La patada de Rojo a Álvarez, la gran polémica del Superclásico

El defensor de Boca le pegó en la espalda al delantero de River y el árbitro, Patricio Loustau, solo lo amonestó.

En un Superclásico disputado y de pierna fuerte, más allá de las discusiones típicas hubo una sola jugada decididamente polémica, con una controversial decisión del árbitro.

Cuando iban siete minutos del segundo tiempo, Marcos Rojo le pegó una dura patada en la espalda a Julián Álvarez. El golpe no fue tan fuerte pero la imprudencia del defensor en una acción temeraria merecía una tarjeta roja.

Patricio Losteau lo amonestó y argumentó que no lo echó porque el impacto "no fue en la cabeza". Desde el banco de River protestaron la decisión pero el juez se mantuvo firme en su decisión.

El árbitro sacó varias amarillas para cada lado pero ninguna otra ameritó una discusión. En total fueron 10 los amonestados, 6 para el Millonario y 4 para el Xeneize.


Comentarios


La patada de Rojo a Álvarez, la gran polémica del Superclásico