Iniciativa polaca muy poco feliz



#

Paradójicamente, el mismo día en que se celebraba el aniversario de la liberación de los detenidos que aún estaba con vida en el terrible campo de concentración y muerte de Auschwitz al tiempo de consumarse la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial , el actual Parlamento polaco aprobó una insólita ley, en virtud de la cual en más se penaliza cualquier sugerencia de que existió cualquier complicidad polaca con la maquinaria nazi que en su momento asesinara –en Polonia- a millones de personas pertenecientes al pueblo judío.

Se trata de una manera, groseramente burda, de tratar de manipular la historia. Y, peor aún, de imponer como “única” realidad aceptable a una presunta verdad que, en rigor, resulta poco creíble. Casi imposible.

Es utópico tratar de ocultar el Holocausto. Y los lugares en los que se consumara. Así como las responsabilidades consiguientes. También lo es desfigurar o disfrazar una historia que conforma una de las peores atrocidades criminales de todos los tiempos.

En Polonia –recordemos- se exterminó cruelmente a nada menos que tres millones de judíos y, además, a casi dos millones de polacos no judíos. Esto sugiere que casi la mitad de los judíos que fueran exterminados en el Holocausto murieron en Polonia. Lo que es innegable. Aunque duela, la verdad es que es lo que ocurrió. Y es poco creíble que no haya habido complicidad local alguna, directa o indirecta.

La norma polaca comentada podría, quizás, hasta tener otro propósito, el de detener y/o desalentar las investigaciones sobre lo acontecido. Ello sería por demás vergonzoso. Y torpe.

Por esto es lamentable que Polonia haya sancionado la norma comentada. Es necesario revisarla y, más aún, dejarla sin efecto. La historia determinará seguramente si hubo, o no, complicidad local de algún tipo en la que fuera una de las tragedias más duras de la historia de la civilización humana.

Más allá de los biombos o cercos con los que de pronto, desde el nacionalismo, se pretende disimular la realidad.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.


Comentarios


Iniciativa polaca muy poco feliz