«¿Va para Caleta amigo?» El encuentro que le cambió la vida al maestro y fotógrafo que recorre la Patagonia

Edgardo Cárdenas es tucumano y se radicó hace 30 años en Río Gallegos. Maestro jubilado, su pasión es viajar por el sur con su cámara y registrar esa belleza infinita. De su mágico encuentro con un guanaco hace un año en la ruta 3 en Tierra del Fuego surgió un posteo viral y más tarde un libro. Esta es la historia.

Aquel atardecer del verano pasado Edgardo Cárdenas manejaba por la ruta nacional 3 desde Río Grande al paso fronterizo San Sebastián en Tierra del Fuego. Iba concentrado en sus pensamientos y en el camino cuando lo maravilló una de esas escenas que lo enamoraron para siempre del sur: aquella luz mágica que iluminaba la cigüeña que extrae lo que queda de petróleo en un pozo, rodeada de guanacos.

La escena que lo impulsó a parar y sacar la cámara. @edgardocardenasfotografias


Allá en Tucumán, cuando su historia estaba por escribirse, había empezado con la fotografía. Fue su padre quien le enseñó los secretos de la cámara en Simoca, donde se crió tras nacer en San Miguel, la capital. Y a los 13 ya lo acompañaba a casamientos y cumpleaños donde los contrataban. El tiempo lo hizo además docente en escuelas primarias y también lo trajo, hace 30 años, hasta Río Gallegos, bien al sur de la Patagonia. En esa ciudad de Santa Cruz se jubiló y entonces pudo al fin tener más tiempo para lo que más le gusta: salir a sacar fotos en esa Patagonia indómita que lo sorprende cada día.


La sorpresa más linda en Tierra del Fuego

Cruzó despacito la ruta 3.

La tarde en que iba a disfrutar de la sorpresa más linda, detuvo la marcha unos 100 metros más adelante y desandó el camino en aquella soledad: los guanacos escaparon despavoridos, menos uno que primero miró y después se acercó despacio.


Creyó que iba a eludir la camioneta para cruzar la ruta, pero lo que pasó después entró a la galería de sus mejores recuerdos: se asomó a la ventanilla abierta, metió la cabeza, tomó con cuidado la galletita que le ofreció y se quedó ahí, mirándolo.

Un recuerdo inolvidable para Edgardo.

Edgardo no podía creer que le pasara eso, ni esa mirada llena de ternura. Hizo, claro, algunas fotos. Estaba tan cerca que cambió de cámara y de lente. Lo hizo con movimientos lentos, por temor a que se asustara. Pero no. Tampoco lo escupió, como le preguntaron muchos después. Y entonces decidió hablarle. El venía cargado de angustia, pensando en su hija que pronto partiría a buscar su futuro en otra provincia, como alguna vez le pasó a él. Rezaba por ella, pedía que todo saliera bien.


“En todo eso pensaba cuando me encontré con el guanaco, ahí todavía no sabía que era una hembra”, dice Edgardo. “No lo vas a creer pero me miraba. Hubo un antes y un después de ese encuentro. Habrán sido 10 ó 15 minutos. Me tuve que ir solo porque quería llegar a tiempo a la balsa, la última salía a medianoche”, agrega.

Edgardo recuerda cada detalle de ese encuentro: «Me miraba así, no lo podía creer». @edgardocardenasfotografias


Edgardo se fue feliz y con el correr de los días sus imágenes recorrieron la Patagonia. Pero además de miles de corazoncitos y pulgares levantados le llegó una montaña de mensajes. Uno, con humor, reflejaba la situación así: «¿Va para Caleta amigo?» En otro, desde una estancia cercana a Río Grande, le contaban que la de las fotos era una guanaca que había aparecido huérfana en ese campo donde la criaron con un biberón desde que tenía un mes y la llamaron Cristina, que en la fotos se veía nítido el mismo pelito chamuscado de una noche que se acercó demasiado al tacho que calentaba el galpón y la cicatriz que le dejó en el hocico la mordida de un perro, que se había ido varias veces y siempre había regresado, pero la última vez no.


Supo, también, frenar a quienes convirtieron la historia en una tribuna de odio. “Por favor no hagan referencia al nombre de forma despectiva. Es su nombre y fue elegido por las dos niñas que la criaron desde muy pequeña. Cada uno elige lo que quiere ver”, dijo entonces.

«Lo que busco con las fotos es transmitir paz. Fue algo loco, místico, religioso, no se bien cómo definirlo… Pero sí se lo que me hizo sentir: feliz, emocionado. Me hizo sentir paz. Se lo voy a agradecer toda la vida», dice ahora.


El mágico encuentro que inspiró un libro


Edgardo Cárdenas.

Aquel encuentro lo cargó de energía para escribir su libro, “Las aventuras de Guanacullín”, la idea que venía madurando hace tiempo. “Dije es ahora, fue un gran disparador”, cuenta.
La idea central: los animales de la Patagonia invitan a los seres humanos a reflexionar sobre sus acciones y valores. No es que bajan línea y los critican, los invitan a pensar.


Un año después, Edgardo recuerda ese momento como un encuentro único. “Me ayudó mucho a que pudiera escribir una historia que la venía cocinando muy de a poco desde hace muchos años. También me ayudó a reorganizar pensamientos y reflexiones sobre la vida. Si bien creo ser una persona de fe este encuentro fue como una ‘dulce cachetada’ que me despertó desde adentro”, dice.

Hasta la vista, amigo. @edgardocardenasfotografias

Sus viajes, sus fotos y los mensajes que recibe

Es que a lo largo de la experiencia sus viajes por la Patagonia y las fotos que publica después, Edgardo notó algo que lo sorprendió. Lo que pensó como una idea de generar ingresos a partir de distintas maneras de comercializar esas imágenes y conseguir clientes a través de la exposición en las redes, se transformó en algo mucho más profundo por los mensajes que recibe: le agradecen por las fotos que comparte, le cuentan historias personales. Y les responde a todos, en un ida y vuelta que le resulta enriquecedor: “Esto es de un valor enorme para mi. La fotografía es luz y que te lleguen algunos rayitos de luz de la gente no tiene precio”, explica entusiasmado. 

Dos maras en el atardecer en Santa Cruz.

Flamencos bajo cero en la laguna Ortiz de Río Gallegos congelada.

Ñandú al atardecer camino a Cabo Vírgenes

Cisne en laguna Ortiz, Río Gallegos. @edgardocardenasfotografias

Corderito en Laguna Azul a 40 km de Río Gallegos

Lechuza en el estuario de Río Gallegos.


¿Supo algo más de la guanaca? Desde la estancia no volvieron a comunicarse. Y cuando él la fotografió estaba a varios kilómetros de ese campo, con un grupo de guanacos. Además de la caza furtiva y del puma, su predador natural, muchos encuentran una muerte agónica y cruel al quedar enganchados en los alambrados que dividen las tierras. Y a veces, las crías guachas que deambulan son criadas en las estancias.

Atardecer en Santa Cruz. Los guanacos siempre inspiraron a Edgardo a tomar fotografías.
Guanacos al atardecer camino a Cabo Vírgenes. @edgardocardenasfotografias

En charlas posteriores con biólogos y otros profesionales, le dijeron que era mejor que esos animales vuelvan con los grupos a los que pertenecen cuando están en condiciones. “Ojalá haya pasado eso con ella”, dice esperanzado y se despide para organizar su próxima aventura por la ruta 41 cerca de Los Antiguos. Planea recorrer el Parque Patagonia y después llegar a la costa, ir a Puerto Deseado y San Julián. Quiere estar, al menos, un amanecer y un atardecer en cada lugar.

Faro Los Exploradores en Ushuaia, Canal de Beagle.

El Marjory Glen en Punta Loyola, Río Gallegos

Campo de ovejas al atardecer en Güer Aike a 40 km de Río Gallegos


¿Cuáles son sus zonas preferidas para hacer fotos? Le gusta, sobre todo, la cordillera. «Te hace volar la imaginación», dice. Y si se trata de enumerar lugares, menciona el Parque Patagonia, Tolhuin Ushuaia, Los Antiguos, el Bosque petrificado de Jaramillo, la laguna Azul, el Glaciar Perito Moreno, El Chaltén, la Ruta 40. Y la Cueva de las manos: «Un lugar único, místico que te conecta con todo», dice.

Ruta 3 en dirección hacia a la frontera con Chile. Estancia y lluvia
Loicas cantando en el estuario de Río Gallegos

Una ballena en Península Valdés. Fotos: Edgardo Cárdenas.

¿Qué pasó con el libro? Lo tiene listo, pero cuesta una fortuna imprimirlo. Y no piensa renunciar a su sueño de que tenga una buena cantidad de fotografías, aunque sea más caro. Alguien le sugirió buscar sponsor y apareció la chance de una empresa, pero estaba sospechada de contaminar el medio ambiente y no quiso. Tarde o temprano espera poder publicarlo a su manera. Y mientras tanto, seguir en la ruta, captar la belleza profunda de la Patagonia. Y buscar, siempre, que haya coherencia entre los pensamientos y las acciones. Ya lo dijo Guanacullín.

Podés ver más fotos e historias del autor de estas imágenes en https://www.facebook.com/edgardocardenasfotografias?mibextid=ZbWKwL


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios