La billetera virtual que viajó de Choele a los Estados Unidos



#

Sebastián Serrano, de Choele Choel, es el creador de Ripio.

Sebastián Serrano tiene apenas 36 años y está en medio de una revolución. El joven choelense, que vive la mitad del año en Buenos Aires y la mitad en San Francisco (Estados Unidos), es uno de los socios y creadores de Ripio, una de las principales billeteras virtuales de América Latina.

Sebastián se fue a los 18 de Choele, adonde había llegado con tan sólo 3 meses. “Mis viejos vinieron a vivir a un chacra. Yo había nacido en Buenos Aires, y me críe en Choele”.

Luego de terminar la secundaria se fue a La Plata para estudiar Física pero finalmente cambió y terminó informática. “Yo ya programaba a los 8 años, en mi casa. Era un poco nerd”, se ríe.

Sebastián ayudó a crear el primer proveedor de Internet de Choele en el 2012 lideró el equipo de devsAR, trabajando en soluciones web y móviles para diversas compañías de Latinoamérica. Interesado por las nuevas tecnologías financieras y especialmente atraído por el potencial de Bitcoin, en el año 2013 fundó BitPagos (hoy Ripio). Ahora, asegura él, está en medio de un proceso revolucionario dentro de la red. “Bitcoin viene a digitalizar el concepto de valor”, define.

El “Bitcoin es un dinero nativo de la internet. Es completamente global, es descentralizado en el sentido de que no depende de un organismo central que pueda controlar la emisión, no se va a duplicar la cantidad de bitcoins mañana por la decisión arbitraria de nadie, y eso hace que sea muy difícil alterarlo”.

El bitcoin nació en el 2009 con un valor de nada y fue creciendo de manera constante todos los años, a excepción del 2014. De nada pasó a cotizarse unos 3.300 dólares. Su valor se da también porque hay un número limitado en el mercado: 21 millones.

Pensando en ese mercado, nace poco después “Ripio, que es el servicio de compra y venta de bitcoins. “Somos tres socios y –además- tenemos inversores importantes de Sillincon Valley”, indicó.

“Queríamos algo que sonara a piedra, y finalmente le pusimos ripio porque en la Patagonia hay muchos caminos de ripio, que en gran parte son caminos nuevos o algo que abre caminos nuevos”, cuenta Sebastián, que habla con pasión

Sebastián utiliza dos palabras cargadas de significado y fuerza: revolución y disrupción. “Estamos en medio de proceso revolucionario”, repite. Y cuenta que este emprendimiento nació en el 2013, cuando analizaron estar en una etapa disruptiva. Que se estaba en un proceso de cambio importante, donde algo nuevo y grande podía salir. Ripio es una empresa líder en el ecosistema fintech de la región y reconocida por ser una las startups más innovadoras a nivel mundial”

Sebastián, se muestra calmado cuando habla. Con paciencia de docente responde preguntas a quien no sabe nada del tema. “Hoy se pueden realizar muchas transacciones con bitcoins. De hecho se comporta como el dinero viejo, pero también tiene otras características que lo hacen único”, enseña. Entre las ventajas, señala la libertad de pago –se puede mandar cualquier cantidad de dinero a cualquier parte del mundo en segundos–, mayor seguridad y control.

Sebastián Serrano cree que estamos en el génesis de las criptomonedas. “Así como fue con internet donde había que crear los servidores, los buscadores... Yo me pregunto quiénes serán los Facebook, los Instagram de las criptomonedas. Creo que de ahí va a salir algo grande”.


Comentarios


La billetera virtual que viajó de Choele a los Estados Unidos