Los diputados neuquinos sesionan cada vez menos y algunos faltan mucho

No pasaron la barrera de 34 citas en el recinto legislativo.Marité Berbel y Carlos Macchi, los más ausentes.



Ver infograma

Los diputados ahora están tejiendo nuevas relaciones para volver al recinto, un sitio al que algunos le esquivan.
NEUQUEN (AN).- La embestida permanente del gobernador Jorge Sobisch sobre los diputados neuquinos los ha puesto en el ojo de la tormenta. Además, los datos oficiales no los dejan bien parados.

Los legisladores hace más de tres meses que no ocupan sus bancas, y en los dos últimos períodos legislativos no lograron superar la barrera de las 34 sesiones que realizaron durante el primer año de trabajo. De todos modos, aún quedan treinta días para remontar las 28 sesiones que han celebrado desde el 1 de Mayo pasado hasta la fecha.

Por otro lado, la tarea legislativa comprende un variado abanico de actividades. Y aunque el grueso se concentra en el trabajo de las doce comisiones que funcionan en el parlamento neuquino, la asistencia al recinto es clave.

En ese rubro, hay legisladores que están bajo la lupa.

Según constató "Río Negro" en el diario de sesiones de la Cámara, los menemistas María Teresa Berbel y Carlos Macchi, son los que más faltaron con 11 y nueve inasistencias respectivamente. Aunque en el caso de Berbel hubo siete ausencias justificadas por enfermedad. Macchi, en cambio, sólo pudo justificar su ausencia en tres oportunidades.

Luego se ubican la peronista Iris Laurín con ocho faltas, y los emepenistas, Jorge Tobares y Nilda Etman, que no ocuparon sus bancas en siete y seis sesiones, respectivamente. Laurín justificó cinco y Tobares cuatro, según el diario que recoge el desarrollo de cada una de las sesiones. (ver infografía)

La información oficial advierte que durante el primer período legislativo, que comenzó el 1 de Mayo de 2000 y se extendió hasta el 29 de diciembre de ese año, hubo 34 sesiones. El segundo ciclo parlamentario -que abarca del 1 de Mayo de 2001 hasta el 30 de abril de 2002- se celebraron 29 encuentros. Y en lo que va del actual período legislativo se han realizado 28 sesiones.

Las cifras, sin embargo, reflejan una parte de la actividad parlamentaria. Hay tareas vinculadas con la función de los diputados que no se puede volcar en cifras. Pero en las sesiones los diputados le dan la última puntada a los proyectos que pasaron por el tamiz de las comisiones. En el recinto, además, se define la suerte final de cada una de las iniciativas parlamentarias.

Para la oposición, la estrategia implementada por el gobernador de atacar a los diputados porque no trabajan le ha dado buenos resultados en una eventual campaña para desprestigiar al Poder Legislativo. La actual conformación de la Legislatura neuquina no es favorable para el sobischismo. El MPN cuenta con 16 diputados y la oposición suma 19 bancas. Aunque el oficialismo ha encontrado en los legisladores menemistas, Carlos Asaad, Berbel y Macchi, la llave para concretar, por ejemplo, el cierre del período de sesiones ordinarias en octubre pasado.

Fue la primera vez en la historia parlamentaria que no se extendió el régimen de sesiones ordinarias. La virtual clausura del Legislatura coincidió con los escándalos de supuesta corrupción en la distribución de subsidios en Centenario y los pedidos de informes por la contratación de una consultora KNP Associattes, por parte de Sobisch, durante su gira por los Estados Unidos, en octubre de 2002. Aunque también constituyó un respiro para aquellos legisladores comprometidos en diversas campañas partidarias. Luego, el escándalo de las cámaras ocultas dejó a la Cámara en una parálisis total. La última sesión oficial de la que participaron todos los bloque legislativos se realizó el pasado 5 de diciembre.

En los próximos días la oposición y el oficialismo intentarán volver al recinto tras la tregua que el presidente de la Legislatura, Jorge Sapag, consensuó con paciencia oriental entre ambos sectores.

Cuando la banca vacía resulta una estrategia

NEUQUEN (AN).- Aunque gran parte de las faltas que acumulan los diputados están justificadas por problemas de salud y asuntos familiares, las ausencias estratégicas de algunos legisladores es una práctica que se observa en la Legislatura neuquina.

El 30 de mayo pasado, los 16 diputados del MPN y los menemistas, Carlos Asaad y María Teresa Berbel, faltaron a la cita y, por primera vez, en la historia legislativa, no dieron quórum para el inicio de una sesión. La ausencia del oficialismo y sus aliados estratégicos dejó el camino libre para el nombramiento del contador, Angel Molia, en el Tribunal de Cuentas de la provincia.

Molia estaba sumariado por el propio Tribunal de Cuentas por su desempeño al frente de la Dirección provincial de Vialidad. El funcionario, que había sido propuesto por el gobernador, Jorge Sobisch, estaba siendo observado por el balance de 2000 de ese organismo provincial.El 31 de julio y el uno de agosto de 2002, el oficialismo faltó a la sesión especial solicitada por la oposición en pleno escándalo de las ternas propuestas por el mandatario neuquino para integrar el Tribunal Superior de Justicia. Los diputados de la oposición había frenado el inminente nombramiento de los abogados propuestos por Sobisch con distintos recursos judiciales. Los legisladores del MPN, Jorge Tobares y Luis González, participaron de esas sesiones en las que se aprobó, entre otros proyectos, la suspensión de los remates de las viviendas únicas promovido por Asuserfi.

El 24 de octubre último, la ausencia de los legisladores Berbel, su par de bancada Carlos Macchi y el radical Rubén Vandalda, le otorgó al oficialismo clausurar el período de sesiones ordinarias y facilitar la designación de Asaad, en la estratégica Comisión Observadora Permanente, que controla los temas que se tratarán durante las sesiones extraordinarias.

Berbel, con muchos partes médicos

NEUQUEN (AN) - La diputada menemista Marité Berbel suma once faltas sobre un total de 28 sesiones en lo que va del período legislativo que comenzó el pasado 1 de Mayo. Sin embargo, siete están justificadas por enfermedad hasta la sesión del 24 de octubre último. Se recuperó seis días después, y participó de la sesión que ungió a su par Carlos Asaad en la estratégica Comisión Observadora Permanente.

El menemista Carlos Macchi la sigue con nueve ausencias, pero sólo tres fueron con aviso. Iris Laurín, del PJ, se ausentó en ocho oportunidades y justificó cinco. El emepenista Jorge Tobares suma siete ausencias, cuatro de ellas justificadas. Y la felipista, devenida en sobischista- menemista, Nilda Etman, tiene seis faltas.

A Etman, antenoche se la vio en el amplio palco repleto de dirigentes peronistas durante el acto que encabezó Carlos Menem en el Ruca Che.

No sólo por el llamativo verde flúo del traje que vistió, Etman acaparó por un instante la atención de las 3.000 personas que poblaron el estadio del barrio San Lorenzo. Es que en medio del discurso del compañero de fórmula del ex presidente, el salteño Juan Carlos Romero -quien dependió de un ayuda memoria que miró durante todo el mensaje-, la legisladora hizo denodados esfuerzos para vencer la custodia y acercarse a Menem.

Y lo logró. El corpulento hombre que resguardaba al riojano le dio paso y pudo, finalmente, pararse junto al esposo de Cecilia Bolocco. Con una sonrisa en el rostro y gestos elocuentes le estampó un beso en la mejilla, para luego dar un paso atrás y volver a confundirse con los peronistas.

Tobares, el único felipista de la Cámara, está enfrentado desde que estalló el escándalo de las ternas con su compañeros de bloque, dominado por el sobischismo.


Comentarios


Los diputados neuquinos sesionan cada vez menos y algunos faltan mucho