Llegó la veda pero la campaña sigue en las redes, ¿por qué?

La carrera proselitista entra en zona gris. Los candidatos buscan sumar desde Instagram, Twitter, Facebook y Whatsapp. ¿Es válido seguir usando esos recursos un día antes de los comicios?





No es candidato, pero el gobernador Weretilneck es asiduo usuario de las redes.
(Foto: archivo)

Quedan pocas horas para que se habiliten las urnas y comiencen a emitirse los votos. Último tirón de los políticos para hacer sus propuestas, aunque ahora bajo efecto de la veda electoral.

¿Dónde ir cuando no se puede hacer proselitismo? La pregunta se responde en un tuit o en una publicación de Instagram: las redes sociales son el espacio gris, que será aprovechado este fin de semana por los candidatos. Es que justo ese es el lugar que no se encuentra regulado aún por los códigos electorales, ni nacional ni provincial.

En Río Negro, el artículo N°166 del CEP señala que queda prohibida “la publicidad partidaria emitida por medios escritos, radiales o televisivos, o cualquier otra propaganda proselitista, desde treinta y dos (32) horas antes de la iniciación de los comicios”; si bien señala lo de “otras propagandas” no profundiza sobre qué tipos y entonces las publicaciones en la web quedan en el limbo. Algo parecido sucede en el Código Electoral Nacional: queda prohibido “realizar actos públicos de proselitismo, publicar y difundir encuestas y sondeos preelectorales, desde cuarenta y ocho (48) horas antes de la iniciación del comicio y hasta el cierre del mismo”, indica en su artículo N°71. De redes sociales, nada dice.

La falta de regulaciones hace entonces que lo ya publicado quede a la vista de los electores, y se aproveche ese vacío legal. Estrategia ante el gran número de indecisos de cara a este 7 de abril: si todavía no saben qué elegir, pueden recorrer el archivo de los candidatos, o bien leer entre líneas lo que digan en las próximas horas, porque seguramente no dejarán sus teléfonos lejos.

¿Por qué tan importantes?

La viralización está del lado de la gente. Esa premisa de redes sociales es la que parecen haber aprehendido los políticos rionegrinos, quienes eligieron volcar sus campañas electorales a las plataformas de Instagram, Whatsapp, Facebook y Twitter como parte de su estrategia política, de cara a la compulsa del 7 de abril.

Es que, en medio de una compulsa que no explotó en ningún momento, ese se ha convertido el lugar donde se han planteado las estrategias, con videos, memes, hashtags e imágenes. ¿Por qué? Principalmente, porque la mayoría de las personas entre 15 y 60 años son usuarias asiduas de ellas, ya sea tanto para opinar como para saber qué es lo que está pasando. Pero también porque, por el momento, es un espacio que no ha caído bajo la regulación de la pauta oficial ni de la veda electoral.

“No son las redes sociales, sino la conversación que facilitan. Es un indicador de que no se estuvo dando en otros espacios. Hace mucho tiempo la política se salió del lugar de su comunidad” detalló Adriana Amado Suárez, docente, investigadora y analista política a nivel nacional.

Entonces los ejes se concentran en esa charla que busca el cara a cara cibernético, por sobre la videopolítica de la década del ‘90 que ha demostrado a las claras un fracaso en la llegada al público votante. De hecho, hacen su aporte incluso al debate entre candidatos, que eligen responderse o citarse en las mismas redes para discutir sobre los ejes de disputa electoral.

“La campaña es de abajo para arriba. Las redes dan indicadores de las inquietudes sociales y el candidato que las interprete es al que le puede ir mejor. Los seguidores de Twitter no son un punto de rating en la televisión: no podés usarla como una pantalla, hay que interactuar. En Instagram se supone que uno comparte un momento genuino de la vida real, nadie sube un spot”, explicó la profesional.

Así a la militancia en la calle se le sumaron las inquietudes de los usuarios, que junto a su espontaneidad se han convertido en herramientas para interpretar la realidad. “Nosotros mostramos todo en redes sociales, y tomamos decisiones al respecto. Se nos amplió la base que usamos para tomar decisiones. Hay una lógica de cosas genuinas y de espontaneidad que está muy bien, y la política piensa que puede estar en las redes”, concluyó Amado Suárez.

¿Dónde los encontramos?

Desde que la fecha de las elecciones se hizo pública en Río Negro, las candidaturas y la judicialización han sido las noticias que invadieron todas las redes sociales. Y entre las más elegidas por los candidatos se encuentran Twitter, Whatsapp e Instagram; por su parte, Facebook parece haber quedado relegada sólo a un contenido publicitario.

En todos los casos, podemos ver el desarrollo de las distintas recorridas mediante todas las herramientas que se tienen a mano para comunicar: fotos institucionales, selfies, videos, intercambios, y hasta la boleta con la que nos vamos a encontrar en el cuarto oscuro este domingo. También es el espacio en que se han volcado los slogans de la campaña, a través de los hashtags. Así lo vemos en #ContáConNosotros de Juntos Somos Río Negro, #NosUneLaEsperanza del Frente Para la Victoria, o el #HagamosQueSuceda de Cambiemos.

Y es que todo esto tiene un valor agregado: interactuar con los seguidores, tenerlos cerca, transmitir ideas rápidas y concretas, y ganar adherentes a misma velocidad.

Ante una campaña en la que resulta difícil encontrar las propuestas de cada candidato, las redes sociales se han convertido en el espacio donde pueden buscarse, ya que muchos las han aprovechado para consolidar sus proyectos. Por qué no también para ver los devenires de cada uno, ya que el archivo puede transformarse en una herramienta útil para los electores.

Memes, fake news, whatsapp y otros aditivos de campaña

Por supuesto, a esta campaña no podían faltarle los condimentos propios que atrae el uso de redes: memes y fakes news. Y este año, con las actualizaciones de whatsapp se sumaron los stikers, que tienen por utilidad ilustrar las conversaciones entre los usuarios que intercambian mensajes.
“La política en general está empezando a entender la responsabilidad que tienen las herramientas digitales y está sacando provecho de eso”, comentó al respecto Adrián Pino, periodista de datos y docente.

Los memes han invadido celulares e inicios de redes sociales, que van desde graciosos, hasta chicaneros y de tono virulento; así y todo, su alto nivel de viralización genera que los protagonistas vuelvan a las charlas en redes y se mantenga latente el debate sobre las elecciones.

“El ecosistema digital en general es muy proclive a esta dinámica en redes sociales. Facebook sigue siendo un lugar muy incómodo para la información, pero es la forma de acceder a las noticias. Ahora lamentablemente la gente se choca con ellas en redes sociales”, profundizó Pino.

Especialmente en esta campaña, las noticias falsas también han sido replicadas por mil en cuentas de todas las índoles. Sin embargo, la recomendación es conocer de dónde vienen para darle lugar al dónde van.

“En el consumo de información, en el 60% de los lectores no pasan del título. Ven una foto, y con eso alcanza para compartirlo si parece relevante. El desafío está en seguir formando a los consumidores de noticias”, concluyó el profesional.

Voces en las redes: ¿Qué eligen mostrarnos los candidatos?

Arabela Carreras@arabelacarreras: Ante unos 2000 seguidores, encontramos publicaciones muy enfocadas a la campaña. Su fuerte parecen ser las imágenes, donde muestra los lugares recorridos desde que es ministra. Se describe nacida en Bariloche.

Martín Soria@soriaenacción: Tiene más de 3500 seguidores en Twitter. Usa a diario sus redes, para reflejar la campaña con fotos y videos. De poca interacción, muestra su vida cotidiana con alguna selfie. En su bio, se presenta sólo como intendente de Roca.

Lorena Matzen@lorematzen: Tiene más de 2500 seguidores en la red del pajarito. Hace un uso más desestructurado y cercano a los lectores. Juega con selfies, aunque no interactúa con el público. En su bio se define como radical de Illia y Alfonsín, e hincha de Boca.

Magdalena Odarda@magdalenaodarda: Superó los 5000 seguidores en Twitter. Usuaria asidua de las redes, publica fotos, videos y juega con las selfies. Entre esas imágenes, pueden verse algunos recortes de diarios y situaciones de su vida cotidiana.

Alejandro Palmieri@AlePalmieriRN: Quizás uno de los menos conocidos en redes, pero que se activó en el último tiempo. Cerca de los 900 seguidores, elige ser más estructurado en sus mensajes. Algunas selfies, pero siempre se mantiene dentro de la campaña.

Flavia Boschi@boschiflavia: La de menos seguidores en Twitter: recién superó los 300. Hasta hace unas semanas, su perfil era familiar y espontáneo; ahora refleja actividad de campaña. En su descripción señala que le gusta el otoño valletano, pero no el viento.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Llegó la veda pero la campaña sigue en las redes, ¿por qué?