Mercosur-UE: otro desafío incierto para las pymes

El acuerdo de libre comercio con la Unión Europea a través del Mercosur choca con el contexto nacional desfavorable. Proponen medidas para evitar el reemplazo de trabajo por importaciones.



El autor es el actual presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA)

Las pymes industriales argentinas atravesamos un escenario de incertidumbre constante. Cualquier variable que se convierte en inestable pone en riesgo la continuidad de la producción, la competitividad y el empleo.

Hace años que debemos enfrentar desafíos para que el país logre una estabilidad necesaria en términos económicos sin tener una contrapartida desde otros sectores ante el aumento en materia de presión tributaria, persecuciones en el ámbito impositivo, falta de previsibilidad en todas las áreas de los costos y constante pérdida de mercado, entre otros puntos.

En este desfavorable contexto, se anunció días atrás la firma de un acuerdo político para implementar el acuerdo de libre comercio con la Unión Europea a través del Mercosur, un modelo de apertura al mundo que debería ser festejado si es que las variables antes mencionadas fueran propias de una economía en crecimiento, de promoción industrial y de estabilidad macroeconómica. Ninguna de estas tres reglas básicas se cumple hoy en Argentina.

En números

1.676
son las empresas industriales que cerraron sus puertas entre abril de 2018 y el mismo mes de este año.
10%
es la contracción en la actividad que registró el sector industrial en el primer cuatrimestre de este año.


Es por estos motivos básicos que son necesarias medidas urgentes para poner, antes que nada, a salvo la actividad de las pymes industriales. Esas decisiones servirán para devolverle competitividad a los productos nacionales, hoy afectados por la multiplicación de impuestos, la costosa e inaccesible financiación y los embargos de organismos de recaudación estatales, que ponen en riesgo incluso el patrimonio de las distintas administraciones públicas.

Los Industriales Pymes Argentinos (IPA) presentamos días atrás ante las autoridades de los ministerios de Justicia y Derechos Humanos, y de Producción y Trabajo un proyecto de Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para suspender la catarata de embargos por juicios laborales y tributarios que están arrastrando a cientos de pymes argentinas a la quiebra y la informalidad, amenazando decenas de miles de puestos de trabajo.

Según los últimos datos publicados por AFIP, entre abril de 2018 y abril de 2019 cerraron sus puertas 1.676 empresas industriales, y se destruyeron más de 59.304 puestos de trabajo formales en la industria. En tanto que el Indec informó que en los primeros cuatro meses del año la actividad industrial se retrajo un 10%. Con las estadísticas en la mano se puede aseverar que la industria pyme es el sector más castigado por la crisis económica.

Dato

59.304
fueron los puestos de trabajo que se perdieron en las industrias que quebraron.

Desde el IPA presentamos otras propuestas para mejorar la competitividad local y así salir al mundo de manera inteligente. Pedimos poner en práctica un consenso social que priorice la recuperación del entramado Pyme debido a que se trata del sector que genera el 70% del empleo privado y tiene la capacidad de generar un efecto de shock en la economía argentina.

Allí planteamos que es fundamental congelar los precios de la energía, con montos especiales para la producción local; y frenar la industria del juicio que evite fallos controvertidos contra las empresas que pongan en duda la continuidad de cientos de puestos de trabajo.


Comentarios


Mercosur-UE: otro desafío incierto para las pymes