Entre un mar de soldados muertos en Ucrania, una madre finalmente pudo poner a descansar a su hijo

Había sido declarado prisionero de guerra en mayo, pero estaría muerto desde abril. Se había mudado a Mariupol con su esposa e hija, justo antes de la guerra.

Durante meses, Natalia Honcharenko se había aferrado a la esperanza de que su hijo, un soldado de Ucrania que ayudó a defender la acería de Mariupol contra el implacable ataque de Rusia, todavía pudiera estar vivo. Sin embargo, las pruebas de ADN demostraron que los restos de un cuerpo traído a Ucrania en septiembre como parte de un intercambio de prisioneros de guerra eran suyos.

Ievhenii Honcharenko, de 27 años, fue declarado prisionero de guerra a fines de mayo, dos semanas después que los últimos 250 combatientes refugiados en la planta se rindieran a las fuerzas rusas, poniendo fin a la guerra más devastadora de casi un año.

En un frío día de fines de enero, Natalia finalmente lo sepultó, entre un mar de banderas ucranianas colocadas sobre cientos de otras tumbas de soldados caídos de Kharkiv.

«Me duele el corazón. No puedo hablar. Era un niño de oro», dijo, con voz suave y llorosa.

De pie entre los muchos dolientes de Ievhenii, en el cementerio de la ciudad nororiental de Kharkiv, el amigo de la infancia Oleksii Kolovorotnyi recordó una presencia tranquilizadora.

“Cuando estalló la guerra, él ya estaba con su unidad. Lo llamé, me calmó… Me dijo: ‘Oleksii, todo estará bien. Los estamos ahuyentando’. Apenas me mantuve en contacto con él desde entonces debido a la guerra».

El soldado ucraniano fue sepultado junto a otras cientos de tumbas de sus compañeros. (Reuters).-

A Oleksii se le dijo que Ievhenii, quien se mudó de Kharkiv a Mariupol con su esposa e hija antes de la guerra y luchó con el Regimiento Azov que desempeñó un papel clave en la defensa de la acería, murió en combate el 15 de abril.

«Lo que sé es que se estaban moviendo por un puente y algo pasó allí», agregó su amigo. «Hasta donde yo sé (sus restos) estuvieron en el agua durante mucho tiempo».

Para la florista Natalia Chyipesh, ocupada preparando otro ramo de cintas negras en su tienda de Kharkiv, la triste reunión celebrada en honor de Ievhenii es demasiado familiar.

«Una compradora me dijo recientemente que debo haberme acostumbrado a todo. Pero es imposible acostumbrarse a algo como esto…», dijo. «Antes, la gente moría de vejez… Es algo totalmente diferente hacer coronas para nuestra juventud».

Agencia Reuters

Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora