La carga de datos de covid en Roca: una ruta endeble y fácil de alterar

Las contradicciones en los informes del gobierno sobre los casos positivos tienen una historia previa. Testimonios ayudan a reconstruir un camino con comunicaciones informales, “telefonazos” y un malestar que traspasó los límites del López Lima antes de llegar a la “transparencia” actual.



Los hisopados se realizan en el consultorio que está en el ingreso al hospital por calle Gelonch.

Los hisopados se realizan en el consultorio que está en el ingreso al hospital por calle Gelonch.

“No ocultamos datos. No podemos ocultarlos, porque ni la gente ni los empleados de los hospitales los ocultarían”. “Somos la provincia que todo lo decimos”.

Dos frases textuales de la secretaria de Políticas de Salud, Mercedes Ibero, durante la noche del jueves, cuando el gobierno reportó cifras de contagio de covid-19 notoriamente más altas que las informadas en las jornadas anteriores.

Pero ante esas afirmaciones, caben preguntas: No se pueden ocultar los datos, ¿pero se pueden manipular? El gobierno provincial dice “todo”, pero… ¿cuándo lo dice?

No se trata de detalles menores, porque la carga de datos al ya famoso “SISA” es determinante para elaborar la estadística de duplicación de casos de una ciudad o de una provincia. Y si alguien decide “planchar” los reportes, la duplicación se acercará más rápido al piso tranquilizador de 25 días. Y si no se baja de los 25 días (Río Negro estaba la semana pasada en 27 días), no se retrocede en la cuarentena. No hay que volver de la DISPO al ASPO. No hay que restringir la actividad económica. No hay que profundizar el malhumor social.

Por todo eso, los datos de Roca fueron centrales en los últimos días. Y lo que empezó como una singularidad, con informes oficiales que promediaban los cinco casos diarios, se transformó esta semana en un serio problema para el gobierno provincial.

Primero fue un secreto a voces dentro del hospital López Lima. Pero las contradicciones empezaron a ser tan elocuentes que rápidamente tomaron estado público. Y ante esa exposición, el Ministerio de Salud no tuvo más opción que desandar el camino y reflejar cada día los resultados totales de los testeos con resultado positivo. Así fue como apareció el salto del jueves -con 11 confirmaciones- y el de anoche, cuando se admitieron 16 nuevos contagios.

¿Pero cómo y cuándo empezó todo? ¿Cómo era y cómo es ahora el procedimiento de carga de datos?

RÍO NEGRO reconstruyó ese camino, a partir del testimonio de personal del propio hospital y del sector privado de salud.

El punto de partida hay que ubicarlo en el caso que desató la primera disputa entre el municipio y el gobierno provincial. Fue la muerte de un hombre en la Clínica Roca, que se informó tarde y que activó los mecanismos para aislar al resto de su familia con una demora tal que hizo imposible evitar que uno de sus hijos llegara al municipio para pedir un sepelio social. Después de eso, lo conocido: temor, cierre del municipio, desinfección y un áspero cruce de acusaciones entre el sorismo y el gabinete de Arabela Carreras.

Admitido por autoridades de Salud, todo eso ocurrió porque desde la clínica enviaron un mensaje por Whatsapp al hospital -tal cual estaba acordado previamente- y en el López Lima alguien olvidó replicar en tiempo y forma ese reporte al ministerio.

Con el escándalo público y político desatado, el ministro Fabián Zgaib habría transmitido su malestar y desde la Dirección del hospital asignaron a una empleada el trabajo exclusivo de la carga de datos de Roca para que se incorporen a la plataforma SISA.

A esa altura seguramente ningún funcionario pensaba que la curva de contagios en la ciudad seguiría en alza por tanto tiempo.

“Ella (por la empleada) cargaba todo. El problema es que el número de positivos empezó a crecer. Entonces llegó un llamado desde Viedma, con la instrucción de no cargar más de cinco por día”, explicó ayer un trabajador del López Lima que a diario recorre la zona más caliente del hospital en la pandemia.

Siguiendo la reconstrucción de esta fuente calificada, de esa manera se logró controlar el crecimiento de la curva, con un mecanismo que aprovechaba los días en los que no se registraban testeos positivos (habitualmente los fines de semana) para “descargar” los acumulados de días anteriores.

El escenario descripto por ese agente público encaja con otro dato importante: desde que fue habilitado, el laboratorio del hospital concentra el 90% de los testeos realizados a vecinos de Roca.

El centro privado autorizado para los hisopados -a quien difícilmente pudieran haberle sugerido que atenúe el ritmo de carga- se encarga principalmente de los hisopados que llegan desde otras ciudades del Alto Valle, donde el número de contagios es menor que en Roca.

Claro que -a pesar de trabajar en órbitas diferentes- los profesionales del sector público y privado están conectados en forma permanente.

Y así fue como la preocupación de los agentes del López Lima por las distorsiones que presenciaban a diario traspasó los límites del hospital y se instaló en distintos puntos de Roca.

Con las publicaciones de RÍO NEGRO sobre las contradicciones en la información, la mañana del jueves fue de máxima tensión en el hospital. Pero más allá del nerviosismo de algunas autoridades, finalmente llegó la orden (hay quienes dicen que incluso quedó registrada en un audio de Whatsapp): “A partir de ahora se carga todo”.

Esa noche y ayer la secretaria de Salud informó cifras mucho más altas para la ciudad. Y los empleados del López Lima sintieron algo de alivio, porque vieron más lejos el riesgo de quedar involucrados en prácticas con fuerte tinte político y escaso sustento epidemiológico.

Otro fuerte salto

16
casos positivos fueron informados ayer en Roca.
27
contagios fueron reportados en Roca por el Ministerio de Salud en los últimos dos días.

“Los positivos se informan inmediatamente”

Las contradicciones entre los números informados de pacientes positivos de covid-19 de Roca entre el parte oficial de Salud y los laboratorios locales, generó nuevos ecos.

"Quizá el laboratorio privado no carga", había dicho de la secretaria de políticas públicas de Salud Mercedes Iberó luego de ser consultada y esa declaración -que arrojó un interrogante sobre el privado- motivó la reacción de los titulares del laboratorio Microbiom de Roca, quienes insistieron en que es el Ministerio de Salud quien centraliza y carga los datos de los pacientes confirmados a la plataforma SISA.

Desde ese laboratorio, aclararon que, por su parte, "los análisis positivos se informan inmediatamente siempre y puede suceder que los que sean negativos demoren algunas horas más en ser notificados (no más de 24 horas), pero es por la demanda de trabajo que tenemos”.

Por otra parte, explicaron que desde que el laboratorio del Hospital López Lima empezó a procesar y analizar muestras de covid (el 3 de junio), es centralmente el público el que se ocupa de los testeos de pacientes de Roca. “Actualmente, tenemos pocas muestras de Roca que vienen de alguna clínica privada, pero el 90% de las muestras de esta ciudad las está analizando el hospital”, dijeron y con esto remarcaron que no tienen demasiada incidencia en las cifras de Roca. 

A modo de ejemplo, el miércoles (17 de junio) procesaron 60 muestras de coronavirus en el día y solo dos fueron de pacientes de Roca. Los otros 58 análisis eran de pacientes de Cinco Saltos, Catriel y Allen; ya que Microbiom sigue canalizando los testeos del todo el Alto Valle. “El hospital es el que va a ir manejando cada día más, la información de Roca”, insistieron.

Por otra parte, desde la institución privada comentaron que están empezando a recibir mayor demanda de empresas que solicitan el test para sus empleados por motivos laborales, como por ejemplo trabajadores viajantes.

Paso a paso, del hisopado al SISA

El hospital de Roca realiza alrededor de las 10 de la mañana los hisopados a personas que representan un caso sospecho de covid-19.

Las muestras se toman en el ingreso al predio del López Lima por calle Gelonch, en el espacio que antes de la pandemia se utilizaba como consultorio inclusivo.

Los resultados están antes de las 18 y desde el propio hospital están en condiciones de incorporarlos al SISA (Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino).

Por su parte, el laboratorio privado realiza dos procesamientos por día. El primero comienza a las 9:30 de la mañana y los resultados están cerca de las 14:30 y la segunda arranca a las 17:30 y concluye cerca de las 22. Por eso al día siguiente se informan los datos al Ministerio de Salud, durante la mañana. 

La modalidad hasta el momento es el envío de los datos de los pacientes con su respectivo resultado consignando nombre, apellido, DNI y horarios a través de mensajes de Whatsapp. Este mensaje se envía a diario al personal del Ministerio de Salud encargado de cargar datos a la plataforma SISA. 

“Especialmente nos encargamos de que los resultados positivos lleguen de inmediato”, señalaron y recordaron desde el laboratorio que no tienen acceso a la plataforma y a la carga de datos. 


Comentarios


La carga de datos de covid en Roca: una ruta endeble y fácil de alterar