“Malvinas: se debe desalentar una injusta reivindicación de esa trágica aventura”



En la sección “Debates” del día 2 dedicado a la Guerra de Malvinas el autor hace algunas apreciaciones que resultan polémicas no sólo porque refieren a situaciones histórico-políticas difícilmente comparables sino porque pueden dar lugar a engañosas interpretaciones. En la nota se procura relacionar ciertas expresiones de Winston Churchill –formuladas en ocasión del fallecimiento del ex primer ministro inglés Neville Chamberlain– con nuestro conflicto por las islas usurpadas, una inconsistente vinculación ya que esos conceptos refieren a circunstancias de la Segunda Guerra Mundial que de ninguna manera resultan aplicables al caso argentino. Para ubicarnos en tema es preciso señalar que Chamberlain –en su afán de evitar que Gran Bretaña entrara en guerra con Alemania– sostenía una posición concesiva frente al avance nazi en Europa, debilidad compartida también por Edouard Dadalier, primer ministro francés, propósito que los llevó a firmar el Tratado de Munich en el que aceptaban las condiciones impuestas por Hitler. Preso de su idea, Chamberlain presentó ese vergonzoso acuerdo como un verdadero éxito diplomático, afirmando “…hemos traído de nuevo la paz honorable desde Alemania a Downing Street. Creo que esta vez la paz durará toda la vida”. Esa decisión fue duramente cuestionada por Winston Churchill en la Cámara de los Comunes, quien, por el contrario, sostuvo que con ese tratado Inglaterra había sufrido una derrota total y absoluta. Y previsor sobre lo que venía, sentenció: “Teníais que escoger entre la guerra y el deshonor. Habéis elegido el deshonor. Tendréis la guerra”. Sin embargo, al fallecer Chamberlain, Winston Churchill le rindió homenaje diciendo aquello que cita “Debates” de que “la Historia, a la luz temblorosa de su farol, camina dando tumbos por la senda del pasado intentando reconstruir sus escenas… la pasión de otros tiempos…”, conceptos benevolentes que bien pueden entenderse como una especie de reparación post mórtem de Chamberlain teniendo en cuenta el propósito pacifista que lo impulsaba en su accionar. Pero esto poco o nada tiene que ver con la Guerra de Malvinas, como sostiene el periodista para quien estas reflexiones de Churchill “encastra” con ese hecho, “más allá de la amoralidad del sistema de poder” que nos condujo a esa guerra. Justamente esa “amoralidad” es lo que impide la comparación, ya que la mención del político inglés recoge una actitud altruista –aunque políticamente errónea– mientras que no existe la menor posibilidad de que la Historia pueda tener un juicio benévolo con quienes, como los militares argentinos, actuaron tan desaprensivamente. Tanto el informe Rattembach como los procesos judiciales demostraron que los militares argentinos utilizaron el recurso de la guerra como un instrumento revitalizador de la ya decadente dictadura, para lo cual no vacilaron en mandar al frente de batalla a jóvenes de 18 años sin instrucción de combate ni equipos para afrontar el frío y el hambre ni preparación suficiente para pelear contra una potencia militar enemiga superior. Tampoco nada tiene que ver con esa relación la mención que se hace de los argentinos que murieron dignamente en Malvinas, quienes tienen y merecen un absoluto y profundo reconocimiento de toda la sociedad argentina sin depender de ningún futuro de la Historia. La responsabilidad criminal de Leopoldo Galtieri y demás integrantes de la Junta Militar por haber sometido al país a una guerra técnicamente tan desigual y en condiciones totalmente desfavorables, teniendo en cuenta el enemigo a enfrentar, no puede ser exculpada a través de ningún mecanismo de comparación o algo similar. Por la memoria de quienes murieron y de los sobrevivientes de la Guerra de Malvinas se debe desalentar cualquier argumento que pudiera dar paso a una injusta reivindicación de los responsables de esa trágica aventura. Sobre todo cuando, al decir de Adolfo Bioy Casares, “en nuestro país el olvido corre más ligero que la Historia”. Carlos Segovia, LE 7.304.065 - Cipolletti

Carlos Segovia, LE 7.304.065 - Cipolletti


Comentarios


“Malvinas: se debe desalentar una injusta reivindicación de esa trágica aventura”