Los niños jugaron a ser paleontólogos en Neuquén

Para conmemorar el día internacional del fósil se organizó una actividad para los niños en la sala Alicia Fernández Rego de la ciudad de Neuquén. Se instaló una recreación del trabajo de campo, un arenero con réplicas de fósiles y se exhibieron los hallazgos paleontológicos.



Foto: Yamil Regules

Foto: Yamil Regules

Esta tarde los niños y niñas pudieron jugar en un arenero donde pudieron descubrir réplicas de fósiles paleontológicos. El día internacional del fósil fue el contexto de la actividad.

El primer escenario recreaba cómo son las expediciones al campo, para retirar los fósiles que usualmente se encuentran en lugares lejanos, inaccesibles y sin caminos. Por eso se recreó un campamento junto a las herramientas que utilizan para separar al hueso de la roca. Los trabajos de campo duran entre 10 y 15 días por eso mostraba la carpa y las provisiones para el intensivo trabajo del paleontólogo. Con fines pedagógicos se exhibieron las herramientas utilizadas como puntas, martillos y palas. Una vez retirado el fósil se enseñó cómo se preserva la pieza, que se envuelve en el papel, se utiliza una capa de arpillera y se envuelve nuevamente con yeso. Este procedimiento constituye el bochón que es la forma más segura de trasladar el fósil hasta el laboratorio para ser investigado.

La exhibición mostró diversos fósiles que se encontraron en las tierras neuquinas, como en el Cerro de Los Leones ubicado en Picún Leufú , en Villa El Chocón y en Añelo. Se encontró el hueso de la vértebra de un dinosaurio saurópodo en Villa El Chocón, también el hueso de un fémur en la zona Aguada del León en Añelo.

“Con este descubrimiento pudimos ver que tal vez había más que estos animales. Eran mucho más frecuentes, lo único que no se fosiliza mucho, por ese tenemos poco registro, no porque no habían sino porque el registro es muy frágil y los huesos no se preservan”, explicó el paleontólogo Flavio Bellardini.

A partir de la denuncia de un pescador que se encontraba en Villa El Chocón se encontraron piedras con rastros de anfibios como sapos, gusanos y tortugas. Bellardini destaca el potencial de este descubrimiento ya que los anfibios se mantenían en una zona específica, mientras que los dinosaurios se desplazaban en un perímetro más amplio.

“Muchas veces uno piensa que solamente hay dinosaurios, pero los anfibios nos aportan muchos datos porque nos dicen sobre el ambiente que vivían hace 100 millones de años. Nos dice que ahí había un pantano, había mucha humedad, mucha vegetación” indicó el especialista.

Afuera de la sala Alicia Fernández Rego, se instalaron dos areneros con réplicas de fósiles para que los niños revivan la experiencia del trabajo de campo. Una vez retirado, se instalaron mesas para pegar la masa de sal al fósil y llevarse un recuerdo a casa.

Los últimos descubrimientos paleontológicos como los huesos de un sauropodo, el cocodrilo descubierto en la zona de la UNC y otros hallazgos demuestran que Neuquén tiene potencial paleontológico.

“Creo que es una de las únicas universidades del mundo que está puesta encima de sedimento cretácico. Estamos en un territorio de la Patagonia donde hay mucho afloramiento de estas tierras cretácicas, entonces ahí se encuentran muchos materiales fósiles”.

Flavio Bellardini alentó a las personas que encuentren un posible fósil para que avisen a través de la casilla de email: paleontología.nqn@gmail.com. Para que se pueda preservar la pieza a través de las técnicas de los profesionales y buscar la historia que guarda ese fósil.


Comentarios


Los niños jugaron a ser paleontólogos en Neuquén