Elecciones en Colombia: histórico balotaje presidencial entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández

Se enfrentan dos modelos antagónicos de gestión para sacar al país de una profunda crisis. Alrededor de 29 millones de personas están habilitadas para ir a las urnas. La abstención oscila entre el 45 y 50%, anticiparon.





(Por Ariadna Dacil Lanza, enviada especial).- Los colombianos votaban hoy en un balotaje presidencial histórico, con el senador Gustavo Petro en busca de un triunfo ante u rival Rodolfo Hernández que lo convierta en el primer mandatario de izquierda de Colombia.

En una opción entre dos propuestas antagónicas de cambio en Colombia tras años de gobiernos conservadores, Petro quiere ser el primer presidente con un programa que aspira a la redistribución “para el buen vivir”. Su adversario, el magnate Hernández, con un discurso antipolítica, promete un achicamiento del Estado y un gobierno sin alianzas.

Con Francia Márquez como compañera de fórmula, Petro, de 62 años, logró llegar a este balotaje luego de ganar la primera vuelta del 19 de mayo con su coalición de izquierda llamada Pacto Histórico. La alianza reúne partidos políticos, sindicatos, colectivos originarios y de defensa de las minorías sexuales, movimientos sociales y campesinos.

El programa de Petro, exalcade bogotano, asigna un rol más activo del Estado en temas como jubilaciones, ya que quiere tender a la desprivatización del sistema hacia uno mixto, y recaudación, pues promueve una reforma impositiva estructural con justicia social. A su vez, insiste en la idea de la «democratización del Estado», «participación vinculante de la ciudadanía» y la formación de «presupuestos participativos».

Por su parte, Hernández y Marelene Castillo, los candidatos de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, se ubican en la vereda de enfrente en términos ideológicos y dicen que van a reducir el Estado, aunque también se postulan como «el cambio» y recogen en su programa algunas propuestas de Petro, como la paridad de mujeres en cargos públicos.

El magnate de 77 años, exalcalde de la norteña Bucaramanga, quiere una administración austera y ha dicho que eliminará la corrupción -que no pasa de consignas como «tolerancia cero», sin mayores detalles, y pese a tener diversas causas de este tipo en su contra- o dotarlo de funcionarios según un «proceso meritocrático».

Las mesas electorales para esta segunda vuelta de los comicios abrieron a las 8 (10 hora de Argentina), y la votación durará ocho horas. Quienes se encuentren en las filas de votación y no hayan votado a las 16 no podrán sufragar.

Son poco más de 39 millones de ciudadanos colombianos los que están habilitados para elegir en primera vuelta al sucesor de Iván Duque en 102.152 mesas ubicadas en 12.513 centros de votación en el país.

El dispositivo de seguridad incluye el despliegue de soldados y policías. Solamente en esta ciudad de Bogotá, la capital, se desplegaron más de 10.000 policías y casi 3.000 militares

Antes de asistir a la votación, Hernández publicó un breve mensaje en su cuenta de la red social Twitter que decía “Siempre adelante, ni un paso atrás!”.

Petro asistió a la iglesia del Divino Niño, en Bogotá, y también comentó en la misma red social: “Que las fuerzas más puras y bondadosas de esta Patria nos ayuden en las tareas que están por venir”

Petro y Hernández han dicho, cada uno a su modo, que intentarán dar una vuelta de página al “uribismo” que en la actualidad es representado por el desprestigiado presidente Iván Duque, delfín político del expresidente Álvaro Uribe.

Quien resulte el próximo ocupante de la gobernación en Casa de Nariño deberá atender la grave situación alimentaria que atraviesa Colombia, un país en el que alrededor de 60% de sus habitantes no cuentan con un trabajo registrado.

El gobierno de Duque fue el principal objetivo de críticas durante los meses de protestas liderados por el llamado Comité Nacional del Paro (CNP) en contra de la carestía de la vida durante el 2021.

En la recta final de los comicios, a solo 48 horas de la elección, Petro buscó ampliar su base de acuerdos y presentó el «Gran Acuerdo Nacional» y para el que comprometió las voluntades de personalidades del centro político colombiano.

Ambos candidatos de este balotaje buscaron el «voto oculto» -en palabras de Hernández- interpelando a la ciudadanía a través del uso de herramientas digitales y tradicionales.

Si bien Hernández dice rechazar los aparatos políticos tradicionales, montó una red de «voluntarios» en torno a su figura.

El empresario esta semana también declinó debatir con Petro, al igual que en la primera vuelta, para acentuar su perfil y las diferencias con «los políticos de siempre».

Petro, economista y exguerrillero del M-19, no tuvo en general el respaldo de los principales medios de comunicación de Colombia y en las semanas previas, muchos de ellos se hicieron eco de la filtración conocida como «Petrovideos», materiales audiovisuales de las reuniones privadas de la campaña del Pacto Histórico.

La participación en la primera vuelta electoral del 29 de mayo estuvo apenas encima del 54%, es decir, cerca de 21 millones de personas asistieron a las urnas, y para hoy se prevé una participación similar.

De las cinco elecciones en las que fue necesaria una segunda vuelta para definir al presidente de Colombia desde que ese mecanismo se incorporó a la Constitución, en 1991, en dos ocasiones, 1998 y 2014, el balotaje le dio el triunfo a quien había terminado segundo en la primera compulsa.

El candidato que hoy obtenga más votos, asumirá en agosto como presidente de Colombia para el período 2022-2026.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Elecciones en Colombia: histórico balotaje presidencial entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández