Lagos Huechulafquen y Paimún, la magia profunda de la Patagonia en un circuito de 116 km

Con punto de partida en Junín de los Andes, te esperan el volcán Lanín y el escorial de lava del Achen Niyeu, un catamarán para disfrutar de las vistas desde el agua, senderos que atraviesan bosques, campings de la comunidad mapuche que comaneja en armonía esta zona del Parque Nacional Lanín y los mejores pesqueros para el comienzo de la temporada.





El volcán Lanín de nieves eternas que emerge como un faro de la Patagonia con su silueta inconfundible que se recorta a cientos de kilómetros. El escorial de lava solidificada que dejó la erupción hace 400 años del volcán Achen Niyeu que se mete unos 750 metros en el lago Epulafquen. Un catamarán que se acerca a 50 centímetros a esas piedras enfriadas por el agua hace cuatro siglos y que te lleva a las mejores vistas del Lanín ya en el lago Huechulafquen.

Bici y ovejas de cara al lago Huechulafquen. Foto: Patricio Rodríguez

Los campings organizados y agrestes y los servcios que ofrecen las comunidades mapuche que comanejan en armonia esta área del Parque Nacional. El lago Paimún, la capilla histórica y Puerto Canoa, desde donde parte la embarcación rumbo a los volcanes.

La capilla María Auxiliadora. Foto: Patricio Rodríguez

Los senderos, que incluyen entre sus opciones dos días de marcha en la Huella Andina. Las playas de arena volcánica, las cabalgatas, la fauna y la flora en primer plano. Y los mejores pesqueros de la Patagonia para soñar cada noche con la trucha de tu vida.

La boca del Chimehuín, paraíso de pescadores. Foto: Patricio Rodríguez

Todo eso ofrece un circuito tan espectacular como agreste con punto de partida en Junín de los Andes, en total 116 kilómetros ida y vuelta en este paraíso neuquino.

Si decidís ir a visitarlo, un pedido a gritos de quienes lo habitan y lo cuidan: precaución extrema si encendés un fuego. Hay que hacerlo solo en los lugares habilitados y chequear que quede bien apagado al irte. Es un año seco y cualquier error o negligencia tendrá consecuencias irreversibles.

Mate y naturaleza pura de cara al lago. Foto: Patricio Rodríguez

«Los inviernos son cada vez más cortos y hay menos humedad en el suelo debido a la escasez de lluvias y nieve, que es lo que hace que las condiciones para riesgo de incendio aumenten considerablemente, este año en especial. Como siempre digo, este lugar no es solo de quienes vivimos y trabajamos aquí. Es de todos y tenemos que cuidarlo entre todos«, señala la guardarque Paula Novacovsky, a cargo de la Seccional Paimún del Parque Nacional Lanín.


Rumbo a la aventura


Luego de partir de Junín de los Andes por la ruta nacional 40, al avanzar por los 21 km de la ruta provincial 61 (hay que circular con mucha precaución por el mal estado del camino de ripio como el de todos los accesos, lleva años el reclamo de que este problema se solucione) entrás al valle del río Chimehuín.

Hay que tener precaución por el estado de los caminos de acceso. Foto: Patricio Rodríguez

Llegás así a la famosa Boca del Chimehuín, ese tesoro que tanto valoran quienes llegan con sus equipos y sus moscas cada año con su ilusión a cuestas. La temporada de pesca comenzará el lunes 1 de noviembre y se extenderá hasta el 1 de mayo del 2022 inclusive.

En las cercanías, el paraje El Contra, en una zona más agreste y elegida por quienes buscan tranquilidad a la que se llega en vehículo por un camino vecinal, despliega sus playas de arenas volcánicas y las alternativas de acampe sobre la margen sur del imponente lago Huechulafquen, en el que este año, en forma excepcional, es posible pescar en octubre y el movimiento de cañas que se advirtió el fin de semana largo no paró. Allí, la atención que ofrecen las comunidades mapuche se completa con la oferta de servicios y alojamientos para la estadía.

El volcán Lanín y el lago Huechulafuen. Foto: Patricio Rodríguez

Desde el nacimiento del río y bordeando la margen norte del lago Huechulafquen, se ingresa al Parque Nacional Lanín, donde funciona un centro de informes todo el año (hay baños habilitados) que orienta sobre las atractivas alternativas a mano para descubrir ese sitio de una belleza que encandila. Entre ellas, el ascenso por la cara sur del volcán Lanín con registro obligatorio en el centro de informes de Puerto Canoa.

Hay campings organizados y agrestes. Foto: Patricio Rodríguez

Sobre la margen del lago también se encuentran asentadas comunidades mapuche que ofrecen diferentes servicios al visitante, como describe Valeria Riffo, técnica en Turismo a cargo de Uso Público de la Unidad de Gestión Descentralizada Centro del Parque Nacional Lanín.

¿Es buena la buena relación de trabajo en conjunto con las comunidades mapuche? Valeria lo confirma: “Sí, muy buena, en el marco de la política de comanejo que tiene este parque. Se trata ni más ni menos de administrar el territorio en conjunto con ellos, que son parte del territorio”.

Pastando a orillas del lago. Foto: Patricio Rodríguez

La cuenca Huechulafquen Paimún es muy elegida para campamentismo. Hay gran variedad de opciones, organizadas y agrestes, atendidas por las comunidades”, agrega. Las opciones y las tarifas de cara al verano están siendo relevadas y serán publicadas en la web del PNL.

Senderos que conducen a paisajes soñados. Foto: Patricio Rodríguez

«También tenemos tres hosterías: Huechulaquen, Paimún y Refugio del Pescador», señala. En cuanto a la travesía por la Huella Andina, la describe así: «Va desde la angostura del Paimún y el Huechulafquen hacia la zona de las termas o viceversa. Es una senda de dos días».


A navegar

En las inmediaciones de Puerto Canoa, donde funciona otro centro de informes, hay hosterías, cabañas y campings, parte de una interesante oferta junto con la artesanía y la cocina regional.

El muelle de Puerto Canoa. Foto: Patricio Rodríguez

Desde allí parte todos los días a las 15 el catamarán José Julián que en un paseo de dos horas se acerca como primera escala al volcán Lanín por el lago Huechulafquen y luego cruza a través de una angostura al Epulafquen para quedar a solo 50 centímetros del escorial de lava solidificada que ingresó al lago cuando hizo erupción el volcán Achen Niyeu unos 400 años atrás.

El catamarán José Julián recorre los lagos Huechulafquen y Epulafquen. Foto: Patricio Rodríguez

“El escorial tiene unos 7 km y se adentró en el lago unos 750 metros. Además de ver el volcán y el río de lava, por el diseño, el barco puede quedar a entre 40 y 50 cm y desde ahí se puede apreciar la piedra que se enfrió con agua, la que se enfrió con aire, es impactante», relata José Suárez, armador del catamarán con capacidad para 57 pasajeros.

«Una de las cosas más curiosas que tiene el escorial es el bosque de árboles nativos enanos que no superan el metro y medio, cipreses, coihues y ñires que crecieron atrofiados y forman una especie de bosque bonsai”, agrega. En temporada alta la nave saldrá a las 11, las 13, las 15 y las 17 hs. El paseo cuesta 2.500 pesos por mayores de 11 años, $1800 para chicos de entre 4 y 11 años y jubilados (menos de 4 años no abonan pasaje).

La capilla. Foto: Patricio Rodríguez

Si se sigue la recorrida se llega a las playas de arena volcánica del lago Paimún. A sus orillas está la capilla María Auxiliadora que atesora piezas de gran valor artístico y decorativo.


Recomendaciones para cuidar este paraíso entre todos

La guardaparque Paula Novacovsky señala que hay que tener extremo cuidado y responsabilidad cuando se enciende un fuego, recuerda que está prohibido ir con mascotas, que hay que llevarse la basura y recomienda que las caminatas se hagan solo en los senderos habilitados.

«Temporada a temporada llegamos con menos humedad porque los inviernos son cada vez más cortos. Es muy importante que colaboremos entre todos para preservar lo que tenemos. Una vez que se pierde es muy difícil volver las cosas al estado en el que estaban. La ayuda que necesitamos:

* «El fuego hay que encenderlo solo en los lugares habilitados, van a encontrar cartelería que indica cuáles son. En los sitios donde no hay cartel no debería armarse ningún fogón. A veces las áreas de acampe están saturadas y siempre le digo a los visitantes que eviten armar nuevos fogones, que compartan los existentes. Que una vez que esté el fuego siempre quede algo haciendo de vigía. No se necesita mucho para que el fuego se le vaya a la gente».

Paseo a orillas del lago. Recomiendan transitar solo por las zonas y senderos habilitados. Foto: Patricio Rodríguez

* «Recomendamos que la leña a usar se pueda cortar con las manos y los pies, no leña gruesa: es difícil de apagar y el viento la puede reavivar. Que la apaguen con abundante agua y no se retiren del lugar hasta estar seguros que de no quedan brasas o algo humeando. Por eso siempre mucha, mucha agua. Que no arrojen basura antes de irse. Si el fuego no está bien apagado se vuelve a encender. Cuando se levanta el viento en zonas de camping abiertas rodeadas de árboles, lo ideal es apagar el fuego y compartir el fogón en zonas guarecidas. La basura hay que guardarla en lugares herméticos para evitar la presencia de roedores y llevársela».

Mascotas: desde el año 2013 está prohibido ingresar con ellas a las áreas protegidas. «Nos pasa que vienen con las mascotas y se les pierden, se les lastiman. La fauna doméstica como gatos y perros transmiten enfermedades a la fauna nativa, la ahuyenta, tenemos muchos problemas de perros que corren zorros aquí, en otras áreas sucede con guanacos y aves».

El lago Huechulafquen y el volcán Lanín desde otra perspectiva. Foto: Patricio Rodríguez

Riesgos en general: es una zona agreste con lagos y ríos de aguas frías y profundas en muchos lugares sin servicio de guardavidas. «Es algo a tratar con respeto y tener cuidado. Hay que ser precavidos, en especial con las criaturas. La gente que anda en kayak, con chaleco salvavidas. Es una zona de vientos fuertes, tener en cuenta el riesgo de caída de árboles y de ramas. Y cuando hay tormentas eléctricas no se refugien bajo árboles aislados y no corran, más si andan con ropa húmeda, que se mantengan guarecidos y tranquilos».

La velocidad de los vehículos: son caminos de ripio suelto y tramos de cornisa, respetar la velocidad por la seguridad propia y de la fauna nativa en el Parque Nacional.

Mantenerse en las sendas habilitadas: solo esta permitido transitar por ellas. «Esto ayuda a que la gente no se pierda no se lastime, no corra riesgos y que en caso de accidente el rescate sea eficiente. Los guardarparques siempre estamos a disposición para cualquier consulta e información».


¿Cuánto cuesta el acceso al Parque Nacional Lanín?

Residentes nacionales $230
niñas y niños de 6 a 12 años, $120
estudiantes terciarios y universitarios, $110
residentes provinciales $100
La tarifa general a extranjeros $1300.

Sin cargo La categoría “Residentes Locales”, involucra a residentes de las localidades de Villa Traful, Villa La Angostura, San Martín de Los Andes, Junín de los Andes, Aluminé y Villa Pehuenia.

Para más información: informeslanin@apn.gob.ar / informesjunin@gob.ar


La segunda edición del trail Lanín Extremo

Se desarrollará entre el 4 y 5 de febrero de 2022 y ya tiene más de 500 inscriptos. La prueba tendrá como eje el Lago Huechulafquen en Junín de los Andes y transitará caminos trazados sobre sendas ancestrales que usan desde hace siglos las comunidades mapuche.

La estepa patagónica. Al pie del Lanín se correrá una atractiva competencia. Foto: Patricio Rodríguez

Los participantes podrán optar por las tres opciones que tendrá la propuesta, una carrera corta de 5 kilómetros; otra de 13 y la de elite sobre 25 kilómetros. Los atletas recorrerán senderos enmarcados por bosques con especies milenarias al pie del Lanín.


Comentarios


Lagos Huechulafquen y Paimún, la magia profunda de la Patagonia en un circuito de 116 km