Jardín: consejos para tener los rosales más lindos

En esta oportunidad, el experto en rosales, Gustavo Ríos nos aconseja sobre el cuidado, el mantenimiento y la poda. Tips, secretos, y todo lo que hay que saber para que esta bella planta se luzca en nuestros jardines.

1 - Los rosales prefieren un lugar soleados: Decidir dónde ubicaremos el rosal es una elección importante, porque de ello también dependerá una vida sana de la planta. El experto en rosales Gustavo Ríos aconseja que el lugar adecuado es a pleno sol. Puede haber una leve sombra en parte del día o paredones que tapen el sol directo, pero nada más que eso. También debe haber espacio para cada planta no compitan entre sí.


2 - El suelo: “El suelo debe tener una textura mediana, ligeramente ácido y rico en nutrientes y humus. En caso de que exista salitre o suelo duro es conveniente realizar un cambio de suelo”, aclara el experto.

3 - La plantación: Al adquirir una planta rosal puede venir envasada ó a raíz desnuda. Como tratamos en otra oportunidad, se hace un hoyo de 50 centímetros de profundidad por 60 centímetros de diámetro. “Al colocar una planta que viene a raíz desnuda se le hace un corte en los extremos de sus raíces, porque son muy finos y conviene cortarlos”, explica Ríos y añade: “También se hace una pequeña poda arriba, para evitar ramas deshidratadas y que la planta no desgaste tanta energía, en darle savia en todos los extremos”.

Una vez realizada la poda de raíces y la poda superficial- en caso de que la planta sea raíz desnuda, especifíca Ríos - se introduce la tierra suavemente y apretando con las manos en la parte inferior del hoyo y así sucesivamente verificando que el injerto quede por sobre el nivel del suelo. En esta etapa, la recomendación es que hasta que empiece a rebrotar, agregar un poquito de suelo al tallo principal, de esta manera, la planta no sufre. Cuando comienza a brotar esa tierra se descomprime junto con el tallo y sigue su normal crecimiento.

4 - El riego: Según el experto, el riego en rosales debe ser abundante una vez por semana porque los riegos deficientes alteran el funcionamiento de la planta, se decae y la floración emite pimpollos muy pequeños y no lo va a hacer con periodicidad.

Funkuhr/Laser Beam, que florece en color amarillo fuerte y pasa luego al rojo.


5 - El abono: En cuanto a la utilización de abonos, Ríos afirma que no es conveniente colocarlo dentro del pozo, al momento de colocar la planta.

Pero sí, una vez colocada se puede complementar con algún fertilizante nitrogenado, o abono orgánico, si es de animales debe estar previamente descompuesto antes de usarse en las plantas. El uso de un nitrogenado en época de floración y en invierno un triple 15, aconseja.

6 - Podas: Gustavo Ríos explica que existen distintos tipos de rosales y cada uno requiere diferentes podas. “En rosales de pie bajo y alto es fundamental observar por sobre la planta todas las ramas que estén hacia adentro, junto con las secas. Una vez que sacamos las ramas enredadas comenzamos con las ramas de contorno”, explica el hombre.

La poda indefectiblemente se hace todos los años en rosales, para rejuvenecer la planta - asegura Ríos. Normalmente, la poda del rosal - explica el experto -se hace de la saliente de la rama del año, contando 10 centímetros, o sea, que va a tener 2 o 3 yemas y lo que se busca es dejar siempre las yemas encontradas del lado de afuera. Es decir, se realiza la poda a 10 cm de la rama del año anterior, que puede tener 2 o 3 yemas. Siempre se debe podar por encima de la yema que se encuentra por el lado exterior de la planta.

Gustavo Ríos, un verdadero experto en el cuidado y cultivo de las rosas.


En rosales trepadores, en cambio, la poda consiste en quitar todos los chupones del año que salieron abajo y enredan la planta. Se busca sobre todo que las ramas de la planta madre estén en correcto funcionamiento - aclara Ríos - y que emitan brotes con vigor, mientras que los sobrantes, se sacan.

“Sobre las ramas viejas dejo chupones con 2 o 3 yemas hacia el extremo de esa rama y que no se enreden y mantener a la planta sin que desvíe su exterior y su altura buscando la armonía visual”, indica Ríos.

En cuanto a la poda de rejuvenecimiento después de 3 o 4 años la planta ya ha emitido varias ramas, entonces se busca que la planta emita yemas y que broten nuevos brazos. “Logramos que de esa rama vieja se emita ramas nuevas y de esa forma se va rejuveneciendo la planta”, señala.


Los grandes reproductores los hacen con pie de variedades estipuladas que no dan a conocer, pero generalmente hay muchas variedades que se hacen sobre la famosa rosa mosqueta - especifica Ríos - y asegura que es adaptable a cualquier suelo.

“Sobre ese pie de rosa mosqueta, se le injerta las variedades que pretendemos”, acota y añade: “En forma casera se hace con esquejes de las podas, pero no van a producir la misma floración que cuando estaban en plantas logradas de injertos. Se puede, pero no con las condiciones que tenían en la planta madre”.


Pulgones y otras plagas: tratamientos



Para Ríos, una vez realizada la poda de rosales se debe retirar la totalidad de la poda del lugar y cerca de los rosales debido a que muchas veces quedan restos de enfermedades de la planta, para asegurar la limpieza del lugar sin contaminación y libre de insectos, virus, hongos, etc.

Otra recomendación es la remoción del suelo y quitar todo tipo de yuyos que se encuentre alrededor de la planta. Es una tarea necesaria y escarpir, para mantener limpio el suelo y que la planta no compita con ninguna otra.

En cuanto a plagas es un tema complejo porque hay sectores que tiene sus recomendaciones específicas. “Al comienzo de temporada como hay un desarrollo muy grande de sus follajes existe mucha influencia de pulgones por lo que debemos estar atentos”, dice.

Plantadas cerca, pero sin encimarse, le aportan colorido y perfume al jardín.


Pueden utilizarse químicos u orgánicos. Los químicos generalmente se le colocan productos de priretroide, que son moléculas con actividad insecticida que se aplican a cosechas, plantas de jardines, animales domésticos. “Algunos fosforados y también clorados, pero mi consejo es colocar un producto piretroide”, señala Ríos.

En productos naturales- aclara- recomiendo humedecer muy bien la planta y colocarle cenizas. Otro producto es diactomea, que son microorganismos fotosintetizadores que forman parte del fitoplancton, en forma de polvo. Pulgones y otras plagas van a desaparecer, afirma y agrega: “Estos dos controladores naturales se quedan en las plantas sucias con manchas blancas, que se controla cuando se termina con la plaga con un lavado de la planta. La otra plaga es la arañuela que se combate de la misma forma que el pulgón. Existen otras plagas, que no son tan frecuentes como orugas, hormigas podadoras, pero son muy espaciada, su presencia, asegura el experto. Para el tratamiento de oídeos, mancha negra, cochinillas son más puntuales y se dan en espacios donde se tienen poca aireación y radiación solar. “Esas plagas hay que tratarlas puntualmente con fungicidas específicos. Recomiendo los cardobordoles que se prepara naturalmente con sulfato de cobre”, concluye el experto.


Comentarios


Jardín: consejos para tener los rosales más lindos