La “primera dama” del Dique Ballester

Josefa Bouquet Roldán era hermana del exgobernador del Territorio del Neuquén y esposa del presidente Figueroa Alcorta. Su influencia fue clave en la construcción de las obras de regadío.





A lo largo de los años se van encadenando hechos políticos, sociales y culturales con relaciones familiares y personales, que van armando la línea histórica de los pueblos.
Los segundos menos conocidos que los primeros, pero no por eso, menos importantes. En algunos casos, un pequeño detalle de la vida cotidiana de un personaje pudo aportar mucho para el desarrollo de una región. Es el caso que nos ocupa en esta ocasión.

Corría el año 1909 y por estas tierras neuquinas se hablaba de la necesidad de tener canales de riego. El 14 de marzo de ese año, el entonces presidente José Figueroa Alcorta llegó a la capital de Neuquén para recorrer la zona y determinar la viabilidad de los proyectos de regadío.

El dato que comienza a deshilvanar esta historia es que la ejecución de esos proyectos “quedó decidida como resultado de ese viaje”. Pero no fue la única obra que se iniciaría.

El presidente también ordenó la aceleración de los trabajos del canal de riego del Limay, que habían sido encomendados en 1908 y que avanzaban a pasos muy lentos. Según las crónicas de la época, el mandatario nacional había prometido “emplear todo el poder de su influencia para hacer el mayor bien a este territorio”. Y de hecho lo hizo, pero no estuvo solo.

Un año más tarde, el 16 de marzo de 1910, Figueroa Alcorta, que terminaba su mandato en octubre de ese año, regresó a Neuquén para colocar la piedra fundacional de las obras del dique del río Neuquén, que junto al embalse de la Cuenca Vidal, actual Lago Pellegrini, la toma y los canales del sistema de regadío del valle superior del Río Negro, constituyeron una obra fundamental para el desarrollo económico y social de la región.

Se puede pensar que el presidente era bueno cumpliendo su palabra y administrando y repartiendo los fondos nacionales y que el exgobernador del Territorio del Neuquén, Carlos Bouquet Roldán, era obstinado a la hora de gestionar y concretar sus proyectos. Y no se estaría faltando a la verdad.

Pero algunos conocedores de las bambalinas de la historia neuquina aseguran que hay un dato que también pudo haber traccionado para que la ejecución de las obras de riego se concretará.

José Figueroa Alcorta estaba casado con Josefa Bouquet Roldán, hermana de Carlos. La cercanía familiar de ambos mandatarios se fue entreverando en las reuniones políticas, en las discusiones de proyectos y la toma de decisiones. “La influencia de Josefa no hay duda que tuvo algo que ver en favor de estas regiones”, escribió Ángel Edelman en su libro “Recuerdos Territorianos”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La “primera dama” del Dique Ballester