Juntos por el Cambio ante la rebelión K: mantenerse al margen y “garantizar institucionalidad"

El interbloque de diputados mantuvo una reunión de urgencia y acordaron dejar que el presidente resuelva la crisis en el Gabinete. Carrió habló de un “golpe” de Cristina Kirchner contra Alberto Fernández.




Ante la crisis desatada en el Gabinete por la renuncia puesta a disposición por varios ministros y funcionarios, en Juntos por el Cambio buscan mantenerse al margen de la interna del Gobierno, dejar que el presidente Alberto Fernández resuelva el conflicto y limitarse a “garantizar la institucionalidad” desde el Congreso. 

Esa es, hasta el momento, la posición que prima en la principal coalición opositora luego del cimbronazo iniciado con la declinación del ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro,  que derivó luego en un efecto dominó, producto de la dura derrota del Frente de Todos en las PASO del domingo. 

El jefe de la bancada de Juntos por el Cambio, Mario Negri, y sus pares Cristian Ritondo, Silvia Lospennato (Pro), Juan Manuel López (Coalición Cívica) y Miguel Bazze (UCR) mantuvieron una reunión de urgencia y, si bien no hubo un pronunciamiento formal, dejaron trascender que mostrarán cautela y dejarán que el Gobierno pague los costos de la paliza electoral. 

“El Frente de Todos debe resolver sus diferencias internas sin hacerle más daño a la Argentina. Hay un país que se expresó contundentemente en las urnas y exige soluciones a sus problemas. El oficialismo debe actuar con máxima responsabilidad”, expresó Negri a través de Twitter. 

"El Frente de Todos debe resolver sus diferencias internas sin hacerle más daño a la Argentina".

Mario Negri, jefe de la Bancada de Juntos por el cambio.

En el mismo sentido se expresó la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. “Vamos a vivir tres o cuatro días muy difíciles. No sería bueno para la Nación ni para la República que resuelvan su propia disolución”, analizó “Lilita”, quien habló de un “golpe” de la vicepresidenta Cristina Kirchner contra Fernández. 

“El intento de vaciar al presidente por parte de un vicepresidente es un golpe de Estado”, sentenció la dirigente en diálogo con radio Mitre, y recordó que el Gobierno padece un “mal de origen” por haber sido Cristina quien eligió a Alberto como cabeza de fórmula, algo que “en un presidencialismo no funciona”. 

Carrió advirtió que “un vicepresidente  no le puede indicar a su presidente a quién pone o a quién saca” según un resultado electoral, y comparó esta crisis con la que protagonizaron Cristina y Julio Cobos por el voto en contra de la resolución 125, y también el antecedente de Fernando De la Rúa y Carlos “Chacho” Álvarez. 

El titular de la Coalición Cívica a nivel nacional, Maximiliano Ferraro, se sumó a esta postura. “El presidente tiene la obligación de elegir a sus ministros y ejercer su autoridad constitucional ante este golpe faccioso. La expresión de la ciudadanía fue contundente, asuman la responsabilidad y resuelvan sus internas fratricidas”, aseveró. 

Desde el radicalismo, el bonaerense Bazze -quien participó de la reunión de diputados- expresó que “la crisis que se produce en el gobierno demuestra la irresponsabilidad y la incapacidad de todos los sectores que lo componen”. “Ni siquiera pueden encontrar coincidencias para enfrentar la gravísima situación a la que han llevado al país, de la que son absolutamente culpables”, agregó. 

Hubo algunas voces más duras, como la de la diputada Soher El Sukaria (Pro), quien lanzó: “No exageramos cuando advertimos que está en juego la República: el kirchnerismo le pone nafta al helicóptero”. También el radical Luis Petri, que graficó: “El Rey de cartón está desnudo y el Gobierno vacío. La sede del poder se trasladó definitivamente al Instituto Patria. No hay vacancia de poder; hay cambio de domicilio”. 

Corresponsalía Buenos Aires 


Comentarios


Juntos por el Cambio ante la rebelión K: mantenerse al margen y “garantizar institucionalidad»