Las playas tuvieron gran convocatoria en una jornada de pleno verano

Las altas temperaturas y el fin de semana largo trasladó a los turistas hacia las costas de los espejos de agua que ofrece la localidad de Bariloche.



1
#

Se registraron temperaturas superiores a 2 los 25 grados. (Foto: Marcelo Martinez )

2
#

Una combinación perfecta entre jornada no laborable y temperaturas superiores a los 25 grados convocó en las principales playas lacustres a numerosos turistas y residentes, que disfrutaron a pleno del verano.

Hubo mucha gente en la costa del lago Nahuel Huapi, tanto en el centro de la ciudad como en Playa Bonita y Bahía Serena. Lo mismo ocurrió en el lago Gutiérrez y en la playa del Viento en lago Moreno, donde están los otros balnearios regulados, con servicio de guardavidas.

Otros buscaron destinos más alejados, como el lago Mascardi, el Guillelmo, o las playas del Nahuel Huapi ubicadas camino a La Angostura. Aunque en general la gente descansó hasta tarde luego de trasnochar por los festejos y los espacios recreativos recién empezaron a poblarse después del mediodía.

La temperatura llegó a los 25°8 grados y la humedad estuvo por debajo del 20%. El lunes, el día de Nochebuena, el termómetro había alcanzado los 28 grados.

El secretario de Turismo del municipio, Gastón Burlón, aseguró que la playa fue sin duda una de las opciones más atractivas , porque hubo muy pocos comercios abiertos. Las excursiones, sin embargo, funcionaron casi todas. Según Burlón, sólo la lacustre a Isla Victoria y Bosque de Arrayanes estuvo suspendida por el feriado de Navidad.

Burlón también informó que la ocupación hotelera actual ronda en promedio el 60%, con mejores índices en “la hotelería del centro”. A partir de mañana, dijo, se espera la llegada masiva de quienes vacacionan en familia y en sus propios vehículos, que suelen alojarse en bungalows.

Según el secretario de Turismo, la expectativa para enero es alcanzar una ocupación del 75%.

En la playa del kilómetro 3,5 de Bustillo había a media tarde varios chicos metidos en el agua, aunque eran mayoría quienes degustaban unos mates o tomaban sol sobre las rocas. Noemí y Eleazar, del barrio 3 de Mayo, se instalaron allí con sus reposeras y aseguraron que suelen elegir entre distintas playas de Bariloche “según el día”. Aunque su preferida es Ragintuco, sobre la ruta a La Angostura.

Julián y Francisco, dos de los guardavidas que trabajan en ese balneario, aseguraron que la gente “suele llegar a la playa a media tarde” y ese sitio se puebla más los días de semana “porque les queda cómodo para acercarse un rato cuando salen del trabajo”. En cambio cuando tienen el día libre, como ayer, buscan otros destinos como el Mascardi.

Julián dijo también que la altura del lago deja poco espacio “aunque ya bajó bastante” desde el inicio de la temporada. Para tener una playa más amplia habrá que esperar por lo menos hasta el 10 de enero.

En la pequeña playa en herradura ubicada junto al puerto San Carlos había ayer muchas familias, por ejemplo la conformada por Alan y Karen, con su pequeña hija Malena. Los acompañaba la madre de Karen y su hermana Morena. Ellos viven en pleno centro de Bariloche y van allí porque es “la playa más a mano”.

A pocos metros, Claudia y sus hijos Agostina y Taiel mojaban sus pies en el agua “y nada más, porque está bastante fría”. Llegaron desde el barrio 645 Viviendas con la idea de “pasar la tarde y disfrutar un poco”.


Comentarios


Las playas tuvieron gran convocatoria en una jornada de pleno verano