#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

La clave “Token”: una nueva herramienta de los estafadores

Es un código que se utiliza en el homebanking. La maniobra consiste en ofrecer premios, a través de llamados telefónicos, en los que se pide activarlo.  Una vez que la persona reconoce el engaño, los defraudadores ya realizaron transferencias a otras cuentas, y se hace imposible recuperar el dinero.



El banco no se responsabiliza de la pérdida por la operación que hace el propio estafado.

El banco no se responsabiliza de la pérdida por la operación que hace el propio estafado.

Las estafas telefónicas son el principal escollo para el departamento de Delitos Económicos de la Policía. A diario y en toda la provincia se realizaron en promedio, durante el 2019, unas dos denuncias por este tipo de delito, una modalidad que se renueva todo el tiempo y que, paradójicamente, utiliza los mecanismos de seguridad bancarios para sacar provecho. La nueva clave de estas estafas es el código “Token”.


Sobre el escritorio del jefe de Delitos Económicos de la Policía de Neuquén, Mauricio Pamich, descansa un papel con una ecuación que es muy simple pero que, a grandes rasgos, define la modalidad que hoy en día encabeza la lista de denuncias que recibe la unidad de investigación: “llamada inesperada con promesas de beneficios económicos ‘X’ sumado a una invitación al cajero automático es igual a una estafa”, explicó el comisario inspector.

Si bien no hay cifras exactas de la cantidad de hechos que ocurren en la provincia, estiman que esta modalidad, y en todas sus variantes, dejó aproximadamente unas 730 víctimas en 2019 (dos por día), que representan un 70% de las denuncias que recibe Delitos Económicos.


Antes el número era muy elevado, se llegaban a recibir hasta siete denuncias por jornada: “son números que varían, hay días que tenemos dos hechos, otros días nada, y otros días cuatro. Pero en promedio podemos decir que recibimos dos denuncias por día”


Según Pamich, la lógica de los estafadores está dirigida por un “fino trabajo de lo que nosotros llamamos ingeniería social. Hay gente detrás de esto que se ocupa de montar estas maniobras, se ocupa de analizar la coyuntura social y política, elabora estrategias que luego las ejecuta a través de varios operadores”.

Refirió que se trata de “un delito sin fronteras, porque se suele ejecutar desde otras provincias, principalmente Córdoba, pero también Buenos Aires y Santa Fe, por eso es tan difícil combatirlo, porque se trabaja entre distintas jurisdicciones judiciales y policiales”.

Fraude millonario

Pamich señaló que en el último año detectaron varios hechos, más de 10, donde las víctimas han perdido sumas que van de los 200.000 pesos a los 300.000. Esto se debe a la implementación de la clave “Token” en los bancos y el rédito que le sacan los delincuentes. Este código se utiliza en el homebankig para hacer distintas operaciones y, entre otros aspectos, permite aumentar el límite de transferencias y el pedido de préstamos sin necesidad de ir hasta la sucursal.

Pamich aseguró que por lo general en los llamados telefónicos que ofrecen premios, los estafadores piden a la víctima que vaya al banco y por medio de alguna “historia o engaño” logran que el dueño de la tarjeta active la clave y haga transferencias bancarias hacia la cuenta del estafador, puede ser el dinero que estaba en la cuenta o mediante la maniobra hacen que la víctima gestione préstamos que después deberá pagar.

A partir de ahí y una vez que la víctima cae en el engaño, los delincuentes diluyen el depósito bancario, lo ramifican haciendo varias transferencias a otras cuentas lo que hace casi imposible recuperar el dinero: “por las investigaciones hemos visto hasta 13 transferencias en pocos minutos, cada cuenta se queda con un porcentaje y como las sumas de dinero que se redistribuyen no son elevadas, el sistema bancario no bloquea las cuentas”.

El saldo de la estafa es que la víctima irremediablemente pierde el dinero y además el banco no se responsabiliza de la pérdida porque la operación la hace el propio cliente.

Difusión y prevención

Pamich afirmó que la mejor herramienta para prevenir las estafas es la difusión.

“Nosotros creemos que la gente tiene que saber lo que pasa y por eso hemos tenido muy buenos resultados, bajamos la cantidad de delitos de manera drástica”, explicó.

En ese contexto el comisario dijo que se está elaborando una campaña de difusión intensiva, que va a comenzar hacia fines de febrero. “Estamos elaborando folletos y vamos a capacitar a todas la vecinales de Neuquén, para que sean multiplicadoras. El personal de Delitos Económicos va a dar charlas de una hora en los barrios para poder tener mayor alcance”, aseguró.

Anticipó que luego intentarán trasladar la experiencia a las ciudades aledañas de la zona de la Confluencia, , entre ellas Plottier, Centenario y Senillosa, y luego extenderán al interior de la provincia antes de fin de año.

El ranking de delitos

Si bien las estafas telefónicas en todas sus variantes son las más frecuentes, representan el 70% de los casos en los que interviene Delitos Económicos, las estadísticas se completan con un 20% de denuncias por defraudaciones con la venta de vehículos, un 5% con fraudes electrónicos, y 3% ocurren en cajeros automáticos.

En estos casos se encuentran las tarjetas duplicadas, y el remanente del 2% se ubican otros perjuicios económicos de menor impacto.

Pamich explicó que de las estafas telefónicas se desprende un abanico de modalidades. Entre ellas los premios, el llamado “cuento del tío”, reparaciones históricas y hasta beneficios inesperados.

En todos los casos desde la Policía recomiendan “ser cautelosos y tener desconfianza. No dar nuestros datos y siempre cortar la comunicación”.


Comentarios


La clave “Token”: una nueva herramienta de los estafadores