Gerez mueve fichas para acomodar la interna de los fiscales jefes de Neuquén

Designó a Sandra González Taboada como su subrogante. También le recortó facultades a Fernando Rubio. Por otro lado, se le rebelaron los asistentes letrados.





En una jugada sorpresiva, el fiscal general José Gerez designó a la fiscal jefa de Zapala, Sandra Inés González Taboada, como su reemplazante cada vez que deba ausentarse por razones oficiales o licencias. Será la primera vez que una mujer ocupe la cabeza del Ministerio Público Fiscal.

Gerez nombró a González Taboada mediante la resolución 15/22, que se conoció este lunes. El motivo es la jubilación de quien lo venía subrogando, el fiscal jefe Rómulo Patti. El suplente será el fiscal jefe de Homicidios, Agustín García.

Varios aspectos de la decisión resultan llamativas. La primera, que no haya elegido como su reemplazante a quien hasta ahora ocupaba el lugar en la línea sucesoria detrás de Patti, el fiscal jefe Pablo Vignaroli.

Fría y congelada

Sandra González Taboada y José Gerez, según pasan los años. (Archivo)

González Taboada tiene sobrados merecimientos para ser subrogante, más allá de su antigüedad y de ser la única fiscal jefa de la provincia. Pero su relación con Gerez siempre fue distante, incluso fría. Cuando él llegó al cargo de fiscal general, ella enseguida tuvo claro que debía buscarse otro destino y concursó -y ganó- para el puesto que hoy ocupa en Zapala.

Es evidente que la relación entre Gerez y Vignaroli está congelada. Por algo lo borró directamente de la línea sucesoria.

Lo segundo que llama la atención es que González Taboada fue designada subrogante con una corta fecha de vencimiento: hasta el 31 de diciembre de este año. Hasta el mismo día fue nombrado suplente Agustín García.

En la provincia de Neuquén hay tres fiscales jefes más: Maximiliano Breide Obeid, en la capital; Fernando Fuentes, en Chos Malal, y Fernando Rubio en San Martín de los Andes. La jefatura de fiscales en Cutral Co está vacante desde la jubilación de Santiago Terán.

Problemas en el sur

Rubio es una fuente habitual de problemas. Uno de sus subordinados, el fiscal de Junín de los Andes Manuel González, volvió al trabajo luego de una prolongada licencia con una condición: no depender más de su antiguo jefe.

Gerez encontró una solución del tipo contorsionista: González, desde Junín de los Andes, reporta a Fernando Fuentes, que está en Chos Malal.

Así como los fiscales jefes se reparten las causas más complejas de Cutral Co, por la vacancia en el cargo, empezaron a hacer lo mismo con las de la zona sur de la provincia. Es una forma de recortarle más poder aún a Rubio e invitarlo a que se jubile.

El ejemplo más emblemático es el legajo abierto por el enfrentamiento entre facciones de ATE en San Martín de los Andes: la tentativa de homicidio en la que está imputado el tirador Pedro Jofré la investiga Agustín García, de Neuquén capital. A Rubio le dejaron a cargo las lesiones leves y los daños calificados causados durante la pelea.

Reclamo de asistentes letrados

Gerez tiene problemas en la cumbre y en la base de su organización. Los asistentes letrados, que hacen casi el mismo trabajo que los fiscales del caso pero ganan menos (dentro de lo que significa «menos» para un sueldo del Poder Judicial) se afiliaron a Sejun y se declararon en estado de alerta y movilización.

Reclaman, esencialmente, una suba de categoría, con el correspondiente aumento salarial. Hay otras reivindicaciones vinculadas con las guardias, pero seguramente son conversables.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Gerez mueve fichas para acomodar la interna de los fiscales jefes de Neuquén