Manuel Lascano cuenta cómo es entrenar en una burbuja sanitaria

Desde el lunes, Lascano practica con la selección de canotaje en Tigre, bajo estrictos protocolos. El viedmense y su equipo trabajarán con la mente puesta en el Preolímpico de Brasil en abril de 2021.





El viedmense junto al resto del equipo de canotaje de velocidad trabaja en el Club Nordelta. La misión es seguir creciendo.

El viedmense junto al resto del equipo de canotaje de velocidad trabaja en el Club Nordelta. La misión es seguir creciendo.

Por primera vez luego de seis meses, Manuel Lascano volvió a entrenar junto a sus compañeros de la selección con un objetivo claro: llegar en las mejores condiciones al Preolímpico de Brasil que se realizará en abril de 2021.

Desde el lunes, y durante los próximos dos meses, el palista viedmense forma parte del equipo de canotaje de velocidad que se instaló en la burbuja sanitaria en Tigre y trabaja en el Club Nordelta.

De esta manera, el doble medallista de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 volvió a los entrenamientos en la ‘‘nueva normalidad’’. Junto a Agustín Rodríguez (de Carmen de Patagones), Gonzalo Carreras, Daniel Dalbo y Agustín Vernice buscarán optimizar su nivel para llegar de la mejor manera al Preolímpico.

“Recibí la convocatoria el lunes, a los días pude hacer los hisopados y tuve la suerte de poder salir cuanto antes para la concentración”, comentó el palista. Además, agregó que se hizo los análisis con rapidez gracias a la gestión de Secretario de Deportes de la provincia, Diego Rosatti.

Durante nueve semanas, Lascano y sus compañeros deberán respetar los protocolos y mantenerse dentro de la burbuja sanitaria.

“Llegamos al club, vamos directo al agua, hacemos los descansos al costado del lago y los entrenadores se suman a los trabajos desde una lancha, no tenemos contacto”.

“Estamos viviendo en una casa en Tigre, tenemos protocolos para las comidas y el gimnasio. Tenemos pesas en donde estamos, así que el trabajo físico lo hacemos acá”, indicó el viedmense que se aloja en la ‘Casa del Palista’.

Con respecto a los traslados y entrenamientos, detalló: “Solamente circulamos hasta el lago donde rodamos. No tenemos contacto con nadie. Llegamos, vamos directo al agua, hacemos los descansos al costado del lago y los entrenadores se suman a los trabajos desde una lancha, por lo que ni si quiera estamos en contacto con ellos”.

Lascano volvió a los entrenamientos en la nueva normalidad.

De la casa al club y del club, a la casa. Así serán los próximos sesenta días para Manuel Lascano, que se ilusiona con lograr el boleto a los Juegos de Tokio, postergados para el año que viene por la pandemia de coronavirus.

“Ante de esto venía trabajando pero el nivel no fue tan bueno. Venir a concentrar y estar instalados exclusivamente enfocados en esto le da mucha más calidad a las prácticas”, agregó al tiempo que resaltó la importancia de tener una meta.

“Ahora ya sabemos que la próxima competencia será en abril del año que viene. La mira y nuestro objetivo está puesto ahí”.

“Lo complejo de todo la situación fue tener que laburar, cuando pudimos, sin un objetivo claro, era entrenar para mantener el nivel y nada más que eso. Ahora sabemos que la próxima competencia será en abril del año que viene la mira está puesta ahí”, enfatizó.

En la próximas prácticas los palistas intentarán sumar kilómetros en el agua y mejorar su rendimiento de cara a lo que vendrá.


Comentarios


Manuel Lascano cuenta cómo es entrenar en una burbuja sanitaria