La investigación por la búsqueda de Lucas Muñoz se desvió por la activación del chip

Así lo afirmó el ingeniero David Baffoni, de la Oficina de Investigaciones de Telecomunicaciones de la Procuración, en el juicio a los policías imputados por el delito de abuso de autoridad. Mañana miércoles serán los alegatos.



En la segunda jornada del juicio a los policías acusados declaró el perito David Baffoni de la Procuración. (Gentileza)

En la segunda jornada del juicio a los policías acusados declaró el perito David Baffoni de la Procuración. (Gentileza)

Cinco comunicaciones cruzaron en menos de una hora el sargento Néstor Meyrelles y el oficial Federico Valenzuela Campos el 15 de julio de 2016.

Meyrelles estaba en Sargento Vidal y para comunicarse con su camarada, que se encontraba en Bariloche, le pidió el celular a un compañero de trabajo. Nunca le dijo a quién llamó ni porqué. Después, el dueño del celular se enteró y entregó el aparato a la justicia.

Las peritaciones que se hicieron sobre los celulares de los protagonistas descubrieron que Valenzuela Campos y Meyrelles cruzaron información sobre el policía Lucas Muñoz, que llevaba 24 horas desparecida.

Valenzuela le envió por mensaje a Meyrelles el número del teléfono de Muñoz y después el documento de identidad. A las 13.16 de esa jornada, se activó una línea prepaga a nombre del policía desaparecido. La maniobra captó la atención de los investigadores, que se encontraban en Bariloche dedicados a la búsqueda de Muñoz. Todas las miradas se dirigieron hacia la ciudad de Neuquén, donde se ubicó a la empresa que dio el alta de la línea.

Horas después, se determinó que Meyrelles había gestionado la compra del chip para activar la línea a un conocido, que tenía una agencia en Catriel, que dependía de la firma neuquina.

El ingeniero David Baffoni, de la Oficina de Investigaciones de Telecomunicaciones de la Procuración, detalló hoy martes en su declaración las comunicaciones de Meyrelles y Valenzuela Campos, están siendo juzgados porque están acusados por el delito de abuso de autoridad.

“Cuando nos encontramos con esto, lo primero que se pensó es que Lucas estaba en el Alto Valle”, recordó Baffoni, en la segunda jornada del juicio contra los policías imputados.

Los imputados Federico Valenzuela Campos (a la izquierda) y Néstor Meyrelles (a la derecha), junto a sus defensores. (Marcelo Martínez)

“Eso implicó dejar de lado otras líneas investigativas y un dispendio de recursos, de tiempo en pos de seguir esa nueva línea de investigación”, explicó el testigo convocado por la fiscalía.

Según la imputación fiscal, Meyrelles compró el chip a pedido de Valenzuela Campos, que se encontraba en Bariloche y la intención era ubicar a Muñoz porque temían que se quitara la vida por problemas que tenía. Explicaron que querían obtener el registro de las llamadas del celular de Muñoz. Pero Baffoni desestimó ese posibilidad en su declaración ante el juez Marcelo Barrutia.

Meyrelles y Valenzuela Campos quedaron bajo sospecha por esa intervención que hicieron sin ninguna orden judicial ni la autorización de los jefes policiales.

Baffoni explicó que la línea se activó, pero nunca se usó. Alicia Ocares y Benjamín Muñoz, los padres del policía asesinado, no son querellantes en esta causa, pero siguen las alternativas del juicio desde la primera fila.

Bariloche 25/03/19 Caso Lucas Muñoz. Juicio a Néstor Meyreles y Federico Valenzuela, policias que activaron un chip de telefonia movil a nombre de Lucas Muñoz. Foto: Marcelo Martinez

Valenzuela Campos trabajaba en la comisaría 42 del barrio 2 de Abril de Bariloche. Allí, cumplía funciones Muñoz hasta que desapareció el 14 de julio de 2016. Hallaron su cadáver el 10 de agosto de 2016 en un descampado, en las afueras de esta ciudad. Fue ejecutado de un tiro en la cabeza. La investigación por el homicidio del policía no avanza y el crimen sigue impune.

Meyrelles y Valenzuela Campos están siendo juzgados por una causa que se desprendió de ese expediente principal.

A Meyreles lo defiende el exjuez Carlos Vila Llanos y a Valenzuela Campos el abogado Gustavo Godoy. Ayer declararon además los excomisarios Jorge Elizondo y Manuel Poblete, quienes fueron pasados a retiro por la causa de Muñoz. Y el comisario José Eliseo González y el subcomisario Carlos Acuña, que trabajaron en la investigación por la desaparición de Muñoz. Dijeron que no había directivas para los acusados, que no participaban de la investigación. Faltó a la audiencia Daniela Rodio, que era entonces la novia de Muñoz. Mañana miércoles desde las 10 serán los alegatos.


Comentarios


La investigación por la búsqueda de Lucas Muñoz se desvió por la activación del chip