La Regata del Río Negro también se pone el barbijo





Es la historia de un río y su regata. Un romance de verano que se repite hace más de medio siglo y cuya promesa eterna es reencontrarse el año próximo, a la misma hora y en el mismo lugar.
Es la historia de los palistas y su gente. Las orillas, el grito de aliento en cada salida para luego adentrarse en el silencio con música de río y disfrutar paisajes que sólo se conocen desde adentro. El sprint final al ver la boya flotando en la llegada y la gente, otra vez, ofrendando a sus héroes el reconocimiento a tanto esfuerzo.

Nada ni nadie imaginó jamás que toda esta liturgia del agua gestada en la camaradería y la deportividad estuviera en riesgo cuando el año pasado en Viedma, histórico punto final de la Regata del río Negro, hubo despedida con la habitual promesa de reencuentro en el próximo enero.
En el medio pasaron cosas que trastocaron para siempre las costumbres y los hábitos de la gente. El coronavirus se llevó puesto todo a su paso y la estrecha comunión entre los palistas, la gente y el río, en la prueba de canotaje más larga del mundo, deberá transmutar para poder adaptarse a los tiempos de pandemia.

“En ningún momento se nos pasó por la cabeza suspender la Regata. Si por la cuestión sanitaria no la hubiéramos podido lanzar desde Cipolletti, lo habríamos hecho desde Choele o Conesa…”, afirma una fuente del Comité Organizador, dependiente del Club Náutico La Ribera, el padre de la histórica prueba. “Sólo esperábamos que el Gobierno provincial nos autorizara para anunciar que la Regata se corría”.

Será un verdadero desafío para la Organización articular las acciones para minimizar todos aquellos hábitos ahora incorrectos en contexto de pandemia. En competencias como la Regata hay mucha cercanía entre las personas. No en el agua claro está, sino en los lugares comunes cuando están en tierra, ya sea en las largadas como en las llegadas de las etapas y los campamentos.

Saludo de puño y barbijo antes de entrar al agua. La Regata se prepara para una edición especial. FOTO: ANDRES MARIPE

Imponer la distancia social será todo un reto, principalmente con el público, que históricamente ha poblado las orillas a la espera de los palistas en los distintos puntos de llegada de la travesía.
En el fútbol, por caso, se está jugando sin espectadores en las tribunas, por lo que el protocolo sanitario solamente está afectado a los protagonistas, allegados y demás. ¿Como hacer en una prueba como la Regata donde el público es casi un protagonista más de la competencia?

Desde la Organización se han trazado una serie de requisitos indispensables, incluidos en el protocolo sanitario de la prueba.
“Los palistas deberán presentar al momento de las acreditaciones, una declaración jurada y el certificado médico, cuya fecha no deberá superar las 48 horas previas al día indicado, que en este caso será el viernes 15 en el Predio de Camioneros de la Isla Jordan”, señala Marcelo Carcasson, el titular del Comité Organizador. “El certificado es provisto a cada palista al momento de que se inscribe por la página web de la prueba”, agrega.

“Además a los competidores se les controlará la temperatura todos los días antes del inicio de cada etapa. El palista que supere los 37,5° no podrá largar y será puesto a disponibilidad de la autoridad sanitaria provincial, que acompañará todo el desarrollo de la carrera”, amplió Carcasson.

PALISTAS LOCALES SE PREPARAN PARA PARTICIPAR DE LA 45 REGATA DEL RIO NEGRO QUE SE DESARROLLARA CON RIGUROSOS PROTOCOLOS POR LA PANDEMIA DE COVID-19. FOTO: ANDRES MARIPE

El reto es ahora llevar todo lo planificado a la competencia. No precisamente en el agua cuando los palistas y sus botes surcan la inmensidad del río, sino antes y después de cada parcial donde palistas, colaboradores, organizadores y público en general suelen darle el marco habitual a la prueba en las orillas.
Esta vez necesariamente deberá ser diferente. La Regata aceptó el desafío y habrá que estar a la altura para preservar el espíritu del evento y que la fiesta del agua siga siendo la misma.


Cuál será el operativo en caso de tener un positivo

“Salud Pública de la provincia va a estar codo a codo con nosotros. A ellos les pedimos colaboración con las pistolas láser para medir la temperatura corporal, que se hará antes de cada etapa en el control de flotabilidad. Desde la Organización vamos a llevar un médico, enfermeros y una ambulancia”.
Así lo cuenta Marcelo Carcasson, la cabeza visible de la organización de la Regata del río Negro, sobre aspelctos referidos al protocolo sanitario que tendrá la prueba que se larga el próximo 16 de enero.
¿Qué se hará en situaciones ante un caso sospechoso de coronavirus? Lo explica Carcasson.
“En caso de tener un palista con 37,5° o más de temperatura, se hace cargo Salud Pública provincial. Ellos le practicarán un test para saber si está afectado de covid-19. Si es positivo, se le informará al titular de la delegación y a partir de ahí se trazarán los pasos a seguir porque va depender mucho el origen de un supuesto palista infectado. Ojalá que nada de esto suceda”, explica el dirigente que año a año es uno de los encargados de realizar el balizado en el río.
“Para esta edición, hay muchos de nuestros colaboradores que están en edad de riesgo y es por eso que este año no estarán junto a nosotros. Trataremos de dividirnos las actividades para hacer grupos lo más pequeños posible. Eso es lo que queremos para las diferentes delegaciones. Grupos acotados y con distancia social al momento de estar en tierra”.

Marcelo Carcasson, como siempre, estará al volante de la lancha de la organización de la prueba. (Foto Andrés Maripe)

Algunas de las especificaciones del protocolo


* Podrá tomar parte de la prueba todo palista que no presente síntomas compatibles con covid-19 o que no haya
presentado síntomas durante las 48 horas previas a la competencia, habiendo presentado
la declaración jurada y certificado médico pertinente aprobado por un médico.

* Los palistas deberán llegar a la zona de embarcación con la vestimenta de competencia ya colocada.

* Los botes estarán ubicados en el parque cerrado a una distancia no menor a 3 metros entre uno y otro.

* Fuera del agua los palistas deberán utilizar barbijo en forma obligatoria.

* A todos los competidores se les controlará la temperatura antes del inicio de cada una de las siete etapas. Aquel palista que al momento de la largada de la competencia tenga una temperatura mayor a 37,5 grados no podrá tomar parte del parcial y quedará bajo la supervisión de Salud Pública provincial.

* Las habituales reuniones de delegados previas a cada etapa, se realizarán al aire libre y solo será permitido el
ingreso al predio de una persona por cada equipo participante.

* En esta edición no habrá “mesa de hidratación de frutas”. A cada palista la Organización le ofrecerá una bebida isotónica para rehidratarse al final de cada etapa.

* El personal del Comité Organizador dispondrá de termómetros digitales infrarrojos para la toma de temperatura de los palistas y demás miembros de los equipos.

* Habrá un Comité de Crisis que será el responsable del control sanitario y del cumplimiento de las recomendaciones de la Organización de la prueba.


El barbijo será un acompañante permanente de los palistas fuera del agua. FOTO: ANDRES MARIPE

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La Regata del Río Negro también se pone el barbijo