Juicio a la Triple A: perpetua para el asesino de "Watu" Cilleruelo, un estudiante de Roca

Raúl Aceituno fue condenado por el Tribunal Oral Federal de Bahía Blanca. El crimen ocurrió en 1975, dentro de la Universidad Nacional del Sur.

El Tribunal Oral Federal (TOF) de Bahía Blanca condenó a cuatro ex miembros de la Triple A por crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1974 y 1975. Uno de ellos fue sentenciado a prisión perpetua por el asesinato del estudiante y militante de Roca David “Watu” Cilleruelo, en las instalaciones de la Universidad Nacional del Sur, donde estudiaba ingeniería.


La sentencia fue unánime: Raúl Roberto Aceituno fue condenado a prisión perpetua porque el TOF confirmó que integró la Triple A y lo encontró responsable del asesinato “Watu” Cilleruelo.


Además Juan Carlos Curzio, Héctor Angel Forcelli y Osvaldo Pallero fueron sentenciados a cumplir una pena de 10 años de cárcel por haber sido hallados culpables del delito de asociación ilícita.


La sentencia fue firmada por los jueces Roberto Amabile, Pablo Díaz Lacava y Marcos Javier Aguerrido.


Los magistrados consideraron los crímenes evaluados durante el debate como delitos de lesa humanidad, y sentenciaron a los cuatro acusados, quienes fueron parte de la versión bahiense de la Triple A. Desde el área de “Seguridad y Vigilancia” de la Universidad Nacional del Sur, donde estaban contratados, amedrentaron, persiguieron y asesinaron militantes entre 1974 y 1975.

Para Aceituno, el único de los cuatro que llegó al juicio con prisión domiciliaria, el TOF ordenó estudios médicos. Es que padece cáncer por lo que es muy probable que no lo trasladen a una cárcel.

“Watu”

Watu” Cilleruelo se había ido de Roca Bahía Blanca para estudiar ingeniería. Allí militaba en la Federación Comunista.
Según recordó www.radionacional.com.ar la mañana del 3 de abril de 1975, el joven repartía volantes de su agrupación.

David “Watu” Cilleruelo.


En ese momento entraron a los pasillos Jorge “Moncho” Argibay, su hijo Pablo y Raúl Aceituno. “Moncho” chequeó la identidad de “Watu” y le disparó en la nuca.
La banda salió del lugar, abordó el Ford Falcon en el que habían llegado y partieron del lugar.


Los compañeros de “Watu” lo llevaron al Hospital Municipal, pero la cirugía de urgencia no fue suficiente: murió 2 horas después de recibir el disparo.


“Watu” había sido marcado al menos en dos ocasiones: en el velatorio del obrero y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores, Luis Jesús “Negrito” García, unos meses antes y en una asamblea en la UNS en marzo de 1975, pocos días antes de su asesinato. Ahí “Watu” participó de una reunión en la que se denunciaba el accionar de Remus Tetu, el rector nazi de la Universidad Nacional del Sur.


Comentarios


Juicio a la Triple A: perpetua para el asesino de «Watu» Cilleruelo, un estudiante de Roca