#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Los “Vestigios” del amor desde la óptica de Púlsar

La obra de danza contemporánea dirigida por Paula Boselli se estrenará esta noche en el teatro Ámbito Histrión de Neuquén.



Amor sin voz. La puesta de hoy se centra en el movimiento.

Amor sin voz. La puesta de hoy se centra en el movimiento.

Esta noche en el teatro Ámbito Histrión (Chubut 240) se estrenará la nueva parte de la trilogía sobre el amor que lleva adelante el grupo Púlsar Danza Teatro. Se trata de “Vestigios”, una pieza de danza contemporánea dirigida por Paula Boselli.

La serie de obras que comenzó con “La historia de mis afectos” cerrará en septiembre con el estreno de “Amor en tiempos de Tubby”.

“Vestigios’ como lo dice la palabra tiene que ver con las huellas del amor. Básicamente habla de los vínculos, de las formas de relacionarse porque cuando hablamos del vínculo del amor parece que solo nos referimos al encuentro de dos personas cuando en realidad podemos de hablar de un montón de formas de relacionarse amorosamente”, adelantó Boselli sobre la segunda pieza de la trilogía que estrenará esta noche y que se verá también los próximos dos sábado.

A diferencia de “La historia de mis afectos”, esta nueva pieza es una auténtica obra de danza contemporánea, sin diálogos, ni agregados teatrales.

“Como el lenguaje es la danza, no aparece la voz para nada, trabajamos con silencios, ambientación, una sonoridad que acompaña las partes más coreografiadas”, agregó la directora sobre la obra que protagonizarán Graciela Calcaterra, Agustina Sibona, Mariel Suárez, Belén González, Sebastián Gómez y Julieta Nieto.

“A través del movimiento de la danza se puede ver, es muy emotiva, sensibiliza bastante, moviliza y provoca la reflexión. Durante toda la obra te vas a conmover, eso es inevitable, pero hay momentos muy alegres, que eso es difícil de encontrar en la danza que habitualmente te sumerge en un clima más melancólico”, agregó.

“Así pasás por diferentes estados, si embargo no es angustioso para nada, es un tanto melancólico, nostálgico, te deja lleno de preguntas pero a su vez es disfrutable”, cerró Boselli sobre el segundo eslabón de esta trilogía.

Pero además señaló que la idea de trabajar el tema en una serie de puestas distintas pero ligadas entre si responde a la amplitud del tema: “Todo surge con la idea de poder trabajar en seriación. Es tan amplio hablar del amor que nos planteamos que surjan tres obras que estén relacionadas de alguna manera pero que la diferencia radica en el lenguaje”.


Temas

Danza Teatro

Comentarios


Los “Vestigios” del amor desde la óptica de Púlsar