Monóxido de carbono: un proyecto para proteger vidas

De prosperar un proyecto de ordenanza del PRO, la Dirección de Obras Particulares exigirá que todas las viviendas cuenten con detectores de monóxido de carbono.



#

Monóxido de carbono: un proyecto para proteger vidas

Archivo

En toda obra de vivienda individual o colectiva deberá instalarse detectores de monóxido de carbono que contengan alarma sonora y lumínica. Así lo propuso el concejal del PRO, Daniel González, a través de un proyecto de ordenanza.

“Esto surgió a raíz de malas experiencias de vecinos con monóxido de carbono en Bariloche. Revisamos la normativa y no hay nada ni en el municipio ni en Camuzzi. La Dirección de Obras Particulares será el órgano de aplicación y deberá exigir la instalación de estos artefactos”, recalcó González.

En agosto del 2015, una mujer de 24 años y sus dos hijos, de 6 y 3 años, murieron en su vivienda de la calle Rivadavia al 1700 tras inhalar monóxido de carbono. La causa de la tragedia fue el estado precario del calefactor y la conexión ilícita de gas al departamento que habían alquilado las víctimas.

Un año más tarde, se logró evitar una catástrofe cuando una mujer encontró a tres integrantes de una familia desmayados en el piso. El llamado a tiempo al 911 permitió trasladarlos de urgencia al hospital donde permanecieron internados 12 horas, con máscara de oxígeno. También en este caso habían inhalado monóxido de carbono. Los casos abundan y más aun, en esta época del año.

“El problema son las construcciones nuevas con suficiente aislación térmica y hermeticidad. La ventilación que tienen no alcanza. Sin embargo, los detectores de monóxido arrancan de los 300 pesos y según las consultas que efectuamos con profesionales, son fiables. Son valores irrisorios si los comparamos con el valor que tiene la vida”, argumentó González.

Y agregó: “Esta exigencia para que las viviendas cuenten con estos aparatos no es más que un alarma temprana para evitar inconvenientes que no son menores. Y no es necesario colocar un artefacto en cada ambiente de una casa ya que con ponerlo en el ambiente más amplio de la casa, ya tira una medición”.

Mónica, una empleada de Agua & Gas, reconoció que “la gente se acuerda de consultar cuando pasa algo malo y se entera por los medios. En esos casos, llaman mucho para consultar. Solemos traer un detector de monóxido de carbono y pérdida de gas que está en los 5.500 pesos”. Osvaldo, de la firma Oscar Gas, también reconoció que las consultas se incrementan con la llegada del invierno. “Nos preguntan y les tenemos que explicar cómo funciona”, expresó.


Comentarios


Monóxido de carbono: un proyecto para proteger vidas