Las 10 claves para saber si es momento de invertir en ladrillos

Con los costos de construcción en valores históricamente bajos y las pocas alternativas financieras existentes, la compra de inmuebles vuelve a aparecer como alternativa.



La falta de señales macro enfrían las posibles inversiones inmobiliarias.

Los cambios que la economía sufrió con la llegada del nuevo Gobierno profundizo la crisis entre los desarrolladores inmobiliarios.

La devaluación sin dudas ayudó a bajar los costos de construcción, pero la desconfianza en el mercado es muy alta y paraliza las inversiones que están pendientes de ejecutar.

A cuenta gotas todavía los pequeños inversores continúan apostando a la construcción en pozo, que no deja de ser una alternativa de inversión atractiva ya que las cuotas están pesificadas y, por lo general, se adecuan a las necesidades del comprador.

Pero ¿es momento de invertir en ladrillos? ¿En qué parte del ciclo económico de la construcción estamos?

A continuación, se dan a conocer diez tips que intentan dar respuestas a estos interrogantes.

1) Ahorrar en ladrillos es una opción segura para mantener el patrimonio. Eso es lo que nos repetían nuestros abuelos. Pero hay que agregar que en la Argentina también puede ser una forma de incrementarlo si se sabe elegir el momento de compra.

2) Este tipo de inversión no está exenta del clásico concepto “Ahorrar en momentos de abundancia y comprar en momentos de vacas flacas”. Hoy el país está pasando por un momento económico complejo y las necesidades de financiamiento están al top de la agenda de la mayor parte de las desarrolladoras.

3) Es importante encontrar el momento de invertir. El otro consejo de nuestros abuelos era: “Comprar cuando nadie compra y vender cuando nadie vende”. Punto clave para lograr una importante tasa de rentabilidad. A este concepto deberíamos agregar: comprar después de que las crisis sucedan y no antes.

4) Los préstamos hipotecarios pueden ser una herramienta eficaz para acceder a una vivienda, siempre que la deuda contraída sea en pesos argentinos, a tasa fija (ideal) o una tasa que no pueda contener grandes fluctuaciones. Hoy para vivienda única hay muchas herramientas que financieramente seducen, pero hay que analizarlas para que no terminen siendo un pésimo negocio.

Los costos de construcción se encuentran en niveles bajos.

5) Nunca hay que endeudarse en otra moneda que no sea el peso argentino, ni tampoco en préstamos u otros instrumentos que contengan cláusulas indexatorias, las cuales están prohibidas en Argentina desde principios de los 90.

6) Para analizar la adquisición de la primera vivienda es importante saber que, si el precio del alquiler es mucho más bajo que la cuota de un préstamo hipotecario, entonces conviene alquilar y ahorrar la diferencia. Pero si el precio del alquiler es similar a la cuota de un préstamo hipotecario, siempre que no existan cláusulas indexatorias, o sea un préstamo en moneda extranjera, entonces conviene comprar con un préstamo hipotecario.

7) Estar atentos a las crisis económicas del país. Por lo general son recurrentes y dan claras señales de cuando están por llegar. Con una devaluación, los precios de las propiedades, medidas en dólares, caen fuertemente y ese uno de los momentos para invertir.

8) Si no tiene casa propia, fíjese como objetivo prioritario tenerla. Es muy común ver gente que invierte sus ahorros en un auto, sin tener casa. Si usted compra un auto, en realidad, está incrementando sus gastos y depreciando su inversión, lo que es lo mismo que estar achicando el nivel de ahorro, lo que lo aleja de su casa propia. La propiedad es un bien que, en la Argentina, genera importantes tasas de retornos positivas. Esto se da, claramente, cuando seguimos algunos de los consejos de nuestros abuelos. Por ejemplo, comprar barato (crisis económica) para luego, con el mercado estabilizado, volver a vender.

9) Se dice en la calle que siempre hay un roto para un descosido, eso significa que siempre que busque oportunidades, en algún momento van a aparecer. Pero para ello debe tener el capital para poder hacer un rápido negocio.

10) El reacomodamiento de las variables macroeconómicas de este último tiempo impactó positivamente en los costos de la construcción. El Índice Costo de Obra nacional (ICO) se ubicó –para una vivienda residencial en altura– al cierre de diciembre en los 525 dólares, un valor 50% más bajo que el registrado cuatro años atrás. Esto quiere decir que hoy las desarrolladoras tienen margen para bajar precios de venta a cambio de financiamiento.


Pocas alternativas de inversión


Hoy el mercado financiero en la Argentina se encuentra restringido para grandes inversores. A aquellos pequeños ahorristas solo les quedan el plazo fijo (que volvió a tener tasas reales negativas) y el mercado de acciones locales que muestra una alta volatilidad.

La inversión inmobiliaria a pozo vuelve a parecer como una propuesta atractiva. La mayor parte de los desarrolladores ofrecen, para ingresar a este sistema, un pequeño porcentaje del valor del departamento que debe ser abonado al contado antes de ingresar y luego cuotas pesificadas.

La clave del negocio para quien compra está en el monto en que pacta el valor del departamento al momento de ingresar en la operatoria.

Datos clave

50%
cayó el costo de la construcción en estos últimos cuatro años producto de la devaluación que sufrió el peso.
150
son los días en los que el dólar se ubica entre los 60 y 63 pesos por unidad.

Comentarios


Las 10 claves para saber si es momento de invertir en ladrillos