Las escuelas privadas comparten la incertidumbre de la vuelta a clases en Río Negro y Neuquén

Si bien comparten protocolos con las escuelas públicas, hay dudas en algunos establecimientos porque cuentan con instalaciones adaptadas.

El interés de los gobiernos, nacional y provinciales, de llegar al inicio del ciclo lectivo con un regreso presencial, aunque paulatino o alternado, tendrá que superar varios escollos antes de ser una realidad. Existe un primer acuerdo con los gremios docentes tanto en Río Negro como en Neuquén por los protocolos. Sin embargo, la cuestión salarial y los detalles para llevara adelante el regreso de las clases, son dos temas a resolver. Y, por supuesto, la situación sanitaria que será determinante.

Si bien las miradas están puestas en el Educación pública, las escuelas privadas del sistema no tienen mucho más allanado el camino. Incluso en algunos casos parece existir una mayor incertidumbre. En ambas provincias son 354 los establecimientos privados, entre niveles inicial, primario y medio, las que esperan por definiciones propias y ajenas.

En Neuquén hay contabilizados 154 colegios privados y por ahora reina “un clima de incertidumbre”. Es lo que se ve en la mayoría de estos colegios, según las consultas realizadas por RÍO NEGRO en lo que se refiere a la vuelta de los alumnos a las aulas.

Al igual que en el ámbito público trabajan por el regreso presencial, pero por el momento no se ven avances concretos en pos de ese objetivo.
En la mayoría de los colegios privados los directivos retoman su actividad en la próxima semana, desde ahí se espera que nazcan definiciones más concretas.

“El gremio apoya el regreso a clases, siempre y cuando estén dadas las condiciones y que aseguren tanto a los docentes como a los niños, la seguridad y que se cumplan con los protocolos”, sostuvo Marcela Sánchez, secretaria general del Sindicato de Docentes Privados (Sadop).

De todos modos, Sánchez hizo hincapié que hay que considerar que el abanico de escuelas es muy amplio y con realidades muy dispares.

“Hay algunas que han sido construidas para funcionar como escuelas, que cumplirían la mayoría de condiciones y quedaría ver la parte de insumos. Pero hay otras que funcionan en grandes casas y galpones que han sido subdivididos”, explicó.

Sobre la cuestión edilicia, desde el gremio Sadop aseguraron que algunos inmuebles son viviendas o galpones acondicionados, lo que dificultaría el protocolo.

La titular del sindicato dijo que todavía no tienen en detalles cuántos son los docentes que por ser de riesgo no podrían concurrir, pero advirtió a los los empleadores que “respeten a los que no pueden ir por ser de riesgo y permitan que gocen de sus licencias pagas”.

Recordó que hace más de un año que los trabajadores no reciben un aumento salarial.

Este medio se intentó comunicar con alguna autoridad del ministerio de Educación para consultarte sobre cómo se aborda el regreso a las aulas en los establecimientos privados, pero no logró obtener una respuesta.

Los protocolos definidos para el regreso a las clases presenciales, son similares para los establecimientos públicos y privados. Si bien en un momento se dijo que no se iba a tomar la temperatura a los estudiantes, luego se definió que sí. Otro de los puntos es que en un aula de 49 metros cuadrados habrán 15 estudiantes, para garantizar el distanciamiento.

Además los recreos, clases y el ingreso al establecimiento serán escalonados. Otra definición es que no usarán espacios comunes como bibliotecas y laboratorios.

“Hay mucha incertidumbre y es muy complejo lo del regreso a clases”, confío un integrante de una de las escuelas privadas de Neuquén al ser consultado sobre la posibilidad de que la presencialidad sea un hecho el próximo mes.

El mismo protocolo
La ministra de Educación de Río Negro, Mercedes Jara Tracchia, confirmó que las escuelas privadas, en todos sus niveles y modalidades, tendrán el “mismo protocolo” y pautas que las públicas.

Solamente admitió que todavía existen ciertos análisis, incluso en el marco del Consejo Federal, con el nivel Superior, y estimó definiciones nacionales para mediados de febrero.

La funcionaria reiteró que la provincia tiene las dos herramientas claves: “el calendario y el protocolo sanitario aprobado”, además de documentos para la “organicidad institucional”. Admitió, aún esos esquemas, que Río Negro podría “quedar obligada” a una “mirada” si aparece nuevas pautas nacionales.

En las aulas se permitirá hasta un máximo de 15 alumnos por clases. La propuesta es que roten semanalmente para que todos asistan al lugar.

En principio, un límite está fijado en el máximo de 15 alumnos por clase. La funcionaria aclaró que, también, depende la superficie del aula, considerando el distanciamiento mínimo de un metro y medio entre los estudiantes. “Será importante el contexto institucional y, por eso, el ministerio dará lineamientos generales, y la organización particular será de cada director y docentes, con la mirada de los supervisores. Por ejemplo, la la escuela determinará el orden de ingreso y salida.

La ministra reiteró que la presencialidad estará dada con parte del alumnado y la otra con tareas en su domicilio, con rotación semanal. Preciso que las clases presenciales y virtuales no serán en forma simultáneas. “Una semana se concurrirá y la otra cumplirá en su casa con actividades que docentes que le darán días previos, con comunicación sincrónica o asincrónica”.

Explicó que “la jornada será reducida”, pero no menor a las tres horas. La reducción estará dada por el cumplimiento del “protocolo y garantizar el ingreso escalonado, en forma espaciada”, y además un tiempo adicional de limpieza para el turno tarde.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Las escuelas privadas comparten la incertidumbre de la vuelta a clases en Río Negro y Neuquén