos misas y se reunió con el presidente Felipe Calderón.

Télam


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora